Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

jueves, 6 de agosto de 2015

LINARES EN EL ALBUM DE JORGE...

A veces en los lugares más insospechables se pueden encontrar pequeños o grandes trozos de la historia. En este caso, de la historia cofradiera de la ciudad de Linares, la cual duerme el paso de los días en un viejo álbum de esos antiguos donde se podía pegar las fotos, de carrete nada de tarjeta de memoria, y proteger con un papel transparente. Ese álbum podría parecerse a esa caja de zapatos que yo mismo tengo donde de niño iba guardando toda aquella fotografía y estampa que conseguía y que gracias a ello ha completado un poquito más muchas historias cofradieras. Eran otros tiempos, lejos de la comodidad internauta donde los álbumes se convirtieron en carpetas virtuales, que a veces, más bien las más, acaban desapareciendo en esa papelera que nunca llega al camión de la basura. Esta historia habla del ímpetu coleccionista de Jorge Armijo cuando era un chavea como dirían en su tierra, hoy por muchos conocido en la ciudad por su pub El Burladero, su pasado musical en Pasión de Linares como uno de los mejores cajas que ha dado la ciudad, por echarse al ruedo costalero en un solo año con Rosario, Cabeza y Carmen y recientemente por pedirle matrimonio a su cofradierísima pareja Encarni ante la mismísima Estrella de Triana.
Como sabe de mi curiosidad y dedicación con estos asuntos me muestra vía WhatsApp algunas de esas fotografías de su preciado álbum cargado de la ilusión cofradiera de todo lo que hace uno cuando es niño. Obviamente me llamó poderosamente la atención y él accedió gustosamente a cedérmelo para escanearlo y ahora para mostrarles a ustedes algunas pequeñas páginas de la historia de la Semana Santa de Linares que él sin saberlo coleccionó en su día y que hoy son auténticos testimonios de cómo eran las imágenes de Linares hace unas décadas pero sobre todo, la de los noventa del pasado siglo. Muchas son estampas editadas por las hermandades, otras recortes de programas o revistas y algunas tiradas con su cámara por él mismo como la que abre esta entrada, y que abusando de partidismo y ventajismo comenzaré con aquellas que me llamaron la atención de su y mi hermandad del Prendimiento. La misma nos traslada al histórico año de 1994 donde el Soberano de Linares traspasa la calle Rosario sobre su paso aun sin dorar, con la compañía de los romanos y desde aquel año, con San juan aunque no se vislumbre, pero sobre todo vistiendo la túnica blanca, la única vez que ha salido a la calle (en 2007 lo impidió la lluvia) luciendo un terno de ese color en la etapa “sevillanizada” de la hermandad. Igualmente se aporta sendas fotografías de los dos pasos de la hermandad por aquellos primeros años de los noventa y otras ya con el misterio completo, donde en una podemos observar la banda de Sor Ángela de la Cruz de Sevilla siguiendo al Iscariote. No podía dejarme dos estampas para mí desconocidas del Señor y la Virgen, fieles prototipos de la estampa devocional de aquellos años, realizadas seguramente por el histórico fotógrafo sevillano Fernand.








He de decir que contaba con fotografías de todas las cofradías, pero yo solo me quedé con las que consideré dignas de guardar por su contenido histórico, muchas de ellas eran fotografías aún muy en uso o que poco podían aportar al curioso capillita. Seguimos y comienzo cronológicamente con la hermandad de la Borriquilla con su antiguo conjunto escultórico de imágenes seriadas de la “Casa Aranda” de Zaragoza, aun sin revestir con tejidos naturales donde dos llaman poderosamente la atención, una instantánea recreada en un paisaje fuera de su habitad natural en lo alto de un paso, más bien pareciendo recrear por un camino la entrada de Jesús en Jerusalén. La otra nos trae al recuerdo la sencillez y la humildad de aquella Semana Santa que aun necesitaba explotar a las cánones hispalenses, donde en un pequeño y sobrio paso, de escueto exorno floral se escenifica el misterio, y hoy aun algunos cuestionan lo que “borró” Sevilla con su influencia, la nostalgia está bien pero mejor lo de ahora ¿no?... cierra esta hermandad con una estampa devocional del antiguo titular hoy en la Estación Linares-Baeza donde sigue procesionando el Domingo de Ramos.



Seguimos al Lunes Santo con una curiosa fotografía frontal del Señor de la Oración en el Huerto donde creo que puede presentar su policromía original y estofados de Eduardo Espinosa Cuadros. El resto nos muestra a la Virgen de Gracia antes de ser remodelada por Dubé de Luque donde se nos muestra con la más patente impronta de Martínez Cerrillo, para algunos el autor de la imagen y para otros el que restauró y adaptó a dolorosa el antiguo busto de la Magdalena de la hermandad de la Sentencia que acompañó en sus primeros años a la Virgen del Rosario. De reina, hebrea y la última foto una bella instantánea de la Virgen de Gracia tocada por mantilla ya con los nuevos matices aportados por Dubé.




Saltamos al luminoso Jueves Santo, como brillaron en aquella década, llegamos con la Columna con una instantánea de perfil del soberbio Cristo de Bru-Ventura sobre su curioso y anterior paso en aquellos tiempos donde se recuperó la vieja cofradía o ¿escuadra? de la Columna o… ¿más bien la primera recuperación de la antigua Vera Cruz?. La Virgen de la Amargura se nos muestra a su salida luciendo un tocado de los de antaño y en otra fotografía, seguramente una estampa que puede estar realizada en el taller de Duarte antes de su recogida porque parece lucir el manto cedido por la hermandad del Cachorro para inmortalizar aquella ocasión.


Nos vamos a la Madrugá o la mañana del Viernes Santo con el Nazareno luciendo las túnicas de antaño y la cruz de sección plana de Víctor de los Ríos tocada por cantoneras, una fotografía que me llamó la atención al verla en el álbum de Jorge que me recordó una vieja papeleta de lotería donde había como una especie de grabado que partiría de esta fotografía, seguramente mi primera vez ante el Nazareno de Linares. La otra fotografía es igualmente una vieja estampa del Señor de Linares que muchos conciudadanos guardan en sus casas de aquellos tiempos, donde el Nazareno era ya, qué duda cabe, la gran devoción local, como mi amigo Félix que tiene una igual colgada en las escaleras de su casa. Una foto de San Juan el cual me llamó la atención su aspecto, seguramente tras la restauración de Ajenjo Vega. Terminamos con dos fotografías de la Virgen del Mayor Dolor, una de las para mí, mejores dolorosas del cordobés Cerrillo embutida en los viejos cánones de estética en esta provincia, de escueto tocado, luciendo su manto rojo que en la fotografía por el efecto parece casi rosa y un juego de mariquillas macarenas en su pecho. La última foto nos la muestra ya con los cánones hispalenses bajo su palio coronado por la pintura de la Virgen de Linarejos.




Nos dejamos caer ahora por la luctuosa cofradía de Santa Bárbara, la del Descendimiento con una histórica estampa de su Virgen de las Penas, Ella que se encuentra actualmente en un proceso de restauración en el taller del jiennense Mario Castellano aunque con obrador en Sevilla. Una restauración que la verdad, tengo curiosidad por contemplar de una dolorosa obra del castellano José Ajenjo Vega que por aquellos años restauró gran parte de la obra de Víctor de los Ríos en la ciudad, decían que era su discípulo aunque aquellas intervenciones no fueron lo que se esperaba, hoy a Dios gracias superadas. Además realiza esta imagen en 1992 (se estrena en 1993) para la cofradía siguiendo su estilo donde una Virgen madura intentaría emular a la del paso de misterio, o eso intentaría, porque tan solo un año después la remodela para aportarle unos matices más suaves y juveniles como por Andalucía se destila y más en aquel tiempo donde la sobriedad castellana ya no era lo que triunfaba en la ciudad. Así que he aquí una de las pocas muestras de cómo llegó las Penas a Linares a la espera de volver a verla tras su nueva restauración.


Me detendré en dos fotos de la Virgen de la Soledad, la Virgen linarense que se basa en la madre de su autor, Francisco Palma Burgos, una de las imágenes que más se resistió a los modos hispalenses para su presentación estética en lo que se refiere a su vestimenta. La otra fotografía me llamó poderosamente la atención por simples curiosidades que nos muestra. Mis mas avezados paisanos de Bailén puede que recuerden al verla viejas estampas de Jesús de Medinaceli o la Virgen de los Siete Cuchillos donde se presentaban con el mismo fondo y la misma cartela que nos anuncia de que imagen se trata la susodicha estampa, seguramente serian realizadas por el mismo profesional. Para terminar con una instantánea de Jesús Resucitado en los albores de la reforma que se llevó el conjunto donde la escena comenzó a parecerse más a la ideada por Buiza para la corporación hispalense de Santa Marina, donde un solo ángel se sentaba sobre el sepulcro donde el Señor durmió por tres días el sueño de los justos, el mismo, el cuadrado y más simple que sería sustituido por el actual del taller Santa Águeda de Córdoba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...