Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

sábado, 28 de diciembre de 2013

EL "ALMA DE DIOS" QUE LO CAMBIÓ TODO...

Quisiera en el día de hoy continuar con la figura de San Juan evangelista como protagonista en esta casa, o por lo menos su aura. Quisiera mostrar una nueva página de la historia cofradiera de mi pueblo, donde el discípulo amado tiene tanto protagonismo en la vida cultual de este viejo pueblo del alfares y olivos. Y para ello he cogido un trozo de esa ya en marcha y proyectada serie de videos de lo que fue la Semana Santa de mi infancia. Un pedacito de una Semana Santa que aun ni he colgado, ni editado pero que cuando la capturé me hizo contemplar como con el paso de los años atesoraba un legado histórico digno de mostrar al mundo, a ese orbe que le gusta conocer y sobre todo para todos esos paisanos que se dejan caer por aquí siempre queriendo conocer un poquito más de esa semana grande que en cierto modo aún no conocen tanto, por la simple razón de que esta temática esencial de las cofradías apenas nunca se ha desarrollado.
La verdad es que cuando veo estos videos, cuando monto las entradas coincido siempre con una reflexión, creo que se subió el nivel tan rápido, que se pasó de casi la nada a más que tanto, que muchos pensaron que todo estaba hecho. La verdad creo que la evolución natural que tomó la Semana Santa en Andalucía hasta nuestros días ha aparecido por escuetas gotitas, pienso que aún quedaba por dar el salto definitivo y aunque ahora hay pellizquitos de que pueda llegar lo que creo que debe de llegar, aun la conciencia cofradiera de este pueblo está por trabajar en todos los sentidos.
Mucho creo que le está costando a una comunidad del ámbito cofradiero local, buscar esa evolución, esos nuevos aires y esos nuevos conceptos en la idiosincrasia del bailenense y más desde los vicios y postulados heredados de aquellos años que poco a poco les voy mostrando. Como podrán ver en los videos ya publicados, la música, a excepción de la banda de música de Bailén, se conformaba de bandas de cornetas y tambores totalmente alejadas en su tipología de lo que hoy en día se destila, el estilo nacido en Málaga con la banda del Real Cuerpo de Bomberos y su rotunda evolución sevillana. Escuetas marchas planas, seguramente de origen castrense, que los diversos directores implantarían, no sé ni siquiera en qué fecha en estas bandas locales, seguramente traídas tras su paso por el servicio militar como alguna de la hipotéticas fuentes de donde podrían provenir.
La verdad, entonces como era lo que había, gustaba, siempre a los chiquillos nos han atraído las bandas, y eran aquellas marchas y aquel modelo el que incluso imitábamos en nuestros juegos procesionistas. Era tan simple la instrumentación y el nivel interpretativo, sin ninguna formación académica, ni de los directores, que cuando comencé a escuchar la música sevillana en aquellos videos del correo, suspiraba porque alguna vez pudiese escuchar aquellas afinadas y melodiosas marchas en mi pueblo, aunque aquel sentimiento iba tan bien de la mano de una rotunda certeza, de que eso era imposible traerlo hasta Bailén...
Sin duda me refiero a la banda más popular en estos menesteres en la localidad, la antaño llamada a secas “banda de San Juan”, una formación nacida en el amparo de esta cofradía para darle música a las procesiones de su venerado evangelista de la ermita de la Limpia y Pura,  que contará ya con más de cincuenta años, que incluso según cuenta mi padre, llegaron a ensayar en la alfarería de mi familia, amparados por el patrocinio de mi recordado “chacho” Alfonso Lendínez, “sanjuanero” hasta la medula hasta el último día de su vida -un Domingo de Resurrección por cierto, días después de ver a San Juan por las calles por última vez y quizás quedar con mi hermano para verse un mes después en la gloria…-, integrante perteneciente a aquellos tiempos a aquella hornada de cofrades de postguerra, donde las cofradías apenas las llevaban cuatro cofrades y se perpetuaban en los cargos de por vida, por la simple razón, de que no había más... Jóvenes músicos, que por las penurias de los tiempos, quizás estaban en la banda por los “refrigerios” en bota que mi tío abuelo les servía como recompensa a su desinteresado trabajo tras los ensayos, seguramente cuaresmales, por entonces, aquellas bandas comenzaban su actividad prácticamente tras la Navidad o incluso el Carnaval.
Años después, cuando este que les habla ya le alcanza la memoria para recordarlo, aquella banda, con túnicas de nazareno de la hermandad –en el pasado contó con uniformes- seguramente siguiendo el modelo de las bandas de Linares o Úbeda, comenzó a buscar otro camino, como casi todo lo que se hacía en aquellos tiempos, sin conocimientos algunos de cómo hacer las cosas, muy diferente todo a la experiencia y medios con los que se cuentan hoy. Siempre lo he dicho, la música fue la gran agraciada en Bailén, va por delante de las cofradías con total certeza para mí y eso es porque seguramente siga una senda más firme en su evolución, tomando fuertes y asentadas inspiraciones. Aquella escueta banda conoció y soñó con parecerse a esas bandas de mis videos del correo, videos que ellos también poseían y que sin más medios, intentaban adaptar aquellas marchas a su instrumentación totalmente a oído. La marcha “Sagrado Decreto” de la extinta agrupación de la Trinidad que sonaba en la salida del misterio de las Cinco Llagas es un ejemplo, y si Dios quiere, lo verán cuando llegue el video del año en que se interpretó. Poco a poco llegaron algunas trompetas, los platillos… sin base alguna hicieron lo que mejor les saliera, que debido al escaso nivel de este tipo de música hasta entonces conocido en el pueblo, lo poco que hicieran gustaba y mucho, algo que además fue unido a la creación de la cuadrilla de anderos, que tras unos primeros años difíciles, acabó asentándose y creando un tándem perfecto, que sin duda llenó los varales del trono de la cofradía, motivo principal para que en poco más que cinco años la cofradía pasase de ser la más humilde a una de las más seguidas y punteras.
Por eso, en este recorte, de esta chicotá –algo que aún no se sabe muy bien lo que significa, aunque ya se utiliza el término- del Domingo de Ramos de 1995, en la recogía del segundo año en que procesionó el misterio del Señor de la Sentencia, se engloba toda la esencia que les vengo contando, cuando aquella banda interpretó una adaptación muy personal de una marcha emblema de las agrupaciones musicales, aunque entonces no se les pudiera denominar así ni contaran con las características necesarias para ello… sonaba “Alma de Dios”.


Con esa marcha se abrió sin duda una nueva senda en la Semana Santa bailense impulsada desde esta cofradía, dándole más importancia al caminar de los pasos, a darle ese puntito de arte efímero que es la Semana Santa en movimiento según Andalucía, a otros niveles, a otros modos, pero al fin y al cabo, arte efímero que emocionaba, emociona y que a mi también me emocionaba… y digo esto, porque creo que la evolución es la que te trae esto, es la que te enseña a colocar esto en su sitio, en su momento socio-cultural, en el pasado y perfeccionar las cosas, así lo entiendo yo –seguramente los supervivientes de aquellos años en la banda, al leer esto, estarán conmigo-, donde en otros lugares, con muchísima más tradición de siglos, me lo han inculcado y he sido lo suficientemente libre de “catalogar”. Parece ser que en esta cofradía esta búsqueda de mejora sigue llegando, aunque me da la sensación que al estilo de aquellos años,  cuando hoy a Dios gracias existe tal facilidad para acceder a los medios y a la formación, que las cosas creo se podrían hacer más rápido, solucionándose problemas con mucha más solvencia, sin darle tantos rodeos a los cambios drásticos…

Los que me recordarán en el programa radiofónico de Onda Bailen, en el programa que coopere dedicado a la Semana Santa bailenense, el “Entre Varales” quise hacer un homenaje especial a uno de los grandes culpables de todas estas circunstancias, que cosas de la vida, cosas de allí arriba, decidieron llevárselo a que viviera eternamente con el pescador de Cafarnaúm, seguramente el mejor amigo que jamás tuvo, y con creces lo demostró… en aquel programa, comencé con un viaje en el tiempo, recordando la esencia de lo que pueden ver en este corto video, y creo que acerté de lleno –como me asentía Ángel Real “hijo” en el estudio- en ponerle como fondo musical la legendaria marcha salida de las entrañas de Arahal, del ingenio del genio que hace pocos meses se nos marchó, don Manuel Rodríguez Ruíz, adaptando el tema "Canción Húngara" de la Zarzuela "Alma de Dios" de J. Serrano en concreto del fragmento de la romanza final de la obra, a marcha procesional para las emergentes bandas de paso cristo. Después de esto llegaríamos hasta  la actual agrupación musical de San Juan Evangelista de la que sin duda tendré que hablarles más en esta casa, después de cuatro años pienso que he hablado poco de la que es abanderada de las sevillanas maneras en Bailén, y como muestra un botón, el resultado de una evolución decidida y firme, años después, aquella banda interpretando “Alma de Dios” en Ceuta tras un gran paso, el de la Flagelación al que acompañaron hacen unos años… quien les iba a decir aquel Domingo de Ramos de 1995 que su música traspasaría las fronteras de los cerros carcomidos de Bailén…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...