Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

sábado, 29 de junio de 2013

50 AÑOS DEL CURA QUE FUE COSTALERO...

Esta tarde, en el día que la iglesia celebra la festividad de dos de sus grandes santos, San Pablo y aquel al que el mismo Jesús llamo “la piedra” sobre la que edificaría su iglesia, el que me da mi segundo nombre, aquel rudo pescador del mar de Galilea que fue el primero en identificarlo como el Mesías esperado, el Hijo de Dios vivo y luego, como un frágil humano más no dudó en negarlo hasta tres veces antes de que en la noche más oscura de la humanidad cantase un gallo, aquel al que Jesús traspaso con su mirada y lo convirtió en el primer, y digamos “oficial” pescador de hombres, aquel que se consideró indigno de morir igual que su Maestro, igual que su Dios, el único Dios  y murió crucificado boca abajo en un monte de la ciudad eterna de las siete colinas donde hoy se levanta el primer templo de la cristiandad, allá en el Vaticano al que da nombre… San Pedro.
En día tan ilustre, sobre todo para el sacerdocio, de la festividad del primer Papa de la historia, esta tarde, con las calores, en la parroquia de San José Obrero de Bailén, el amigo de esta casa, don José Antonio Balboa Gómez cumplirá la friolera efeméride de cincuenta años ejerciendo el oficio de propagar la palabra de aquel pobre muchacho nacido en Belén… al que los siglos siguen santiguándose, y de trasmitir sus valores, en definitiva, de enseñarnos a vivir lo mejor posible en este paso, por este valle de lágrimas. Y como yo considero que lo hace magníficamente, he decidido darle mi más humilde regalo y reconocimiento en esta página, donde lo sé, muchos se desgarrarán las vestiduras cuando el “capillismo” pareciese ganarle mucho la partida a la eclesialidad –aunque no es así-, aunque que nadie dude que yo estoy con nuestra santa iglesia, o por lo menos creo creer que la medio intento entender, algo por otra parte harto complicado, porque sin duda las cosas de Dios no son tarea fácil de asimilar. Hasta la fecha no dudo de la buena fe de las personas, y por ello creo que en la iglesia también la hay, mucha, quizás más de la que la sociedad se imagina. Pero allá donde haya humanos, el mal y la debilidad estarán como en todos los estamentos de la vida; presentes. Pero he de admitir y confesar que desde que don Antonio está en esta iglesia, son muchos los que han podido comprobar el buen corazón que puede atesorar una comunidad parroquial para el pueblo que necesita el calor de Dios, transmitido atreves de su iglesia.



Por eso desde que me enteré de esta especial celebración, tuve presente que si nada lo impedía asistiría a esta especial eucaristía para estar con un cura, del cual considero ha venido a Bailén a APORTAR con todas las palabras y bien mayúsculas, y creo que lo ha conseguido en todos los parámetros, porque sin duda de esta iglesia se  habla como quizás nunca antes se había hablado, y para bien, y según las envidias… para mal. Ya me lo dijeron cierto día en su pueblo, Linares, que Balboa era un sacerdote con unas cualidades oratorias y una preparación espectacular, y sin duda lo ha conseguido hasta tal punto, que muchos por él, han comenzado a ver, por citar un ejemplo, al Opus Dei desde otra óptica diferente, muchos menos negativa,  a lo que la sociedad parece desprender sobre esta institución a la que pertenece y defiende sin ningún complejo, basta comprobar los muchos trasfondos que ha dejado en la parroquia, Dios lo quiera para siempre, el mayor ejemplo, la dolorosa del Amor Hermoso, advocación y devoción que le transmitió su adorado San José María Escrivá de Balaguer.
En lo humano, en lo espiritual, en todo lo significativo desde el punto de vista llamémosle eclesiástico ha conseguido lo que muy pocos han conseguido en este pueblo, considerado en las altas esferas de la diócesis, como “plaza dura de pelar”. Pero no podría olvidarme de mi temática, que es lo que se hacer, o más bien en lo que mejor se manejarme, que mostrarles diferentes estampas de su vida unida a este mundo maravilloso para mí y los muchos visitantes de esta casa, como son las cofradías, donde el mismo don Antonio tiene su parte de corazón unido al fenómeno capillita. Como ven en la muchas fotografías que me ha aportado Sebastian Lijarcio, su etapa en Sevilla, sin duda tuvo que marcar para siempre su vocación, donde su acercamiento a la religiosidad popular según como se vive en esta ciudad, le tuvo que modelar sin ninguna duda su carácter y su formato de predicación… él siempre lo ha contado, sus primeras sorpresas ante el poderío e importancia de las cofradías en la sociedad sevillana, lo que le inspiró sus cofradías en las calles donde lo mismo se encontraba cofrades altamente preparados y comprometidos con el verdadero sentido de la fiesta, que el desgarrado piropo más humilde, quizás chabacano pero salido desde el mismo corazón cuando una mujer del pueblo le gritó a la Macarena, en sus narices y ante su estupor; “¡pero que guapa eres, hija de la gran put…!” ahí vio, que esto era válido, que de diferentes formas la religiosidad popular era poderosa y que quizás Dios estaba muy cerca de ella…







Allí conocería la importancia de la estética, de la belleza y como Sevilla le da el justo valor para acercar al pueblo a Dios… oro y lujo a raudales que se entremezclaban con el verdadero oro del corazón, como cuando aquellos matrimonios mayores de Montesión se presentaron bien temprano en Linares, sin avisar, tras haber pasado pocas horas de haber enterrado a su padre, para cuidar de su madre y que don Antonio pudiese volver a Sevilla a seguir predicando los cultos del Dios orante en Getsemaní por antonomasia en Sevilla.  No les engaño que esta historia me la ha contado varias veces, y todas las veces se le sigue quebrando la voz…







Allí conoció a grandes señores y señoras, desde médicos, pregoneros ha humildes taxistas con los que compartió palo este, más que seguro, primer cura costalero de la ciudad de Sevilla. Tuvo el honor de escuchar uno de los “sermones de abajo”, cuando aquel taxista “El pingüino”, Gonzalo Santiago, hermano del eterno capataz poeta le explicó bajo las plantas de la Virgen de los Reyes, bajo la trabajadera y el calor mañanero de un 15 de agosto que no había mejor forma de rezar que soportando el peso de Dios y su Madre Bendita, o como su legendario capataz, Bejarano, le explicó en la puerta del lagarto de la catedral que su jornal de costalero profesional iba a ser “el mejor dinero que iba a ganar en su put… vida”. Uno contempla estas estampas, incluso rezándole a la Blanca Paloma junto al Simpecado  de Triana –casi ná…- y se da cuenta porque uno ante los frutos dejados en mi pueblo tiene nada más que callar y aplaudir, porque sin duda, hay que estar expectante y de enhorabuena cuando a esta ya veterano sacerdote se le pasa una idea por su cabeza, siempre en pos de su parroquia, siempre  mirando en el beneficio de ella y sin perder nunca de vista cuál es su misión. Ahí lo vemos en el taller de un jovencísimo Luís Álvarez Duarte, y su gran pasión por el arte, siempre como vinculo de acercamiento del pueblo con Dios, como le gusta contar la experiencias vividas desde el confesionario, cuando ve entrar a la gente a la parroquia y se agarra al pie del Señor de la Humildad y Misericordia, siente que el trabajo no es en vano. Pero hay más, se propuso un Sagrario y ya está casi finalizado en la iglesia a espera que llegue julio y sea bendecido por el mismísimo obispo. Y fiel a su buen gusto ha impregnado a esta iglesia de carácter contemporáneo de la pomposidad barroquizante, tal como con los que se pudo maravillar en Sevilla, donde los trabajos de Luque Bonillo y el dorador cordobés Rafael Barón Jiménez han vuelto a inscribirse en la lista de artistas para la cultura bailenense, un nuevo elemento que dentro de la óptica artística ha vuelto a darle un poco más si cabe, más interés a la iglesia de San José Obrero, todo lo mejor para el que deberá vivir en su interior. Enriquecimiento devocional y artístico al que habría que añadir los dos nuevos ángeles turiferarios que ha realizado Manuel Luque Bonillo para escoltar la estancia de Ntra. Señora y Madre del Amor Hermoso en su capilla y un busto de dolorosa que en principio estará en la capilla sacramental.











No para don Antonio, en enriquecer tanto en lo espiritual como en lo material esta iglesia que levantó hace casi cincuenta años don Francisco Caballé, un cura que dentro de las circunstancias de su época levantó la iglesia de este pueblo de las ruinas de la Guerra Civil y que quizás haciendo memoria y balance, haya sido don José Antonio Balboa el cura que más haya hecho por la iglesia bailenense desde entonces, con todos los respetos a todos los sacerdotes que lucharon por este pueblo. Y para terminar solo me cabe el honor y el agradecimiento a don Antonio porque tuvo la deferencia de acordarse de este mero e insignificante capillita, el cual no ostenta ningún cargo ni ningún puesto destacable de la sociedad bailenense, solo el mero interés personal de hablar por internet para todo el mundo de lo que más le gusta, las cofradías, para enviarle una invitación personal para estar junto a él en este día tan especial. Ahora solo cabe esperar que un día se decida a formar la “corona” que le falta a su indiscutible labor en esta comunidad… una hermandad y cofradía de nazarenos...



6 comentarios:

Nazareno de Ruán dijo...

Vale, pero el busto de la Dolorosa del Sagrario es muy feo

JUAN PEDRO dijo...

El otro día discutía con una buena amiga sobre si es bueno o malo, que en cierto día decidí quitar la opción de poder comentar con la facilidad y permítame que se lo diga, desde la cobardía que da un Nick en estos espacios. Ella se quejaba que ciertas personas usaban su blog para intentar ligar con ella, algo que le molestaba a lo que le dije que yo me quite el problema de los anónimos de un plumazo. Pero ella me insistía que dejaba esa opción porque había personas que sin cuentas de Blogger no podían comentar, y que ella pensaba que había que darle esa oportunidad, siempre que lo hicieran con productividad y respeto.
Por eso hace dos días decidí dar una nueva oportunidad, y viene usted señor nazareno de ruan, que lo mismo indica elegancia y saber estar, algo de lo que no ha lucido caballero o señora y mete la pata o así lo veo yo. Es libre de opinar, yo lo hago aquí cada día, pero entiendo que para decirle feo a alguien, en este caso a algo, se puede hacer con algo más de tacto, y usted le ha faltado, es mas no entiendo eso de “vale” como si tuviera que tragar con lo que he contado en esta entrada para terminar con la coletilla, que a mí no me ofende, pero si les puede ofender a las personas que componen esta comunidad parroquial como a la ilusión de don Antonio, al cual le pido disculpas por publicar su comentario, pero es que he visto necesario contestarle.
Así que me he sentido decepcionadísimo, en cuento he activado la opción de máxima libertad o libertinaje, vuelven los malos modos, solo les pido que por lo menos aquí tengan por lo menos educación si no volveré a quedarme sin “la gloria” de la mensajería, en fin los logros me han llegado por otras vías más sanas y que van de frente.

Anónimo dijo...

Están preciosas las imágenes vestidas ahora

JUAN PEDRO dijo...

joe que juego se le da a las entradas ahora... a mi parecer las imagenes han estado siempre lo suficientemente dignas, dentro de la estetica a seguir... que me gustaria ver el nombre de quien habla...

Anónimo dijo...

Ahora soy yo Juan Pedro Antonio jeje, que si que han estado siempre bien pero ahora mucho más

Fernando O. dijo...

Enhorabuena a D. José Antonio Balboa Goméz por sus bodas de oro sacerdotales. En su estapa sevillana, fue director espiritual de las hermandades de La Sagrada Lanzada, y de la Amargura.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...