Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

domingo, 21 de diciembre de 2014

LOS VÍDEOS DEL CORREO (XXVIII)

Ya lo avisé hace pocos días en la página del blog en Facebook –la cual es un complemento a más contenidos del blog, el que les vuelvo a recomendar seguir si les gustan mis aportaciones capillitas dándole al Me Gusta- de que había entrada de los videos del Correo de Andalucía al caer. Es tan lógico por todo lo que he removido para conseguir el video que les muestro hoy y que tan difícil se me hacía dar con él en internet. Hace unos años un usuario de la web de los videos colgó casi toda la colección de la “Pasión de Sevilla”, la colección comercializada en el año 1996, videos que por otra parte comenzaron a implantar el modelo más requerido de videos cofrades, captando enclaves y chicotás propias de la esencia del más puro arte efímero de las cofradías. Aquel usuario se demoraba en el video donde debía aparecer la hermandad de San Gonzalo, incluso le llegué a preguntar cuando lo colgaría encontrándome con la tristeza de que ese video lo tenía deteriorado. Pero no cesé en mi búsqueda hasta nuestros días. Incluso alguien de mi pueblo se prestó a regalarme la colección que según él aun la tenía incluso sin desprecintar pero por una cosa y por otra el video no llegaba a mis manos. En aquellos tiempos lo llegué a ver porque yo nunca lo adquirí, me lo dejaba mi buen amigo Carlos Madueño que quizás aún lo tenga en casa de sus padres, pero al estar residiendo hoy día en la mismísima calle Daoíz de Sevilla, rezumando el olor de Santa Marta, se me hacía complicado que me dejara el video para poder capturarlo, porque hasta ese punto he llegado para ofrecerles al mundo capillita mis sensaciones cofradieras y poder ilustrar esta entrada que ya se resistía casi cinco años.
Pero el Soberano esperaría, así lo supongo, Él que nunca tiene prisa y ha querido que sea hoy, que la verdad no es ningún día de especial significancia. Entro en YouTube  como cualquier usuario del mundo para buscar cualquier cosa y en las recomendaciones leo y detecto las palabras clave: SAN GONZALO – POSTIGO - 1995. El ratón se fue como si el enlace fuese un imán y me puse a echar a volar los recuerdos…
Este video podría ser como otro cualquiera –dar las gracias al usuario “Último Tramo”-, aunque siempre había algunos que conseguían levantarme el pellizco especialmente, algo que no pasaba por alto y bien lo explicaba y lo dejaba claro. Describiendo el momento podría hablarles de la atmosfera que encierra el momento, la penumbra con la que llega el Soberano ante Caifás, con su inolvidable paso de singular bombo y la balconada, siendo “luciérnaga” bendita llenando de misterio ese rincón con tanto sabor a cofradías que hoy día, al volver a verlo me doy cuenta de lo afortunado que he sido por contemplar tantas veces en vivo y en directo, por ser en los últimos años uno más de esa bulla que lo contemplaba en 1995, después de que aquellos soñadores videos me lanzasen a lo que ha sido mi vida, ver la “butaca” del Caifás llenado de magia el rincón donde vive humildemente la más Pura y Limpia en el Arco del Postigo.
Suenan las Cigarreras llenando todo de más misterio cuando suenan los evocadores sones de la marcha “Señor de Sevilla” y el viejo galeón anda muy poquito a poco, sobre los pies, demasiado diríamos hoy a comparación de lo que hoy hace esa cuadrilla, y con el aura de aquellos tiempos lleva a la sorpresa y al éxtasis con su particular andar como diría el narrador de la película… “parece acunado por ángeles bajo costales de arte que se deslizan con orgullo por las calles de Sevilla entre alabanza y belleza…”
Es curioso, que hoy veamos la calidad de la cuadrilla y observemos la gran mejora técnica con los años, donde ahí nos parece ver lo que entonces les tenía que costar más realizar, ya que en nuestros días parecen que andan de memoria. Un paso que ha llegado andar sin parar de cargar las marchas de sus cambios de paso, quizás exaltación a su sello propio que entonces comenzaba a explotar y a maravillar a tantos y tantos cofrades y capillitas… a otros no. Es curiosa la Campana de este último año que ya se nos marcha, irreconocible a comparación de muchos de los últimos años que si la comparáramos con este video no encontraríamos tantas diferencias. Tras Él “Cristo para Sevilla” de Ortega Bru, llega su “Virgen para Sevilla”, la que nadie sustituyó y aún sigue estando ahí removiendo poco a poco los corazones de unos desorbitados devotos de su Soberano Hijo, y también de su forma de andar, con esa estética mundana al servicio de la fe. Poco más que añadir al paso de la Virgen de la Salud bajo el antiguo palio, embutida en la para mi “festiva” forma de andar de la época con el movimiento de las bambalinas del palio, al compás de “Pasa los Campanilleros” marcha propicia por su rítmica a aquella filosofía estética a la hora de moverse los pasos de palio en contraposición de la marcha con la que se pierde la Virgen por la calle Arfe… “Virgen del Valle”.
Pero el gran motivo de este video es que el mismo protagonizó una de las convivencias que con más profundidad emotiva se han guardado en mi corazón, el gran motivo por esa obsesión por poder volver a ver el video y poder exponerlo en esta casa. La última vez que lo vi aun le quedaban muchos años para que naciera esta bitácora del capillismo pero aquella visualización se quedó plasmada en mi alma al ser uno de aquellos días donde absorbía además de muchos y buenos conocimientos, el sabor de la verdadera palabra HERMANDAD, ese sentimiento con el que hoy en día me siento tan decepcionado al comprobar muchas de las realidades por la que se mueven ciertos cofrades en las cofradías de cualquier rincón del mundo.
Creo que sería por estas fechas, porque frío hacía, pero me encontraba en un lugar que en estos tiempos climáticos siempre desprendía un calor especial, no eran solamente los calefactores de secretaria, era un sabor acogedor y de un cierto aire rancio que impregnaba de magia aquella vieja casa hermandad del Prendimiento de Linares que al final pereció para convertirse en un bloque de pisos que me cuentan hoy, apenas están ocupados. Eran tiempos donde viví una comunión especial entre hermanos donde y sin que esto parezca una comparación –porque no lo es- respiré unas nuevas sensaciones que me atraparon y me terminaron de envenenar de la gracia para siempre. Junta de gobierno, hermanos colaboradores, costaleros y los chicos de la banda nos dejábamos nuestro tiempo en el placer de estar allí todos juntos alzando una seña de identidad, que éramos cofrades pero así lo pienso, más aun éramos capillitas. Aún recuerdo la chimenea consumiendo la leña de olivo que seguramente habría encendido el Maikel, el recordado Loren el cual nos regañaba diciéndonos que la suciedad del Burger King la limpiásemos cuando terminásemos, o quizás fue un día de esos de convivencia que surgían porque sí, porque había un detalle a tener en cuenta, el protagonista de esta historia tenía una copa en la mano…

Creo que era siempre Ripoll el que amenizaba las veladas con sus videos de la banda u otros conciertos, que alguien se quejó –seguramente los no músicos- de que siempre era lo mismo y en eso que cambio el chit y puso arte efímero… este video fue el elegido, seguramente no por casualidad, en la casa este Soberano del Tardón tenían también un gran hueco en los corazones de muchos que ya llevaban la tira de años caminando tras esa butaca sanedrita por las calles de Triana. Comenzaba a sonar “Señor de Sevilla”, con esa penumbra que relaté al principio y alguien comenzó a llamar al maestro… “¡Andrés! ¡Andrés! ven, que está San Gonzalo…” con su parsimonia, con su mirada inconfundible, con su serenidad, con su gran presencia y gesto serio aun me parece verlo venir entre la noche que se apoderaba del patio de la casa y ponerse a mirar al televisor en la misma puerta del patio, junto a él su escudero Eugenio, dibujando como el San Juan de la Amargura la silueta inconfundible de su amistad, prestos a vivir lo que su otro Soberano les iba a mostrar en la televisión. Vinieron nada más que para ese momento, se hizo el silencio que parecía que de verdad el Soberano iba a pasar por mitad del salón, se mascaba que todos esperaban un algo, un detalle del que fue un líder total, era la admiración y el cachondeo, la seriedad y el desparpajo sin ser un tipo de esos que nacen o van de graciosos, un maestro para muchas más cosas que de cofradías, todos lo observaban mirando al Soberano en el Postigo y yo lo observaba, intentaba impregnarme de esa sabiduría que no te la podía dar un libro ni un video. Fueron los tiempos del aprender a ver lo que son de verdad las hermandades. Se marchó con el aire poderoso el barco a por la calle Arfe y Caparrós volvió sobre si, se salió de la pequeña burbuja que se formó junto a la chimenea y con su elegancia solo espetó: “teniendo mejores chicotás que ésta, siempre son una auténtica lección”, dándose la vuelta con una leve y pícara sonrisa, con su cubata en la mano pegándole un trago, en busca de su gente más cercana o simplemente con los que estuviera hablando, porque a todos nos hacía sentir su gente, los que nos encantaba gratuitamente aprender de su simple personalidad, con la respuesta hecha risas de los que más lo apreciaban y entendían y lo intentaban siempre picar por su filosofía ante el andar de otra famosa cuadrilla de Cristo en Triana que hace lo que él nunca hubiese consentido y nunca hizo… andar para atrás. En su mirada se mascó el amor por ese Cristo, por esa filosofía que llevó a la suya hasta llamar al Cristo de su vida al igual que al Señor de San Gonzalo… Soberano, algo que aún perdura. No fue nada a simple vista, pero para mí me pareció un mundo, hoy aprendo a callar o decir lo justo como hizo aquel día y este video aun estando años sin verlo me recordaba siempre aquel acogedor y preciso momento donde la Semana Santa aun nos quedaría tan lejos, y matábamos la espera con estos momentos que también son dignos de las vivencias más fuertes junto a las cofradías. Hoy ha sido sumamente  gratificante el poder haberlo contemplado nuevamente. Tras tantos años y más aún emocionándome al ver que el Soberano, el de Triana y el de Linares aun me siguen pegando el pellizco de la gracia recordando los momentos más especiales de mi vida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...