Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 30 de enero de 2015

EL "ROJO" QUE SALVÓ AL CACHORRO...

Recientemente las declaraciones de los políticos han avivado la ya vieja batalla entre creyentes y no creyentes, entre cofrades o capillitas y los que no lo son. Observando ciertas reacciones, incluso por mi parte un poquito salidas de tono, aunque haya algunos que lo hayan hecho con mucha gracia me han hecho llegar a una reflexión y a recordar una curiosa historia. Si por algo no amo totalmente a la izquierda, es porque la realidad es así, cuentan entre sus filas con muchos de nuestros “enemigos”, si, las cosas hay que llamarlas por su nombre, hay gente que considera perjudicial toda creencia, y en este país si es la católica aún más, hasta el extremo de apoyar a los verdaderos extremistas para hacernos daño, aunque nosotros también, a veces les demos razones, pero es normal, somos humanos y con ello imperfectos. Pero en la viña del Señor, aunque esos no tengan de eso, hay de todo. Ideológicamente se puede ser de lo que se quiera y a la vez se puede creer en Dios, no sé si bien o si mal, pero cada a uno a su manera, si ni los curas coinciden entre ellos que íbamos a hacer el pueblo llano. Creo que esto ya debería estar superado.
Estos de Podemos en Sevilla meten la pata hasta el fondo y se meten con lo más sagrado, nunca mejor dicho, del sentimiento sevillano. Mira, lo hacen en otro sitio y seguro que no tiene  tanta repercusión, pero va y se meten con la de la ciudad donde entre sus ciudadanos, si no eres cofrade eres como un bicho raro, idiosincrasia de cada lugar, todo respetable hasta aquí. Por esta realidad que cuento, como es más común, alguno del partido en la ciudad tenía que ser cofrade, porque supongo que en Podemos los habrá como en cualquier partido que piensen que las cofradías no le hacen daño a nadie. Un ex-costalero, que supongo que llevará la Semana Santa en el alma tiene que sacar la cara por su partido e intenta lanzar balones fuera, cagándola también, pero ya desde un prisma más local, meterse con el consejo y el ayuntamiento no es lo mismo que decir Semana Santa con todas sus letras, ya que los cofrades de todo el país se desgarraron las vestiduras como Caifás cada Lunes Santo en el Tardón. Gente que por ideología o por la desesperación social que vivimos tiene que haber por bemoles de izquierdas y Podemos en las cofradías, lo que me ha llevado a ver enfrentamientos y conclusiones algo estridentes en la red. Señores, los cofrades tenemos que defendernos, tenemos que apartar todo lo que podamos las opciones de pensamiento de las personas, supongo que si alguien que pueda parecer ajeno a las cosas de Dios y luego está en las cofradías algo sentirá por el de allí arriba, no podemos encasillar al mundo, no podemos pensar que los cofrades solo pueden ser como dijo el Ojeda “señores serios de corbata y gomina”, hay que darle hueco a todo el mundo. Si estamos pocos y desplazamos a la mitad, al final seremos nosotros mismos los que nos cargaremos la Semana Santa. Lo que hay que intentar es buscar la forma de llevar la formación primeramente entre nosotros, para saber a qué jugamos y saber diferenciar para no caer en los extremismos que alimenta la ignorancia.



El 18 de julio de 1936 cuando la ira humana se apoderó de nuestro país tan solo por ideología, un tío de izquierdas, trabajador humilde y sencillo, que hacia paquetes de ladrillos – más bien cargaría y descargaría hornos y camiones a mano, aun no existían los paquetillos empaquetados con plástico-, como se hacían en mi pueblo, en los tejares de Triana y que además era costalero, de los que salían también por trabajo. El mismo se encaramó ante las puertas de la Capilla del Patrocinio y se encaró ante una turba de extremistas izquierdistas, gente que se supondría serían de los suyos, que venían de destrozar la iglesia de la O y consiguió salvar a la devoción del arrabal y a una de las maravillas creadas por la mano humana, esa mano que es capaz de hacer maravillas como el Cachorro o de matar a un hermano, hasta a su propio hijo por querer llevar la razón. Aquel desconocido entonces acabó en la cárcel, porque luego luchó en el bando defensor del estado republicano y gracias a esta intervención fue de los pocos que no sufrieron el holocausto de posguerra. Los años lo verían crecer como capataz de cofradías, comandó incluso el Cristo que salvó y si no fuera a lo mejor por él, los pasos hoy irían a ruedas al ser el primer capataz de costaleros no asalariados, que salían por motivos altruistas, fe o afición, de la Semana Santa sevillana, curiosamente uno de los culpables de la dimensión que toma hoy la Semana Santa. Yo cada vez que lo intento imaginar no encuentro explicación de lo que tuvo que hacer Salvador Dorado “el penitente” para que hubiese sido allí mismo quitado del medio y después ardiese la capilla. Gracias a él hoy podemos seguir disfrutando del Dios de Triana, supongo que el Cachorro se conmovió de la poca cordura que encontró aquel día por las calles de este país donde las balas iban para ambos lados e intermedió para que la represión no se lo llevara por delante y lo quiso con Él para que hoy día lo estemos aun recordando y dando gracias, que la política era una cosa, y Dios otra. Sabe que “el penitente” sabía, aun con su más sencilla intelectualidad que significa aquello de “darle al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios”. Sé que hay muchos que sueñan con una España a sus mañas y maneras y que la Semana Santa y la fe no es ningún estorbo en su ideología, los cofrades por lo menos defendamos a los nuestros, sé que muchos de ellos sacarían la cara por nosotros y que no es justo arrebatarles el derecho de querer a Dios y a su Santísima Madre.
Acta de la hermandad que lo certifica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...