Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

jueves, 17 de julio de 2014

ESTOS "SUSPIROS" NO SON COFRADIEROS...

Hace cincuenta años este que les habla, por eso tengan en cuenta que todo lo que voy a decir es mi única opinión, por lo cual no tiene que tomarse como lo que tiene que ir a misa, por mucho que estudie como pudo ser la Semana Santa, más bien la religiosidad popular y la sociología de la época en España, pero sobre todo en Sevilla, me es imposible saber hasta que cotas de importancia y significancia llegaban algunas de las innovaciones que a las mentes cofradieras de la época se les ocurrían para seguir como siempre ha pasado haciendo evolucionar una celebración que se pierde en la noche de los tiempos. También tengo en cuenta que hoy en día pueden haber cosas que lo vemos de lo más normal, porque contra vientos y mareas han perdurado desde que sus creadores lo llevasen a la práctica, cuando hoy quizás, tal como está la sociología de la cofradías, muchas cosas se tomasen como algo grave contra la esencia de la “fiesta”.
Hace cincuenta años se coronó canónicamente a la Esperanza Macarena, y en un principio se pensó que debería ser en la plaza de España de la capital hispalense, pero que como muchos sabrán, tras estar aquel día sin cesar de llover tuvo que realizarse bajo las naves catedralicias. Dicen que si se hubiese desarrollado en la plaza de España, algo que se hubiese dado, es que hubiese sonado para la Esperanza Macarena una música muy particular, en concreto el pasodoble archiconocido “Suspiros de España” compuesto por el maestro marteño Antonio Álvarez Alonso en la ciudad española de Cartagena, en 1902 -en 1938 se le añadiría letra por Juan Antonio Álvarez Cantos (1897-1964), sobrino del compositor, para ser cantada en una película por Estrellita Castro-. No pudo ser, pero como aun más todos sabrán cincuenta años después no llovió y la Macarena para conmemorar esos cincuenta años coronada canónicamente llenó, y mira que es grande la plaza de España, y en esta ocasión, para éxtasis de muchos se fue de la inmortal obra de Aníbal González al compás del referido pasodoble.
Muchos me discutirán el génesis, esencia, etc… de la música procesional, lo que tiene cabida, lo que no, quien es válido para juzgar esto, el libro de las leyes no escritas y etc, etc, etc… qué sería hoy si aquel día de hace cincuenta años hubiese sonado “Suspiros de España” con un paso de palio, que por cierto no sabemos si hubiese sonado detenido o andando, que aunque parezca simple la cuestión, creo que tiene mucha importancia, que hubiese deparado el “experimento”. Pero no sonó, y la evolución de la música procesional cincuenta años después nos ha llevado a un mundo donde los pasos en las calles andan con marchas, aunque muchas parezcan auténticos pasodobles. Nada más que por esta cuestión, muchos apuntarían que este pasodoble fue acertadísimo, por la significancia historia y sentimental con el fervor nacional, pero que creo que hay una diferencia hoy en día bien clara… la gente escucha “Suspiros de España” y piensa en todo menos en una procesión, y escucha no se… “Macarena” de Cebrián, “Coronación de la Macarena”, “Esperanza Macarena”, etc… y si piensa en una procesión, es decir la evolución musical de las cofradías ha dado de sí un estilo musical propio, cada día musicólogos del mundo se sorprenden de esta nueva vertiente de la música, aunque en los inicios, como todo en la vida necesitase tirar de la inspiración de otras músicas, la mayoría eso si de un carácter sagrado, algo que creo yo, “Suspiros de España” no contempla.
La Macarena salió del recinto con esa estampa que algunos tildaron de auténtica exaltación de la patria, supongo que también influenciados por la poca imparcialidad que da ser uno de sus tantísimos devotos, siguió su compás, para eso hoy tenemos costaleros que lo andan todo, a mí por estas razones, creo que simples de entender, es decir, todo el mundo sabe que “Suspiros de España” no es una marcha, no me convenció y sigue sin convencerme que la realidad pareciese unos de esos magníficos videos que ya sea Carlos Colón o José Antonio Rodríguez nos tienen acostumbrados en sus denominadas películas, donde los pasos andan al compás de otras músicas, como música clásica, bandas sonoras de películas y demás, todos muy bellos, pero propicios creo yo solo para ese trabajo en concreto, para la película… ¿alguien quiere ver un paso andando con “who to live forever?” de Queen, o las “Cuatro Estaciones” de Vivaldi, o “el Bueno, el Feo y el Malo” de Morricone? ¿Se imaginan que la Victoria de las Cigarreras saliese con “Nessun dorma” de Puccini, tras el espectacular video de su procesión extraordinaria? Seguramente quedaría bello, a muchos les tocarían los repelucos intensamente para eso son geniales creaciones del maravilloso mundo de la música, pero creo que ha día de hoy ya no nos encajaría en el modelo, que a Dios gracias se ha conformado tan genialmente, siempre desde mi punto de vista, para el perfecto dosel sonoro de nuestra Semana Santa y nuestras cofradías y procesiones.
Los pocos, o los pocos que nos atrevemos a censurarlo, que no vimos propicio esto, que seguramente no hubiese sido lo mismo si la Virgen no la hubiese andado, pronto vimos que no tardarían algunos en ponerlo detrás de sus pasos, pero la verdad, pensaba que habría que esperar por lo menos hasta Semana Santa, pero no… ayer mismo, tras la Virgen del Carmen de Santa Catalina, sonó “Suspiros de España” como si de una marcha se tratara… ¿Qué motivo tenía para sonar ahí? no lo veo correcto, aunque respeto las ideas de cada cual, yo simplemente he querido exponer mis porqués por si a alguien les puede valer para una reflexión…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...