Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

jueves, 5 de febrero de 2015

¿UN PALIO SIXTINO?

Hace tiempo que me di cuenta que en Málaga se están levantando talleres de temática cofradiera y obviamente religiosa que no es que sean los mejores, pero si están ofreciendo al mercado algo que en la gran urbe, Sevilla y en otras, quizás ya no se da, y eso es un producto nuevo, o diferente, con calidad obviamente, con mucha calidad o así lo entiendo yo, aunque en Sevilla siga existiendo cosas que ya parecen insuperables. Anoche mismo le refería a alguien la labor de un pintor que está trabajando mucho para las cofradias andaluzas, Raúl Berzosa Fernández, malagueño él y aun con ello ha llegado a ser el primero que pintará el oficioso cartel de Semana Santa de la Semana Santa más mediática del mundo. Antes pintó para Sevilla y cuando casi nadie lo conocía, -Los Gitanos y la desaparecida Duquesa de Alba sabían bien de su arte- pues yo ya tenía la dicha de saber que su pincel era extraordinario, es lo que tiene querer buscar y aprender de los nuevos valores… hoy ya se puede decir que es un grande.
En septiembre se presentó la que según él y yo lo apoyo incondicionalmente, es su obra cumbre, por calidad y por la dimensión del trabajo. La hermandad malacitana de las Penas levantaba de los cimentos una nueva capilla u oratorio como lo llaman allí, desconozco si hay algo especial para esta denominación, pero capilla parece. Lejos de buscar contemporáneos resultados artísticos medianamente se apuesta por cánones antiguos, donde se da poco juego a una arquitectura más “estridente” y se apuesta y sueña con modelos algo más barrocos, donde el crucificado de Buiza y la dolorosa de Eslava Rubio se asentarán sobre un retablo imitando las grandes joyas del siglos pasados, pero eso será el culmen del proyecto. Aunque obviamente, lo que se culminó el pasado mes de septiembre es para mí el gran aliciente del oratorio, donde incluso las arcas gubernamentales han puesto su apoyo porque saben que apostar por obras de este calibre atrae turismo… -nosotros mientras glorifique y ensalce a Dios tenemos bastante- vamos que cogía el coche y me iba a Málaga a contemplarlo, aunque la próxima vez que vaya espero tener más suerte que la última vez que fui, que en pleno apogeo de un día de visitas por motivos cofradieros, hasta en tres ocasiones durante todo el día me lo encontré cerrado.



Berzosa durante un año se metió en el pellejo del eterno Buonarroti, y sus pinceles parecieron, salvando las distancias la del genio florentino Miguel Ángel al recordarnos a todos con sus portentosos frescos en el Oratorio de las Penas a la mismísima Capilla Sixtina de San Pedro del Vaticano, que incluso así dicen que la calificó Benedicto XVI, nuestro anterior Papa e incluso se bendijo el mismo día que la inmortal obra vaticana, un primero de noviembre aunque 496 años después. Nos encontramos ante una admirable creación contemporánea que merece el calificativo de sobresaliente, llevado al campo del arte, por su riqueza artística y envergadura, resultado que también puede recordar los grandes techos barrocos de iglesias romanas como la del ‘Gesù’, San Ignacio de Loyola o la basílica de Sant’Andrea della Valle.
Iconográficamente, la decoración pictórica de la bóveda del oratorio de las Penas, desarrollada con la técnica del acrílico sobre el muro –sus dimensiones alcanzan los 12,20 metros de largo y 9,62 metros de ancho–, viene a representar la Coronación de la Virgen por Dios Padre, con el orbe del mundo, y Dios Hijo –Jesús con una cruz–, ante la presencia del Espíritu Santo en el momento de colocarle la presea con doce estrellas, en alusión a la mujer del Apocalipsis. Alrededor del motivo central, con María, que asciende a los cielos, y las tres personas de la Santísima Trinidad, se emplaza una cohorte celestial, algunos figurantes con trompetas, así como hasta seis personajes situados entre los lunetos, en el arranque del techo, todos ellos heraldos de la realeza de María, como son el profeta Isaías, el rey David, San Juan Evangelista, San Jerónimo y los papas Pío XII y Juan Pablo II. Asimismo, cada luneto contiene un óvalo central donde figuran letanías alusivas a la realeza de la Madre de Dios, cuyo conjunto es rematado por una corona real y flanqueado por dos ángeles. Sobre la clave del arco que se abre al presbiterio, se ubica el escudo de la hermandad, mientras que en el lado opuesto, sobre el coro, aparece la heráldica de la ciudad. En cuanto a las gamas cromáticas, en la obra predominan los colores ocres y grises, si bien Berzosa se decanta por los tonos rojos, azules, verdes y marrones, fundamentalmente, para la confección de los ropajes de los personajes.






Sin lugar a dudas tiene que ser un éxtasis colocarse en la plata de la casa del Señor de la Agonía y elevar la mirada a ese cielo que parece abrirse en su techumbre, sin duda que cuando esté el Cristo sobre su trono bajo el mismo, el placer tiene que ser desmedido. Pero… ¿se imaginan una obra de similares características en un paso? aun es un secreto, aun no se puede saber a ciencia cierta pero lo que está claro es que Berzosa puede revolucionar la Semana Santa de la que dicen muchos que ya está todo inventando, como aquellos mismos que le decían lo mismo hace más de un siglo a Juan Manuel Rodríguez Ojeda. En esa misma Sevilla que se niega a salirse de la moda del último siglo, tal como hoy mismo me la ha calificado mi admirada pluma de F. Machuca con un “los sueños mueren en el país de los miedos…”. Pero él se refiere al cartel “moherno” pintado por Manolo Cuervo de la Hiniesta, Berzosa supongo que no hará eso, que pintará como si de otro siglo se tratara, porque tras bendecirse esta “Sixtina malagueña”, le fue encomendado pintar el nuevo techo de palio, de la verdaderamente única hermandad en Sevilla capaz de salirse de los establecido, aun con un torrente de críticas desfavorables a su encomienda… la hermandad del Sol.

El pintor ya ha dejado entrever que tendrá connotaciones con el fresco malagueño, además los amigos de “Nazareta Sevilla” ya nos han ofrecido el equipo de trabajo que lo está realizando donde parece que la obra no será un simple lienzo con bordados pintados, sino que llevará trabajos de imaginería, supongo, obra de un genio aun poco valorado, también malagueño como es José María Ruiz Montes. Tendrá trabajos de talla -¿una crestería tipo de las granadinas?- del igualmente malagueño Manuel Toledano –autor del paso de Pasión y Muerte de Triana y que llegara a dibujar un proyecto de paso de misterio para la Milagrosa de Ciudad Jardín-, Adán Jaime en la orfebrería e Inmaculada Mayorga en el dorado, la conjunción acrecienta mi curiosidad por verlo. Ciertamente la noticia y las últimas declaraciones del “Michelangelo malagueño” me han despertado mucho interés en ver qué imagen nos mostrará el próximo Sábado Santo el paso palio de Ntra. Sra. del Sol, si su techo dejará de ser un tapete de bordados para convertirse en una auténtica bóveda eclesiástica en movimiento por donde nos parecerá recrear la visión del apocalipsis, donde una mujer revestida de sol, coronada de estrellas y la luna a sus pies descenderá de los cielos… al Plantinar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...