Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

martes, 30 de junio de 2015

CIEN AÑOS DE ETERNO ALIENTO...

“Nunca estarán pagados los señores Martínez por luchar para que Tú figura se impusiera por ¡dos veces! para la fe de este tu pueblo”…

Puede ser que algunos no lo entendieran, pasado ya los meses de mi pregón de la Semana Santa de Bailén, sigo comprobado que el texto tal vez llegó a ser complicado de entender en todos los sentidos. Creyeron los que ahí me subieron que era un ideal pregonero por mi pasión a todo lo que huele a Semana Santa y eso intenté transmitir. Así que no me extrañaría que muchos no entendieran qué pudieron luchar aquellos señores Martínez - incluso los más jóvenes no sepan ni quienes fueron-, por el Cristo de la Expiración de Bailén y por dos veces. Y es que los señores Martínez y Ramón, una familia acaudalada y benefactora afincada en la ciudad a finales del siglo XIX y mediados del XX –su casa estaba situada donde hoy se levanta el Museo de la Batalla de Bailén, una construcción que siguió básicamente la idea arquitectónica de aquella- fueron los responsables de donar dos veces en poco más de veinte años las dos imágenes del Cristo expirante que ha conocido la religiosidad popular de este pueblo. Esta fue la historia, y la resumí en veinticuatro palabras, para no hacerme cansino…
Fue el amigo y siempre sorprendente investigador Juan José Villar Lijarcio el que me puso en sobre aviso de una curiosa circunstancia, que pudiera haber pasado desapercibida y que creo no debería ocurrir y por ello les cuento esta historia. Y es que la fe, en la hermandad de la Santa Vera Cruz a la iconografía del crucificado en su último aliento cumplirá el próximo año su primer centenario además de la sede que los guarda. Si aún tuviésemos la primera imagen pues obviamente también los cumpliría ella, pero la Guerra Civil se lo llevó arrastrándose como si fuera un simple mueble por esa cuesta por donde  entre Aquel y el que vino después, lleva despertando la más fuertes emociones de sus hermanos y más devotos, ya lo dije, para mí, en su hermandad, Él es el referente por encima del Señor de Bailén incluso, que lógicamente son los menos.
Y es que como bien me ha recordado el amigo Francisco Antonio Linares, fue en 1916, hace noventa y nueve años, cuando las familias Corchado y Barreda –otras dos familias acaudaladas y benefactoras del pueblo- donan la Ermita del Santo Cristo a la cofradía, un edificio que aunque data del XVII tuvo diversos menesteres y usos, no siempre religiosos hasta acabar convirtiéndose en un foco de devoción del bailenensismo. Ese mismo año, la familia Martínez y Ramón donan la imagen del Cristo de La Expiración que perece en las llamas, tras la mofa sacrílega, amontonado con todas las pertenencias en la misma puerta de la entonces aun nueva sede de la cofradía. Tras la contienda civil de las dos Españas la iglesia y con ella las cofradías vuelven a resurgir y a tener el protagonismo en la sociedad que le han conferido los siglos. Resurge la hermandad y los Martínez vuelven a donar la actual imagen del Cristo de la Expiración la cual igualmente estará de efeméride de fechas redondas, su setenta y cinco aniversario. Y es que navegando por la historia de la hermandad de la Santa Vera Cruz llegamos ante un momento de la historia donde a mí por lo menos me surgen dudas y preguntas a las que algún día habrá que darles respuesta, o eso creo. A finales del XIX y principios del XX se nos presenta una cofradía según el testimonio de un mítico hermano de los difíciles años anteriores y posteriores de la Guerra Civil, D. Bernardo Zagalaz, la cofradía residía en la Ermita de La Soledad, venerando en ella, junto a la titular de dicha ermita, a la Santa Vera Cruz y a la Santa Mujer Verónica. Su pasado glorioso con el Nazareno en su ermita de Consolación, incrementando titulares ya sea por donación o adsorbiendo hermandades extintas y rigiéndose por escuadras nos lleva a encontrarnos con una Santa Vera Cruz sin apenas nada de aquello, solo su histórico titular y una Santa Mujer Verónica que no sabemos aún qué sentido tendría que una hermandad de gran poderío con imágenes devocionales acabase procesionando, precisamente en la procesión de su primitivo titular – ya absorbido por la cofradía del Nazareno, nacida a su vez de la Escuadra de la Columna-, a una imagen secundaria refiriéndonos al rango divino de las mismas. Es un acertijo aun por estudiar y descubrir, qué pasó para llegar a aquello, un puzzle difícil aun por construir. Pero los datos están ahí, tal vez la Verónica llegó en un intento de retomar un esplendor pasado dentro de un cortejo, tal vez el más esperado por la localidad cada primera luna llena del mes Nissán judío en aquellos remotos años, como ya en otras localidades de cierto nivel cofradiero estaba ocurriendo como en Baeza, Úbeda, Linares o Jaén que desde los talleres valencianos adquiría   su actual y famosa “Santa Marcela” –que no sé dónde se sacan esta advocación-, la Verónica.

jueves, 25 de junio de 2015

LA SENTENCIA DE SAN AGUSTÍN...

En la anterior entrada les mostraba documentos que versaban sobre viejas aspiraciones de la actual hermandad del Prendimiento de Linares. Tras la Guerra Civil se sopesaba que un insuflo de vitalidad sería un nuevo misterio que los hiciese volver a los orígenes fundacionales donde un colosal paso de misterio, para los cánones de la época deslumbra al viejo pueblo minero en la Semanas Santas que antecedieron a la suspensión de las mismas durante la II República Española y la destrucción del patrimonio y el cese de actividades de las cofradías. Se quería volver a la Sentencia con un paso de Víctor de los Ríos pero no se llegó y los avatares del tiempo nos llevaron a consolidar la nueva escenificación del Prendimiento y donde ya nadie, o eso creo anhela volver a aquellos nuestros orígenes.
Yo que soy un extremo curioso de los detalles, observando las únicas y famosas fotografías del antiguo misterio, siempre me he intentado imaginar cómo hubiese sido hoy la hermandad, con todas sus revoluciones “sevillanizadas” pero con aquel misterio que realizó Juan Bautista Palacios. En recientes fechas di un paso más adelante para poder contemplar con nuestros ojos como pudo ser o un acercamiento a color, el primitivo paso de la entonces corporación de Cantarranas con una coloración digital de la antigua fotografía de posiblemente los últimos años de la década de los veinte de la pasada centuria.

miércoles, 24 de junio de 2015

EL PRENDIMIENTO EN "AVANCE" 1960.

Gracias siempre a la gran generosidad del estudioso y gran ratón de archivo, el linarense Andrés Padilla Cerón les doy a conocer una interesante página de una vieja publicación cofradiera de la vieja ciudad minera dedicada a la Semana Santa de la ciudad en el ya lejano año de 1960. La página obviamente está dedicada al conocimiento de mis hermanos en Cristo del Prendimiento y en definitiva de los cofrades o capillitas que se dejan su tiempo en estas páginas. Una revista llamada “Avance”  que abría su portada con una instantánea de la inmortal escultura de la Piedad de Miguel Ángel del Vaticano, supongo que en un guiño a la imagen de igual iconografía que procesiona en la ciudad y que sigue prácticamente sus mismas líneas artísticas.
Editada por la agencia de publicidad DOYMAR  siendo su director  “S. Torres S.” recorre una interesante publicación anunciadora de la Semana Santa linarense de aquellos años donde podemos conocer como era su estética e idiosincrasia con imágenes que ya no están y con imágenes que aún faltaban. En la página dedicada a la hermandad del Prendimiento se insertan información aportada por el entonces hermano mayor de la cofradía D. Antonio Martínez donde se nos deja como era primordial costumbre en estas publicaciones hasta hace escasas fechas, los horarios e itinerarios de las cofradías en la calle, es decir, la revista en sí era también como el programa de Semana Santa como aún se sigue obrando por ejemplo en mi  pueblo.

lunes, 22 de junio de 2015

MARÍA DE ZOCUECA, LA DEVOCIÓN DE UN PUEBLO.

Durante estos días en Bailén y hasta el día 30 de junio está abierta una interesantísima exposición emplazada en la sala de exposiciones del Museo de la Batalla de Bailén. La misma está siendo de una gran acogida entre la ciudadanía ya que la misma como reflejan las evidencias muestra cosas que les pese a quien le pese sigue siendo de gran interés para un gran porcentaje de la población y es que la muestra del patrimonio, pasado e idiosincrasia de nuestras cofradías es algo que despierta el interés, les pese a los idealistas contrarios de la religión que nos llaman “capillitas borregos”… muchas gracias por la deferencia, yo que sin duda fui el introductor de esta palabra en la vieja Baécula... se ve que mis palabras no caen en saco roto.
Se cumplen cincuenta años del nombramiento de la bendita Patrona de Bailén, la Virgen de Zocueca como “Alcaldesa Perpetua” de la ciudad, en esa corriente unida tan intrínsecamente a las raíces más profundas de nuestra historia de comprender el mundo de lo que podríamos llamar político o de gestión de una nación con la intercesión divina y de sus órganos organizadores terrenales, en el caso de la vieja península Ibérica, el cristianismo católico… así de sencillo señores/as, libros los hay a montones para comprender este concepto y tal vez les pueda cambiar la impresión de quien es en esta historia los “borregos”.

miércoles, 17 de junio de 2015

LA COLOSAL SANTA CENA...

En este tiempo o junio eucarístico, como dirían en Sevilla, porque aquí pasa el Corpus y hasta el año que viene… volveré a coger la máquina del tiempo, esa que últimamente estoy utilizando demasiado para recordar un pasaje de mi vida en aquellos años en que les muestro mi más remota niñez. Pero esta vez no será unido a las cosas de mi entorno más próximo, esta vez iremos a la ciudad cercana, la que se erige como una especie de capital de la comarca al ser la población con mayor potencial de servicios y atractivos que ofrecer a razón de sus números de habitantes. Seria antes de 1991, tal vez aquel inolvidable 1990, y digo esto porque desde ese año siempre he puesto la línea de salida a mis recuerdos más patentes sobre Semana Santa. En aquel tiempo, el Domingo de Ramos en mi pueblo tenía la tarde para todo menos para la semana de la gracia y por ello supongo que mi padre optó aquel año por lo que hacían muchos bailenenses entonces, viajar hasta Linares para contemplar la cofradía que si llenaba allí la primera tarde de la semana de Dios, aquella que nos mostraba al Hijo del Hombre entregando su cuerpo y su sangre a aquellos que eran sus amigos en aquella última y Santa Cena con ellos.

domingo, 7 de junio de 2015

AQUELLOS CORPUS...

Iba a titular esta entrada “Aquellos Jueves de Corpus” pero la verdad he comprendido que también debería meter aquellos domingos de Corpus, o dejémoslo en los de mi infancia, porque los de los jueves fueron en unos años ochenta que me cuestan recordar con nitidez pero la festividad tristemente se eliminó del calendario laboral, no del religioso y la procesión del Dios verdadero pasó al domingo desde 1990, día de la resurrección, pero la primera eucaristía fue en jueves. En esta foto, como siempre he dicho, de la mano de mi padre conocí y conocimos las cosas de Dios en mi casa, aquí también a través de las cofradías. Aún recuerdo aquel Corpus Christie y siento la añoranza de aquellos tiempos donde la festividad era un día grande sin paragón, sin duda relucía como decía el dicho. Yo creo que pasarlo al domingo entre otras cosas se lo está cargando poco a poco, no solo aquí en Bailén si no en la gran parte del país por mucho que los vecinos se esmeren en seguir decorado sus calles, en esa nueva onda de pintar suelos ante el sabroso recuerdo que me produce recordar la juncia en el suelo en aquella plaza que decoraba la Santa Vera Cruz, o aquellos años donde unos chavales hoy hombres y mujeres donde se tiraban meses antes preparado su apuesta de alabanza al Santísimo con alfombras de serrín tintado, utilizando como una vez ya compartí el desaparecido trono de Palma Burgos de la Mulica, o aquella calle Maria Bellido que la hermandad de los Dolores cubrió por completo de monte, incluso un toldo que llenaba la mañana de frescor mientras en el altar llevaron a su Cristo titular, el crucificado del Buen Morir… si hoy dijera que hiciésemos como en Sevilla con la Cena me llamaría loco sevillano. Haciendo una parada, ante esto me pregunto, por qué esos nuestros hermanos en Cristo, creyentes como cualquiera, nadie más que nadie… que señalan a las cofradías como derrochadoras y poco concienciadas con la realidad social y que debe de hacer para ello la comunidad, ¿por qué aquí para la festividad del Corpus no reclaman también ese freno al derroche?… si esos nuestros hermanos son los primeros que los consideran simples muñecos… así nos va. Los “enemigos que tenemos dentro” como los tildó el histórico José Bermejo en el primer y decimonónico gran estudio sobre cofradías de la historia, de Sevilla claro.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...