Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

martes, 25 de junio de 2013

JAÉN SE LLENÓ DEL CALOR DE DIOS... (I)

No recuerdo un junio tan cofrade como el que estoy viviendo. Pocas veces he contemplado el caminar de los misterios de Jesús y el dolor de María bajo tan altas temperaturas, en pantalón corto y recalentándome y coloreándome mis despoblada frente… sudor entre incienso donde los refrigerios en los bares se hacen más que nada, por autentica necesidad… y el primero de los días grandes fue el sábado 15, en un día histórico para la religiosidad popular, para el mundo cofradiero de la ciudad de Jaén y por ende de todo el Santo Reino o provincia de Jaén, y ciertamente me ha decepcionado que muchos hayan rebajado a simple reclamo turístico la cerebración de este especie de vía crucis magno, esta catequesis publica de fe titulada como “El Retablo de Nuestra Fe” qué con motivo del año de la fe ha sacado a las calles de la ciudad del Santo Rostro a muchas de las mejores muestras artísticas que atesora la Semana Santa de la ciudad, para simplemente y solamente intentar trasmitir la esencia de esta celebración, impulsada por nuestra Santa Iglesia, una vez más recurriendo a la tan “discutida” por propios y extraños; religiosidad popular para acercar a Dios al pueblo sencillo, que como sencillo se deja atrapar por teorías y facilidades tan mundanas que nos pueden apartar, sin duda,  los valores que Cristo nos legó, hace dos mil años precisamente con su Pasión, Muerte y Resurrección… pero para algunos parece que solo sirvió para llenar bares y traer visitantes, y así también fue, pero las cofradías si salimos a la calle no es precisamente para esto, aunque le montemos el chollo a las incompetentes instituciones políticas que luego solo saben echarnos en cara el dinero que invierten en nosotros, sin mirar el que gana la ciudad y tantos negocios indirectos, que obviamente es mucho mayor. Curioso… le hacemos ganar dinero al pueblo, llenamos de boato las celebraciones que organizan nuestros guías sacerdotales, le llevamos al pueblo a Dios como ellos nos logran ni de lejos y aun así, seguimos siendo un cáncer, un problema para aquellos que no sienten nuestra bendita gracia… ateos, agnósticos y hasta “lideres” religiosos.
Así, y tal como diría mi amigo Cristóbal, dio gusto echarse a la calle a ver cofradías y sin ningún temor a que la dichosa lluvia lo estropee… si al final voy a tener algo de razón con eso de cambiar la celebración de la Semana Santa. Ya casi se me había olvidado como era esa sensación. Por ello, a las cuatro de la tarde tomando una copa en el “Gran Eje” con mi amigo Félix y la compañía del amigo Francisco Javier Sanz, director de la banda María Inmaculada de Linares y antiguo compañero mío en el Rosario de Linares, comenzando a resoplar por la flama, lo que menos nos parecía era lo que íbamos a empezar a vivir, algo así como un Domingo de Ramos en Sevilla, por la cantidad de pasos digo, pero la realidad es que se avecinaba un evento en que Jaén ponía a prueba su madurez como Semana Santa de alta categoría…
Fue una gran tarde, reviviendo la semana más grande y volviendo a sentir los días más ansiados del año, muchos están contentísimos con estos eventos que están paliando la desesperación de la espera y a su vez, yo el primero, el conocimiento de las distintas hermandades y cofradías de la geografía española… a esas horas ya había visto caras conocidas de Córdoba, Granada, Ciudad Real o Madrid. La verdad, las masas no atosigaron a todos los pasos durante toda la jornada, quizás Jaén, como capital de provincia necesita aún más tiempo de crecimiento para ello, pero sin duda trajo a curiosos de cofradías, a los pies del Señor, de toda la geografía española.
Así con muchísimo calor, Félix y nuestro capataz y amigo David Parra, el cual me ha cedido sus trabajos fotográficos para ilustrar esta crónica, nos apostamos ante la grandiosa y modernista puerta del templo del Salvador , el que le da nombre a la barriada, iglesia que cobija a la hermandad que nació mucho antes que el templo, siendo su templo diseñado para albergar a su cofradía… amplia rampa con Cruz de San Juan por donde bajaría el misterio que quizás comenzó a cambiar la Semana Santa local para siempre, y que ya en estas fechas se pudo contemplar una magnifica evolución y resultados de lo que aportaría esta hermandad a Jaén, sin duda, sin ella, o más bien sus aportaciones, estoy seguro que este evento quizás ni se hubiese planteado y ni hubiese salido tan dignamente, porque ellos comenzaron a aportar un modelo que ya comienza  a ganar por goleada al que destilaba la ciudad…

















Antes de la salida pude dar un abrazo a su capataz, el amigo Rafa Mondéjar, otro culpable de que esa tarde el costal ganase también por goleada y que las hermandades que andaban así, hiciera que este evento no se convirtiera en una castaña pesada, refiriéndome a la manera de caminar, a diferentes “velocidades”. Sin duda darle la enhorabuena a Rafa y a la hermandad por apostar de que el misterio prácticamente no realizase cambios y le diera sentido al traslado, aunque fuera con música, para así poder cumplir con horarios y que los pasos no estén una eternidad por las calles sin darle sentido al acontecimiento… esto no podía convertirse en una nueva y particular estación de penitencia de las cofradías participantes.
Mucho calor pasaría la banda del Señor, con sus trajes de gala mientras entonaban la marcha del Cristo, o más bien la que creo es la más antigua; “Lágrimas de Pasión” de Juan Luis López,  mientras en el interior el Señor de Pasión Despojado de sus Vestiduras se acercaba al dintel, por donde salió como llevan sus hermanos esperando muchos años, sin temor a la lluvia para que el intenso sol pareciese dorar y tostar la morena piel del Rey del Salvador. Bajaba la rampa el barcazo aun sin terminar mientras los diferentes personajes del misterio nos llamaban la atención, mientras el cirineo nos mostraba el final de ese Galileo al que había ayudado y que no podía quitarse de la cabeza y en una iconografía novedosa, San Juan dejaría por un momento a la Madre de la Amargura para detener a la angustiada y bellísima Magdalena que se abalanza al expoliado de sus vestiduras, Maestro y Príncipe de la Paz, que alzaba su mirada al Padre, iluminándolo con su astro rey cuando en ese momento sentí que esto no era un espectáculo, mientras la banda entonaba “Señor del Salvador”, el Señor de Pasión me pellizcaba el alma, mientras los hombres de Mondéjar reviraban poco a poco, pude dar gracias a Dios por una nueva tarde gloriosa que empezaba, que comenzaba a ilusionar y pedirle lo de siempre y por más cosas que entre Él y yo quedaron, cosas que hace tiempo o que quizás nunca le he pedido…


Se marchaba abriendo el compás, sin duda fue el paso que de verdad caminó esa tarde por Jaén, el que más abría la zancada, por necesidad y porque es algo esencial en el mundo de la costalería que después contemple, aún carece los diversos pasos de la ciudad y que sin duda debe de repercutir sobre la salud de los hombres de abajo, pareciese que aun haya miedo a salvar los vicios y modos pasados… los pasos tienen que andar.

















Subiendo una escaleras llegábamos nuevamente a la famosa vía jaenera, el Gran Eje, donde hace apenas diez años por allí el aroma a pasión ni se intuía en la Semana Grande y ahora está viviendo el renacer de la nueva Semana Santa… ya lleva unas cuantas hermandades a sus espalda esta zona moderna del bajo Jaén, siendo casi su baluarte la impresionante hermandad de la Santa Cena, aquella que en apenas un lustro sorprendió a la toda la comunidad andaluza con su rapidísimo crecimiento, basta ver como prácticamente sus dos pasos están completamente finalizados y que la misma pareciese llevase procesionando por Jaén toda la vida. Aquí se palpó la justa y quizás corta asistencia a los traslados de los pasos en estas primeras horas. Cuando llegamos, ya se encontraba los primeros candelabros de oro dando luz a la gran avenida y prácticamente pudimos plantarnos en primera fila para sobrecogernos con la portentosa obra que han realizado estos cofrades para la Semana Santa de Jaén, la cual gracias a estas hermandades ha experimentado un crecimiento digno de elogio, equiparándose a otras localidades comprovinciales que comenzaron con las sevillanias muchísimo antes y que en ocasiones están sobrepasando, y lo más elogiable, es que no es gracias a que estén sobrados de hermanos y participación, pero los que están lo están haciendo notablemente.
Por fin podría esta cuadrilla medir la experiencia de subir este barco hasta la catedral siendo portado a costal, ya que el Domingo de Ramos tuvieron que darse la vuelta por la lluvia. Según se cuenta en los mentideros, al parecer la cuadrilla llegó muy tocada a la recogía… mi valoración es que tal molde de arte y peso, con una cuadrilla en ciernes, le sobra la salida que realizó, con revira eterna incluida, con la sucesión de marchas a cargo de la Expiración de Jaén y no ganarle metros, que son muchos a su recorrido, amén, de las pronunciadísimas cuestas que tendría que subir en su largo recorrido…


Tras este agradable comienzo, cruzarnos con muchos amigos, como Israel y Josito, buscamos la casa donde vive ese Dios que tanto pellizco me levanta en el alma desde el primer día que lo vi… buscábamos Cristo Rey, y allí se sintió que era punto álgido del recorrido, o que algunos esperaban la experiencia de ver al misterio del Amor con la agrupación musical de la Pasión de Linares. Antes, volvimos a encontrarnos con el misterio de Jesús Despojado, con un elegante compás, comiendo calle en busca de Cristo Rey donde comenzaría un recorrido en común con todos los pasos participantes de la zona en este “Retablo de Nuestra Fe”… andando así, llegaron casi más de media hora antes de lo previsto, algo que le haría detener a la cuadrilla quizás demasiado, pero por supuesto le daría todo el señorío de quien da ejemplo y cumple los compromisos.






Así, volvía a reencontrarme con el Dios del Amor de Jaén, sobre su barco de caoba, donde al amor se sentía por los cuatros costados, incluso hechos “pelicanos del amor” sustentando la luz que los hombres le damos a Dios para que Él nos ilumine y nos de su amor… así, tras el “Sanctus” y un momento mágico con “Triunfo de tu Santa Cruz”, me llegó a la revirá de la calle San Carlos el Señor con el que se estrenó portentosamente  José Antonio Navarro Arteaga, revestido de blanco –no me convenció esa moda de los cuellos subidos o abiertos- recibiendo el beso traidor, beso que es símbolo de amor para darle la espalda al Amor, el que le pedía al Señor de enmarañada cabellera barroquizante, Amor para mí, para los míos, para el mundo, la única arma que puede salvar los problemas, que lo desprendiese como aliento, casi soplo divino por su boca llena de dolor y decepción, aunque Él sigue confiando en nosotros aunque los besos de Judas se sigan sucediendo día a día, hora a hora, segundo a segundo… el clasicismo por el que también Pasión es querida y reconocida en Andalucía y más allá, llenó el momento de magia, con “Salud de Montesión”, con una revirá más larga y digna de compromiso para dar salida a lo que aún quedaba por llegar, se marchó el olivo de Cristo Rey comiéndose la calle, que ciertamente me gustó…





Tras Él, y quizás estorbándose la bandas, prosiguió su caminar el Señor del Salvador, subiendo poderoso al compás de la flamenquísima marcha “Al Cristo de los Faroles” reteniendo un poco la zancada ante la cruz de guía de la siguiente hermandad en salir de Cristo Rey, con la inclusión tan solo de un izquierdo para seguir llevando al Rey moreno de los cielos, que pareciese buscar los dos picos de la cristiandad jienense, los de las torres de la Santa Iglesia Catedral de la Asunción de la Virgen… por cierto, apoyo la idea de mi amigo Cristóbal, que estaba por allí pero no alcance a ver, y es que estando Pasión de Linares tras el Señor del Amor y al fondo, aunque los suficientemente cerca, el Señor de Pasión Despojado de sus Vestiduras, un momento mágico y digno de hijos de Dios hubiese sido que la banda que creó “Lágrimas de Pasión” la hubiese entonado para el Cristo al que fue dedicada y compuesta.






Seguidamente una cruz sobria se abría camino, venia la hermandad de negro y rancia de la ciudad por antonomasia, la del pequeño crucificado de la Humildad y Silencio, muestra significativa en este retablo plástico de la pasión de los orígenes de la imaginería religiosa en esta ciudad, cuando aún los pasos no habían crecido, y la pasión se reducía a los vía crucis donde un hermano portaría un crucifijo sin paso ni andas al uso, de ahí las reducidas dimensiones de estos crucificados que pudieron salir de los Cuéllar, Reolid o Quijano en el siglo XVI. Y ciertamente algo no me agradó, y es que se pierda la esencia con la excusa de ser un día extraordinario, y a mí me parece que si una hermandad apuesta por la sobriedad, y considera que la música es innecesaria, en esta ocasión debería haber seguido así, por muy bien elegido que hubiese estado el repertorio, sin duda adecuado a un paso que busca la sobriedad con música, con las marchas más clásicas y sobrias que puedan existir, porque a los que conocimos por primera vez a la cofradía en la calle, no nos mostraron cuál es su verdadera y envidiable esencia… se imaginan que en Sevilla el Gran Poder en una extraordinaria le metiera la Cigarreras detrás… se podría, pero esa no es la estampa que lo ha hecho grande y conocido mundialmente… la primera vez que contemplaba su paso, el cual me gustó muchísimo más que lo visto hasta entonces en fotos y videos, de la talla y el diseño del cordobés José Carlos Rubio Valverde, retrotrayendo a los pasos decimonónicos y consiguiendo una perspectiva proporcional elogiable, sin duda esta hermandad es de las de mayor proyección de la ciudad, la cual espera después de más de medio siglo de existencia su primera titular mariana, que está realizando el imaginero de Vélez Málaga, Israel cornejo.
Aun con todo esto, el trabajo realizado me agradó, lo hicieron lo más elegante posible de todo lo que he visto hasta hoy día en Jaén, con la música de la banda de Monte Calvario de Martos, entonando “Réquiem” o “Medea”, otra de las cuadrillas que han optado por el costal, que como el Amor han pasado del trono malagueño,  el doble hombro a la escuela de la arpillera, sin duda estos pasos y los que se estrenaban en la jornada con el costal, como el misterio de la Estrella, se les notó las mejorías estéticas que trae el estilo de los ancestrales gallegos del puerto de Sevilla… revirá eterna, quizás por las apreturas de varios pasos en el mismo punto o porque así lo quisieron, algo que quizás provocaría el gran fallo que intuí en la jornada… los retrasos.

CONTINUARÁ…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...