Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

sábado, 17 de octubre de 2015

COMO ESCUCHÉ DE UN TROVADOR DE SUDAMÉRICA...

Fueron días y meses de muchos calentamientos de cabeza, de un esfuerzo que me sobrepasaba. Alguien me hizo un encargo a sabiendas de que yo no había sido benevolente con aquellos a los que también les requirió sus servicios. Fui duro, quizás una piedra en el camino, nunca pasé ninguna aunque el silencio ensordeciera muchas veces más que las palabras, pero ante Dios juro que siempre fue como un padre hace con sus hijos, con la única intención de transmitir los mejor de mí mismo para que el crecimiento fuese el más acertado, o tal vez como yo lo veo, si no hay padres perfectos imagínense yo que no lo soy.
Yo no cobraba por ello, pero el precio a pagar era alto y me exprimí hasta a veces llegar a las lágrimas y pensar que no valía para enfrentar lo encomendado. Fui siempre firme en mis consejos, si quieren llamarlos críticas háganlo, y ahora tenía que darle un producto de alta calidad aunque a veces o mejor dicho; siempre el artista sea el menos indicado para valorar su obra. Escribía y escribía y al ensayar me transportaba a un teatro muriéndose, de sueño, encarcelado en las manecillas del reloj. Corta, corta, borra, ¡esto no por Dios!, esto… bueno, puede sonar bien sin él, pero ¿cómo podía explotar en esa línea acescente de verdad? Eso no es que lo pensara, eso fue lo que un buen amigo sacó en conclusión después de sumergirse en la gloria entre el inmaculado frio de un tapete de nieve que se marchaba por los Pirineos. ¿Cómo terminar? ¿Habré hablado de Dios despojándolo de todo aditamento mundano? Me sentía confuso y el cansancio frente al ordenador era más extenuante que si me hubiese metido en la espalda noventa “moños” de rasillas entre el asfixiante “polvarín” de esas explanadas que circundan a aquella jovenzuela que llamé Bailén… busqué a Dios en el arte, pero en el séptimo y me encontré el video que les adjunto, quería que me hablase y Él me habló como lleva haciéndolo los siglos, a través de los signos, los símbolos y las criaturas. La exaltación medianamente me salió, las ascendencia casi se alcanzó y al alzar los brazos creo que aprobé mi cometido de meses de desgaste psicológico, pero ahí no engañé ni lo quiero hacer nunca, quizás tengo un orgullo desmedido que no me lo permite y por ello les invito a sentir nuevamente a Dios como se los quise mostrar en el pregón, el Dios más verdadero, el que se ve en la simpleza y a su vez inconmensurable obra de la creación, no hay lugar más sencillo para sentir que Él es el todo. Era un “trovador de Sudamérica”, quien se iba a imaginar con un cantante encasillado en ese estilo actual del “reggaetón” fuese a aparecer en el texto de un capillita de tan rancias maneras sevillanas, pero su letra me llegó, la película del Mel Gibson volvió a ser un perfecto dialogo entre mi Dios y yo, sin necesidad de que bajase y se sentase en una silla a charlar conmigo, comenzó a decirme tal verdad que más que poder, fue el aliento del altísimo el que me llevó hasta el video para que me revistiese de humildad, no presumiera de algo que no había hecho y le pagara a aquel Señor como mejor podía su confianza en mí.
Quiero dedicar estas palabras a Don José Cisneros Chica, el culpable de que me subiera a un lugar donde quizás la gloria me hiciera sentir que me elevaba del suelo -y a mi padre, que ese si voló de verdad-, que tras seis años deja el máximo alto cargo de su hermandad, porque él es muy de esos, de ser de los suyos, que a su vez también es la mía aunque no estemos en iguales circunstancias. Seguramente siga su camino a la vera de la verdadera cruz, pero nuestros caminos son sendas aun por construir, cada uno a sus mañas y maneras pero con una cosa muy clara, el Señor, el “Mostrenco” siempre está con nosotros, muriéndose cada Viernes Santo por Bailén por un amor infinito por nosotros, sin importar nombre, apellido y necesidad… como un crucero más, un tanto extraño si, gracias por todo José…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...