Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

martes, 28 de febrero de 2012

COMO MI VIRGEN DE LAS AGUAS...

Hace unos días, compartiendo una charla muy amena con un amigo me acordé de la Señora y del momento que les muestran las imágenes del video, la salida de Ntra. Sra. de las Aguas de la capilla sevillana que se encuentra junto al Museo de Bellas Artes, el mismo que le da nombre a la corporación que cierra el Lunes Santo. Y me acordé porque aquel amigo me hablaba del Cristo y de la Virgen que hay en su barrio… su Cristo y su Virgen… los cuales los mismos no pertenecen a ninguna cofradía y ni siquiera hay vistas a que la tengan. Pero se le llena la boca al hablar de ellos, por que él es muy muy devoto y ellos son las imágenes que ve prácticamente todos los días cuando se acerca a la iglesia del barrio. Son su gran instrumento para sentir a Jesús y María, y también de muchos o pocos, no se la verdad, de los vecinos del arrabal. El se conforma con quererlos y verlos hasta que un día se encuentre con Él de verdad.
Pero el también es muy cofrade, le encanta la Semana Santa y en su condición de cristiano practicante, cree en las cofradías, aunque a veces los cófrades solo seamos un “folclóricos” o unos “farys”, como llaman a mis amigos de Oviedo en su ciudad. Y le gusta soñar despierto con que sus queridos titulares fuese los de una cofradía del barrio y que el barrio la quisiese y que el mismo no tuviese que desperdigarse por el resto de cofradías de la ciudad de mi amigo. En uno de sus trabajos o destinos de mi amigo, hace ya unos pocos años le tocó “ganarse el pan” en una ciudad donde las cofradías son como el familiar suplementario de la vida de cada ciudadano… Sevilla. Y sus compañeros de trabajo lo acercaron a un mundo que el consideraba… no se como decirlo, falso o insincero o eso es lo que yo capto.

Pero allí se dio cuenta, que de esta forma era un mundo mágico, maravilloso y donde Dios sin duda habitaba en medio de todo. Allí casi arrodillado como una magdalena en el calvario se emocionó sintiendo como Sevilla hace sus cofradías. Y conoció a sus cofradías desde dentro y se hizo cofrade y hasta capillita pero sobre todo una de las cosas por la que destacó, y lo digo por que en su oficio hay pocos que les tira ese mundo, se hizo costalero.
Sacó tres pasos en su etapa sevillana mientras trabajo allí pero el otro día me recordó al de la especial Virgen de las Aguas de la hermandad del Museo. Ella, la del tocado monjil, quiso que fuese su “recortaito” costalero, y bajo Ella se igualó como un fuerte costalero y por dentro como un verdadero hijo de Dios. En su primer año lloraba bajo el paso, porque aquello parece que se le vino encima y cuando se “engoriló” y se echó al lomo a la Virgen de las Aguas el cielo parece que dijo: “toma agua Virgen de las Aguas” cuando el palio de malla se acercó al dintel de la puerta, como entre risas me contaba… tuvo que ser al año siguiente…
Y entre sueños, vio a su barrio en su iglesia y no pudo evitar decir “ojala viera a mi hermosa Virgen repartiendo Amor bajo un palio de malla como mi Virgen de las Aguas, por que Ella para mi también es muy especial”. Y sintió el eco de la iglesia en silencio el suave vaivén de un palio, el movimiento metálico del roce de las bambalinas con los varales. Y una candelería rebosante de cera encendida anaranjando el rostro de Maria mientras el racheo de los costaleros guiaban la Catedral andante de su Reina hasta la hipotética puerta, por que ni eso tiene la parroquia, una puerta por donde sacar un palio, como los que a él le gusta, sevillanos. Soñó despierto y me impregnó de ese sueño que se extendería a la calle con nombre de fecha histórica y por qué no decirlo, sonase como cada Lunes Santo los acordes de la marcha “Aguas” que le dedicara en el año 1953 el maestro Santiago Ramos a la bellísima y compungida dolorosa, de mirada alzada al cielo de todos los Lunes Santo en Sevilla.

lunes, 27 de febrero de 2012

PEQUEÑITA E INMENSA SALUD DE SEVILLA...

Hoy es el día del gran vía crucis y no es que sea más importante que cualquier otro. Pero el vía crucis del Consejo de Cofradías de Sevilla se le puede considerar el mas “mediático”. Un ejercicio creado hace ya unas cuantas décadas por el máximo órgano oficial de las hermandades de Sevilla para aunar mas la confraternización entre los cofrades sevillanos que sin duda le da un matiz de hermandad a todas las corporaciones de Sevilla, para en todo caso borrar el extraño sentimiento de rivalidad que a veces se suele crear en el mundo de la cofradías, las de todo el mundo.
Otra gran idea que siguieron tantas ciudades y pueblos, siendo estas primeras fechas de la cuaresma noticia por estas circunstancias desde el Miércoles de Ceniza. Por eso hoy se podría decir que es el grande, por que fue modelo y este año lo preside una imagen muy especial. Sin duda Él es especial en la Semana Santa sevillana por varias razones, una de ellas es su concepción, una imagen de las llamadas de tamaño académico o mas pequeñas de cualquier proporción natural y sobre todo al ser de las pocas imágenes sevillanas que procesionan con sus ropajes tallados en el mismo bloque, es decir que no esta preparada para ser revestida con prendas de tejidos naturales.
El “nazarenito” de la Salud ya espera impaciente en la coqueta y bellísima iglesia de San Nicolás su salida en busca de la Santa Iglesia Catedral. La imagen que en tiempos remotos fuese la titular de otra hermandad, grande según nos cuentan las crónicas en su tiempo, la hermandad de la Antigua, Siete Dolores y Compasión de Nuestra Señora, siendo conocido con la advocación mas extendida y la vez simple de esta iconografía pasionista, Ntro. Padre Jesús Nazareno. De autoría antigua y anónima, primeramente se le atribuía a las manos o al taller del genial Pedro Roldan, siendo hoy en día mas patente la atribución al no menos inmortal villacarrillense Francisco de Ocampo y Felguera. El Señor de la Salud fue advocado de esta forma por que vino a sustituir el hueco material y sentimental que dejó el otro Nazareno de la Salud de la ciudad, el de los Gitanos en la iglesia de San Nicolás, cuando la corporación calé se marchó a su mítica sede de San Román.

El nazarenito se convertiría en los años veinte de la pasada centuria en el titular cristífero de la nueva corporación naciente en la collación de San Nicolás, en esa asombrosa y bellísima iglesia, seguramente muy desconocida y a la que los invito a conocer para sumergirse en el puro y antiguo sabor de las iglesias de antaño. Hermandad hoy en día muy publicitada por uno de sus más ilustres o famosos hermanos, sobre todo por su amor a su Madre Bendita de la Candelaria, el periodista Carlos Herrera.

Bombillas en los antiguos candelabros.
Mi primera vez, mi primer contacto con la misma fue en aquel año 1994, muy triste para el que les habla mientras en el exilio forzado de la casa de mi tía me empapaba de aquellas cintas azules del Correo de Andalucía visualizándose las salida de esta corporación. Me podría parecer otra cofradía mas de las de Sevilla, pero es que en Sevilla una cofradía mas es mucho… muchísimo. Y ya entonces me llamó la atención el Señor de la Salud al que sus ropajes no se le movían al compas agónico de las cornetas y tambores, seguramente de la banda del Sol mientras su cuadrilla lo sacaba a Sevilla y lo mecía sobre su para mi genial paso. Genial en trabajo de talla y genial en sus proporciones que hace que a través de un video o una fotografía no puedas percibir el tamaño del Señor. Una de las genialidades de unos de los grandísimos tallistas que salieron del taller de Jiménez Espinosa, Antonio Vega Sánchez (1928-2008) evidenciando su pericia con las hojarasca y las volutas y una de las grandes muestras de paso rocalla estrenándose los primeros trabajos en la Semana Santa de 1963. Hoy en día, los candelabros originales fueron sustituidos por unos nuevos realizados por Antonio Ibáñez y Joaquín Pineda en 1998, siendo los puntos luminarios de este Cristo una de las características mas curiosas de la historia de la Semana Santa sevillana, cuando incomprensiblemente salió muchos años iluminado por luz artificial en lugar de la llama de la cera como lo hacen hoy en día todos los pasos de Sevilla.

Un paso que en nuestros días camina con una seriedad admirable, al compas de la Tres Caídas de Triana, con la curiosidad de que no levantan al cielo como antaño si no a pulso como algunas corporaciones de negro. Sirva este bosquejo para honrar al Señor de la Salud de los hermanos candelarios de Sevilla, el cual siempre me retrotraía y aun lo sigue haciendo a un Cristo especial en mi pueblo, como no, Al Nazareno de Bailén, al que llamaos “El Viejo” con el que comparten la peculiaridad de ser llevar sus ropajes de talla aunque el bailenense este realizado en pasta madera en los talleres de imaginería en serie de los tallares catalanes y el sevillano sea una antiquísima talla de madera.

sábado, 25 de febrero de 2012

EL PADRE DEL SOBERANO...

Antes de nada, antes de adentrarme en una nueva entrada tengo que darle el más profundo de los agradecimientos al linarense e investigador Andrés Padilla Cerón por la aportación y documentación que gustosamente me ha ofrecido para realizar esta entrada. En una nueva Cuaresma que emprendemos y como en las ultimas que han vivido este blog, nuevamente o eso espero dedicaré algunas entradas a todo lo concerniente con mi Hermandad del Prendimiento y mas en concreto, en la figura poderosa de Nuestro Señor del Prendimiento, Rey Soberano de todos los que nos perdemos en su infinita mirada gitana…
Y su mirada será algunos de los aspectos que se verán reflejados en esta entrada, que la escribo desde el máximo respeto a la historia y a los profesionales que se dedican a estudiarla. Y uno de ellos es el amigo de esta casa Andrés Padilla –amigo tiene un apellido muy bailenense, como fue D. Felipe de Neve y Padilla, gobernador de “Las Californias” y fundador en el siglo XVIII de la actual ciudad estadounidense de Los Ángeles- el cual además tiene publicados algunos trabajos dedicados a las historia de las hermandades de su tierra como el libro “Linares Nazareno”.

La entrada que realicé hace unos días sobre la hermandad de la Oración en el Huerto de Linares hizo que Andrés entrara en contacto conmigo atraído por las fotos antiguas, sobre todo las de Linares, que he venido publicando en este medio durante estos mas de dos años de vida de Simplemente Capillita.
Al comprobar sus conocimientos sobre la historia de las cofradías linarenses, tuve la curiosidad por pedirle o preguntarle sobre aspectos de la historia de mi hermandad. Y vaya si me los dio… aportándome la que seguramente sea una de las pruebas más refutables sobre un aspecto desconocido en mi hermandad y que a mí siempre me ha despertado gran interés, y no es otro que el nombre de los artistas que realizasen las imágenes de nuestros sagrados titulares.

Ortega Y Sagrista.
Y ciertamente es que me resultaba extraño el origen de las mismas, de una cofradía fundada en los años veinte de la pasada centuria, casi rozando los fatídicos años treinta en la historia de nuestra nación, y no se conocieran aspectos como estos, aunque algunos autores lanzasen nombres en diferentes publicaciones pero sin constatar la fuente documental de donde provenían esos datos, obviamente de la hermandad no porque la misma no los tiene. Uno de ellos fue el articulo que realizó el desaparecido jiennense Rafael Ortega Sagrista (Jaén 1918-1988) sobre la historia de la Semana Santa de Linares “Venerable Antigüedad de las Cofradías Pasionistas de Linares” para una conferencia impartida en la ciudad linarense y que a su vez fue publicado en el Boletín de Estudios Giennenses, en su nº 92  del año del Señor de 1977. En el mismo apuntaba el nombre del valenciano Juan B. Palacios como el autor del primitivo paso de misterio de la Sentencia, estrenado en la Semana Santa de 1928. De la dolorosa y la Magdalena no indicaba nada en el referido estudio. Apuntaba el investigador “jaenero” como fuentes documentales, los archivos de los fondos documentales el Archivo Diocesano de Jaén, a los que este ínfimo servidor se acercó para encontrar la posibilidad de fotografiar ese documento que esclareciera el dato de Ortega y Sagrista y dárselo a conocer a la actual hermandad. Aunque la búsqueda fue en balde, solo pude encontrar los Estatutos fundacionales de la Hermandad de la Sentencia, donde obviamente Sagrista tomo casi todos los datos que reflejó en su articulo-conferencia a excepción del dato de la autoría del misterio y por ende de la actual mascarilla del Soberano, porque hay que recordar que tanto el cuerpo y la actual cabellera tallada es resultado de la restauración ejecutada en 1986 por el sevillano Antonio Garduño Navas, que siguió respetando el semblante del Señor que se viene venerando desde la fundación en la iglesia de Santa María y que gracias a Dios fueron salvados de la quema iconoclasta de 1936 por el primer capellán de la hermandad, D. Antonio Lara Pardo que los escondió, los tres bustos, en el hueco de una escalera y que después tapió.

Así que seguíamos en las mismas, nombres pero sin documentar y sobre todo porque aquellos datos están escritos varias décadas después del posible año en que se ejecutaron, y muchas veces ha ocurrido que se han escrito por la trasmisión oral, que en muchos casos suele o ha estado equivocada.

Pero aquí entra en juego el documento o los documentos que me envió Andrés Padilla Cerón y creo que no es una dato cualquiera. En la fotografía podemos encontrar un ejemplar de la revista “Don Lope de Sosa” que si no me equivoco se encuentra guardada en el Archivo Diocesano. Esta revista fundada en 1913 por el ubetense Don Alfredo Cazabán Laguna (Úbeda 1870- Jaén 1931), escritor y periodista el cual se le considera como el “gran cronista oficial” de la historia del Santo Reino. La revista versaba sobre la historia, costumbres, el arte y las tradiciones de la provincia de Jaén hasta que dejó de publicarse en 1930, un poco antes de su muerte con un total de 216 números publicados constituyendo una base imprescindible para conocer el panorama de la provincia de Jaén en el primer tercio del siglo XX. En este enlace se puede leer todos los números publicados y en este el articulo.

Alfredo Cazabán
Pero nos detendremos en el número 189 correspondiente a septiembre de 1928, en su página 285 donde el mismo director de la revista realiza un curioso articulo dedicado al por entonces nuevo paso de la Semana Santa linarense, el de la Sentencia. El mismo, de corta extensión viene a mostrar su opinión sobre el arte que ya se comenzaba a gestar en las corrientes artísticas de la época, sobre todo en el religioso y procesional siendo su parecer desfavorable. Cabe recordar que en aquellos tiempos el foco artístico del que se nutrió esta provincia fue el levantino, que en muchos casos no alcanzaban la calidad y unción que los míticos maestros de periodos pasados legaron a nuestro país. Pero en este artículo elogia la obra, siendo curiosamente y tal como indica su autor el valenciano Juan B. Palacios. De esta forma, Cazabán nombra al autor de la obra, y de la misma manera lo hizo casi cincuenta años después Ortega y Sagrista en su referido articulo, lo que me hace suponer que esta fue la fuente de Sagrista para su investigación. He encontrado por la red unas referencias a un escultor valenciano nacido en Valencia a finales del siglo XIX llamado Juan Bautista Palacios Chirivella autor de varias esculturas decorativas de la Universidad de Valencia y profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Melilla, y a quien ya en la publicación oficial de fiestas de Semana Santa de 1928 de la ciudad del Turia, en la revista Semana Gráfica núm. 91 del 7 de abril de 1928 y en el Diario de Valencia del 1 de abril de 1928, pág. 10 se le señala como tal.

Además en el artículo de Alfredo Cazabán muestra dos buenísimas instantáneas de los bustos de Poncio Pilatos y el centurión romano que en la delantera del paso mostraba al pueblo a Jesús mientras el Prefecto se lavaba las manos. Un conjunto que gracias a Dios conocemos perfectamente gracias a la más que conocida fotografía del conjunto en la antigua capilla de la actual parroquia de San José de Linares. Ciertamente y aventurándome muy atrevidamente al análisis estilístico de las obras, suelo encontrar cierta impronta con la actual imagen del Soberano -mas si observamos fotografías anteriores a la remodelación de Garduño-, como puede ser los labios del centurión, las cejas, las cuencas de los ojos y sobre todo ese tipo de ojos y esa inconfundible mirada, que cautivó en su día a Garduño y siguió respetando en la obra. Todo esto viene a relación de la posible hipótesis de que el Señor fuese una obra anterior al conjunto escultórico de evidentes grafismos levantinos porque cabe recordar que cuando se restauró a la imagen de la Virgen del Rosario, se apuntó la hipótesis de que fuese obra de Juan de Astorga. Una idea para muchos expertos descabellada y que de ser cierta supondría que por lo menos la imagen de nuestra querida dolorosa fuese una obra existente y anterior a la fundación de la cofradía de la Sentencia, germen de nuestra actual hermandad del Prendimiento, caso poco probable.

Aunque con la Virgen, Andrés Padilla también me aporta nuevos datos extraídos de una revista llamada Guión del año 1962 aunque estos si que hay que tomarlos con mucha cautela y personalmente pienso que están equivocados en algunos aspectos. Es un articulo-noticia de la actividad de la hermandad del Prendimiento en 1962, elaborado gracias a la dedicación de su entonces secretario D. Sebastian Molina López donde destaca la toma de posesión como hermano mayor de D. Romualdo Moreno Salido, el proyecto de recomponer el primitivo misterio de la Sentencia que como todos sabemos no se llevó a cabo y algunos aspectos históricos artísticos de los titulares donde se muestra uno de los errores históricos, según mi humildísimo parecer. En el mismo ya se hace alarde de la perdida de memoria histórica de los cofrades en la década de los años sesenta de la pasada centuria sobre los datos de la fundación de la hermandad, teniendo que recurrir al boca a boca de los mas mayores para completar esos datos, con la consabida “lotería” que supone investigar algo jugando con la memoria, mas si es de personas mayores. Así indican que las imágenes se realizaron en los años de la fundación, es decir se descarta por ejemplo a Juan de Astorga –murió en 1849- pero se apunta como autor a un valenciano, pero en este caso Juan Estellés de todas las imágenes. Es decir el dato aportado en la revista “Don Lope de Sosa” en el mismo año de 1928 donde se apunta como autor del misterio a Juan B. Palacios no es refrendado por la memoria de los hermanos, he aquí un error de este articulo según mi parecer. Pero de la dolorosa no apuntó nada Alfredo Cazabán y si es posible que la memoria de los hermanos más antiguos alcanzaran a recordar tan solo el nombre del artista que pudo realizar la imagen de la Virgen y la Magdalena (actual Virgen de Gracia) pero no la del Señor y el misterio. Curiosamente aporta el nombre del cordobés Juan Martínez Cerrillo como el autor de las restauraciones de las imágenes, trabajo que en realidad tan solo realizó con la imagen de la Magdalena para convertirla en la actual Virgen de Gracia mientras la reconstrucción del Señor de la Sentencia (como Prendimiento) y la Virgen del Rosario la realizó como he apuntado en varias ocasiones el jiennense Miguel Jiménez Martos.

Así que esta revista no puede refrendar con exactitud los datos que aportan, aunque puede que exista aun la posibilidad de demostrar que la dolorosa es obra de Estelles, un autor que al parecer también realizó por aquellos años el igualmente destruido, primitivo misterio de la hermandad del Descendimiento. Según me comentó el imaginero linarense José Ángel Palacios, pudo ver con sus propios ojos un legajo o documento en la Real Chancillería de Granada de un pleito interpuesto por Juan Estellés a la hermandad de la Sentencia de Linares por el incumplimiento del pago por su trabajo con la dolorosa y la Magdalena en aquellos años. Un documento que tristemente no fotografió pero que seguramente se encuentre aun en los archivos granadinos esperando que alguien lo muestre al mundo… mientras tanto Ntra. Sra. del Rosario debe seguir considerándose de autor anónimo.
No así el Señor o más bien su divino semblante, por lo menos esa es mi poco cualificada opinión en estos temas, de los que tan solo soy un simple aficionado. Pero creo que este articulo por la fecha de su publicación, por las mas que fiable pluma de su escritor se puede considerar mas que sobradamente cierto y verídico. Invito a los especialistas e historiadores a que den su más cualificada opinión, incluso los tenemos hermanos y todo. No sé que importancia se le da en el campo de la investigación a los datos aportados en revistas o periódicos, pero como ejemplo tenemos las recientes documentaciones de obras decimonónicas de la Semana Santa de Sevilla gracias a la búsqueda en las hemerotecas de la prensa de aquella época, sobre todo de obras de orfebrería, la talla de los pasos y los bordados como puede ser el actual manto de la Estrella de Triana, adjudicado durante décadas a la mano de las hermanas Antúnez y descubierta su autoría por el abogado sevillano Rafael Jiménez Sampedro al taller de Consolación Sánchez mediante la búsqueda, como he dicho en periódicos de la época, en este caso el Diario “El Porvenir” del día 28 de marzo de 1874. Nombrar a Jiménez Sampedro es nombrar unas de las plumas más respetadas en la actualidad dentro del campo de la investigación cofradiera, de hecho es el director de la afamada revista “El Boletín de las Cofradías de Sevilla”.

Gracias al aporte de D. Andrés Padilla Cerón, casi podemos afirmar que fue Juan Bautista Palacios Chirivella el autor del primitivo conjunto escultórico de la hermandad del Prendimiento, que tanto sorprendió a la sociedad local y provinciana de la época de los años veinte del siglo XX y que hoy sigue conservando, esta talla de escuela valenciana aunque remodelada a los cánones neobarrocos sevillanos, una perfecta conjunción que sigue enamorando a tantos y a tantos que se posan a los pies del Dios del Izquierdo por delante por antonomasia en la ciudad de Linares.
…y perdón por la parrafada.


jueves, 23 de febrero de 2012

Y ASI FUE... NOS FUIMOS !A LA GLORIA!

Que manera de comenzar la cuaresma… con estas palabras me despedía en la noche de ayer bajo las naves sagradas de la parroquia de San José Obrero de Bailén de su cura párroco don José Antonio Balboa tras una intensa, bella y memorable jornada. Ayer se cumplió uno de los sueños de don Antonio desde que tomara las riendas de esta parroquia bailenense y sin saberlo el sueño de muchos… o unos pocos, quien sabe…
La verdad es que no se ni como describir el día de ayer, Miércoles de Ceniza y comienzo de la Cuaresma. Mis palabras podrían ser comunes y mas que archirepetidas, mas si las mismas versaran sobre otros lugares y circunstancias que gracias a Dios están mas que vividas. Pero lo de ayer yo nunca lo he vivido, es decir nunca en mi pueblo… ayer doce años después volví a sentir a Dios sobre mis hombros mientras mis pies pisaban suelo bailenense, el que me vio nacer, como entre ese amasijo de barro tal como diría don Antonio y en el que un día tuve que decir ¡basta!
Cierto, no voy a engañar a nadie, hace mas de una década mi corazón me pedía a gritos otra cosa y en nuestros días un solo soldado no gana ninguna batalla como en las leyendas mitológicas… y era yo contra el mundo. Incomprendido aunque yo si los comprenda pues fui criticado o mas bien me gustaría decirlo señalado desfavorablemente… las cofradías se nutren de populismo y el populismo hace de sus cosas como le dije el otro día al joven y bueno de Antonio Cobo… como equipos de futbol. Y decir que no te identificas con tu Semana Santa y si con la del pueblo de al lado o las mega conocidas y populares, para el cofrade raso y de Semana Santa humilde eso es casi mas que un insulto.
Pero dije que volvería, cuando fuera oportuno y según las circunstancias y que no me importaría donde, porque en el “partido de la Semana Santa” soy de los que van con el que disfruta jugando y mas limpio es su juego... en las cofradías paso de los ultras y hooligans al caso. Y un día escuché que don Antonio tomaba las riendas de San José Obrero, y un atisbo de esperanza surgió en mi interior, pensé: “podrá hacer algo…”. Roma no se hizo en dos días y así fue, poco a poco por que este cura sabe lo que se hace por que perdóneme si algunos les molesta esto, pero su “seminario cofradiero” lo tuvo el Sevilla, y eso es punto y aparte.


Y ya estarán más que hartos de que les hable de su labor a la que por supuesto, sin la ayuda de toda su gente, es decir sus feligreses evidentemente tantas ideas no se podrían llevar a cabo. Y es que don Antonio con humildad, por lo menos es lo que a mí siempre me transmite, no en sus misas o conversaciones, si no a la hora de promover cualquier cosa se ha ganado a los corazones de este barrio y mucho más, no solo la estética trae el éxito, que quede claro.
Y el, un día se le ocurrió que el Miércoles de Ceniza no podría ser un día en el que se quema la sardina y se acaba el carnaval –aunque hoy día dure hasta el fin de semana-, que no se limitara a la tradicional misa y la impartición en la ceniza que da nombre a la jornada en que el cielo se vuelve morado y el incienso nos remite a lo que toca en el calendario… aunque algunos, cada día mas, el calendario se expande a 365 días de espera. Ayer dijo una verdad tan grande, por lo menos en España, que nuevamente fue evidente: “si las cofradías no existieran habría que inventarlas…” tal como un día me narró, que en Sevilla se organizaron unas misiones, con el traslado de imágenes a barrios sin cofradías y en proceso de evangelización , porque antes y sin ellas no acudía nadie y fue la misma iglesia la que pidió ayuda a las cofradías y aquello se convirtió en un total éxito, un logro del que en otra ocasión podría hablarles. Y eso hizo el, pidió ayuda a las cofradías para organizar un vía crucis público para abrir la cuaresma. La Santa Vera cruz colaboró gustosamente con el crucificado de la Expiración, la hermandad del Nazareno cediéndole enseres o material humano y ayer nuevamente una cofradía, la de San Juan Evangelista quiso colaborar para la celebración de un nuevo vía crucis, el cual fue recibido por el buen tiempo… si la cuaresma no ha entrado remojada…

Y el día fue histórico, iglesia a reventar… mucho tienen que ver sus palabras, que me constan llegan al pueblo, unas homilías de esperanza y no tan censuradoras como a veces ven a bien otros tantos sacerdotes… no olvidemos que son humanos. Y sobre las pequeñas andas que les realizase el carpintero local Juan Rusillo –autor del trono de la hermandad- a la cofradía de San Juan se posaba la sagrada, ya muy venerada y portentosa imagen de… con permiso me gustaría llamarlo Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Misericordia, Él es sin duda Santísimo y el Cristo Salvador, pero es que llamarlo “Nuestro Padre” resulta mas cercano y como no… mas cofrade.
Esta imagen según mi apreciación, la misma alimentada del estudio y la escucha a profesionales y expertos -y el que no lo quiera ver así que se compre un libro-, ha sido el punto inflexible en la imaginería local. Y no es que sea mejor ni peor que otra, pero si conlleva unas características que bajo mi forma de ver esto no se visualizaban en otras imágenes de Bailén. Un tipo de imagen así es lo que siempre he deseado para la Semana Santa, o mas bien me conformo para Bailén y por esta razón no podía pasar por alto el sentirme uno mas de sus pies en tan relevante día para la historia de la religiosidad popular de mi pueblo. Y me integré entre los gentiles anderos de San Juan y se dirá que fue la cofradía de San Juan quien lo sacó… “al Cesar lo que es del Cesar” pero con todos mis respetos, anoche todos los que nos convertimos en sus pies, fuimos los primeros anderos del Señor de la Humildad y Misericordia. En la escuela que yo vivo y siento ahora, el mundo de abajo suele tener una norma sagrada y es que quieras o no quieras a la imagen que va arriba y a la gente que lo rodea, hay que tener claro que arriba va el mismo Dios, bueno una imagen representativa de Él pero como si fuera el inmaterial y que la misión de un costalero, andero, horquillero, etc... Es la de darlo todo por Él y por esa gente que confían en ti para regalarle el día mas grande para ellos, que nada se hace reservándose y por quedar bien porque obviamente todo se hace para mayor gloria de Dios y de su Madre Bendita. Y ayer pude palpar eso, como todos llevaron con entrega al Señor y que conseguimos dibujar estampas para el recuerdo y tan solo ver la cara de don Antonio durante todo el itinerario y tras la finalización, me hacia ver que todo estaba saliendo de lujo.



El Señor estrenaba nueva túnica de terciopelo morado –y los cordones de oro-, y le quedaba magnifica. Ese tipo de túnicas que tanto vengo demandando y como vemos no pasa nada, no es nada de otro orbe ni pierde su ser una imagen con ella. Se vio la evolución conseguida, por que las imágenes como las personas hay que pillarle su punto y ayer se pudo comprobar que la imagen parecía otra desde la bendición. Magníficamente vestido por el vestidor y florista de la hermandad, perdón de la parroquia Felipe López Pino el cual realizó un magnifico exorno floral en tonos morados, como color de la penitencia, en las andas con diversos tipos de flor donde sobresalían los lirios morados y algunas rosas salteadas que circundaban los dos cuerpos de las andas y dos jarras colocadas en ambos costeros de las andas. Por poner una peguita a mejorar, es que la flor le tapaba un poco los pies y tal como veo en las fotografías o yo mismo visualicé en un escaparate del recorrido, no se consiguió ese efecto en el que parece que el Señor va caminando.
Sobre las ocho de la tarde comenzó el vía crucis tras la santa misa, echando los cuerpos a tierra para sacar al Señor a la calle por la pequeña puerta para escuchar por primera vez los evocadores y melancólicos sones de la música de capilla. Una música que le dio un matiz especial, que les voy a contar a muchos de ustedes, pero es que en Bailén fue la primera vez que un vía crucis llevaba esta ancestral música. Personalmente aunque yo no tenga que ver nada con la organización del vía crucis, darle las gracias a los tres chavales que se ofrecieron a actuar en el mismo, tres jóvenes músicos de la Unión Musical Bailenense que cubrieron la baja de ultima hora del trio de capilla del Cristo del Buen Morir. Sin ellos lógicamente se podría haber celebrado el mismo pero con ellos aquello ganó mucho mas, y no precisamente para darle mayor suntuosidad si no mas sobriedad para vivir los bellos momentos de piedad que se fueron desarrollando durante todo el recorrido.
Desde mi puesto en las andas, pude sorprenderme de la gran multitud que se dibujaba delante de las mismas pero es que según mis padres la multitud que caminaba tras Él era impresionante. Las nubes de incienso se elevaban a la oscura noche mientras el Señor caminaba por el morado silencio y respeto que en todo momento tuvo el pueblo de Bailén. Cuatro cirios los escoltaban sobre cuatro candeleros de la Virgen de la Amargura y… no puedo evitarlo, que alegría que la batería del foco se gastara en apenas media hora… señores ¿se veía el Señor o no se veía sin foco? El matiz que le daba al rostro del Señor la iluminación callejera, a veces entre algunas penumbras fue por momentos memorable y como así lo veo yo, no había un foquito estropeando la estampa, con todos los máximos respetos para el que no lo vea y ni quiera verlo así. El paso y la parada en la estación de la calle Agüera fue inenarrable, una calle por otra parte que siempre he encontrado con mucho sabor para el paso de cofradías, evidentemente por su estrechuras e iluminación.
El Señor siguió su camino por la calle Real, epicentro bailenense para cualquier celebración y por este motivo, con la celebración del Carnaval, las “austera” iluminación festiva instalada para ocasión por el ayuntamiento hizo que tuviésemos que ir sorteándolas una a una hasta la llegada a la plaza del General Castaños, nuestro “Paseo” de siempre. El pueblo y participantes comenzó a disminuir pero ni por asomo se quedó solo en ningún momento mientras se recortaba entre los arboles que antaño daban nombre a la plaza… los naranjos aunque estos cuando florece la gloria desprenden poco olor bendito de azahar.

Estoy seguro que el vía crucis impactó, que el Divino Cautivo de San José sorprendió con su poderosa planta encaminándose nuevamente a su barrio por la cofradiera cuesta de la Silera completando las ultimas estaciones. Unas estaciones por cierto fueron presididas por unas pinturas estampadas en lona y adquiridas por la parroquia para la ocasión cuando en torno a las 22:00h el Señor volvió a su casa en el mismo ambiente intimista y sobrecogedor con el que dio comienzo la cuaresma en Bailén y mi cuaresma en particular. Fue un honor el haber participado, ya me siento como un cofrade de esa hermandad que don Antonio se atrevió a soñar momentos antes de la salida… “ojalá en un futuro saliese como el Cristo de la cofradía de Jesús de la Humidad y Misericordia, por supuesto -como recalcó - de San José Obrero y de Nuestra Madre y Señora del Amor Hermoso”, que tal como indica su nombre ya se encuentra hermosísima revestida de hebrea como mandan los cánones del “seminario cofradiero” de don Antonio para los días de cuaresma.
Anoche creo que encontré mi... bueno aun no se ni como definirlo, y me acosté feliz y aun siento esas sensaciones. Un día se habló de mí achacándome que me fui y curiosamente cuando busco bailenenses para la causa solo tuve el SI de uno que nunca antes había sacado una imagen en Bailén. Y es que mi amigo Félix es bailenense desde que nació, pero sus padres son de Linares y para las tradiciones religiosas y populares era la antigua ciudad minera la que le inculcaron. Hay cofradías y procesiones de Bailén que aun no ha visto en 29 años por que su cirio o su costal eran para los Cristos y las Vírgenes de pueblo de sus padres. Pero como el también se siente bailenense aunque de mis mismas ideas quiso participar, tal como yo por gusto y portar al Señor que por primera vez hizo de las calles su templo y pudo derramar su Humildad y Misericordia para todos aquellos que buscaron su mirada. Me alegró mucho que disfrutaras de la ocasión…
Así que enhorabuena a la parroquia, a todos los que tuvisteis el gusto de participar, creo que ayer fue un día histórico y mi apoyo tanto escrito o material para vuestros proyectos, seguramente el año que viene se podrá mejorar un poco mas o por lo menos no tengáis miedo a que vuestra pasión por engrandecer a Dios, otros se lo tomen a mal… ya saben donde esta el seminario de don Antonio y aquí en Bailén a abierto un centro de enseñanza particular.
Fotos: Sebastián Lijarcio.


 

martes, 21 de febrero de 2012

¡ A LA GLORIA CAPILLITAS!

Y por fin da comienzo la ansiada cuaresma, la verdadera y más pura cuenta atrás aunque para los capillitas comenzó cuando se recogió el último paso de la pasada Semana Santa. Ahora llega el tiempo de la preparación, la espiritual y mucho mas… Por eso, hoy Miércoles de Ceniza les dejo con este bello video que encontré hace poco en la red. Uno de los tantos magníficos trabajos que cuelgan en youtube en estos últimos tiempos tantos y tantos cofrades para homenajear la gran semana. Y en ella os invito ¡a la gloria capillitas!… parafraseando al maestro Carlos Herrera en su mítico Pregón de la Semana Santa Sevillana del año del Señor de 2001. Por eso aparecen imágenes de la Pasión según la capital Hispalense y las ya gloriosas estrofas del periodista, que de vez en cuando nos pone donde debemos, al frente y con hueco en la sociedad por las ondas radiofónicas. Sus bellas palabras en las que invitaba al pueblo sevillano a sumergirse en la gloria bendita que supone la Semana Santa Hispalense.
Pero yo los invito a mucho mas, ¡a la gloria capillitas! pero no solo la de Sevilla, si no la que cada uno siente y quiere, aunque no sea la que lo vio crecer... Y a vivir la Gracia divina de una cuaresma que ya comienza a inundarse de cultos y penitencia… ¡a la gloria capillitas! de los montajes en hermandad y del rezo intimo, y llenar las iglesias orgullos por vuestros titulares como llenareis las calles de cera y pasión. Y las casas de hermandad se llenaran de un ir y venir, de los preparativos y hasta sacar una papeleta de sitio será irse a la misma gloria. ¡A la gloria capillitas!, que Dios nos dará un anticipo cuando su paso sea pequeñas parihuelas y nos invite a la gloria que supone rezar junto al Él en el rezo del vía crucis que es cada día nuestras vidas. ¡A la gloria infinita! del culmen de meses de ensayo bajo el frio o el calor para darle sonido al caminar de Dios y de María… nunca se saborean tanto los ensayos que los de esta época.! A la gloria! hecha costal capillitas, o varal o incluso del que empuja unas ruedas, al disfrute de los ensayos donde un amasijo de madera o hierro se convertirá en el trono real donde pasee nuestro Padre y nuestra Madre y soñemos en la soledad de la noche con el bullicio que se colará entre los respiraderos de la primavera. ¡A la gloria capillitas!, a todos, los que lo son de una semana, de una cuaresma o de todo un año y empiezan a desempolvar y sacar de los armarios esa bendita túnica que paseará por Andalucía y mas allá. ¡A la gloria! Para todos los que sentís la Semana Santa y estáis deseando darle un patá con todos los respetos a don carnal y hacerle hueco bien gordo a doña cuaresma, ¡vámonos a la gloria capillitas! hasta para los que no estáis de acuerdo conmigo, incluso los que se os tuerce el gesto cuando os cruzáis conmigo… no os equivoquéis, os comprendo mas de lo que os imagináis por que esto, aunque sea un celebración trágica con final feliz, para los que son como yo es la gloria bendita, una forma de ser y tomarse la vida… Él ya se ha puesto la túnica morada, sus rizos caen por su espalda y serpentean por los pliegues de la misma o entre la corona de espinas… ¡a la gloria capillitas! que María ya se viste de hebrea y el próximo cambio lo hará sobre su catedral, ya sea bajo palio o a los pies del calvario… vivamos el momento, contemos los cuarenta últimos días, y miremos al cielo cuando el pájaro morado se pose sobre la Luna del Nissán por que señores, simples y meros capillitas…. que ya huele a Pasión y Gloria… vayámonos pues ¡a la gloria!

PARA LOS AMANTES DE LA RADIOS COFRADIERAS.

El Miércoles de Ceniza nace Pasión de Aljarafe Radio

En la programación se pueden encontrar espacios dedicados a las sevillanas, la Romería del Rocío, y por su puesto la Semana Santa, de la que habrá un especial despliegue informativo durante la Cuaresma, con la emisión de pregones y actos cofrades.

Desde las 00:00 horas del miércoles 22 de febrero, Miércoles de Ceniza, la página web Pasión de Aljarafe, dedicada desde 2008 a las hermandades y cofradías de esta comarca sevillana, además de las fiestas populares, costumbres y tradiciones, pone en marcha su emisora de radio online, Pasión de Aljarafe Radio, que inicia sus emisiones con una programación de 24 horas en las que habrá espacios para todo tipo de contenidos.
Pasión de Aljarafe Radio se podrá sintonizar entrando en la página web ( http://www.pasiondealjarafe.es/ ), y estará llena de programas dedicados a las hermandades de penitencia, gloria y sacramentales del Aljarafe, además de espacios temáticos sobre sevillanas, copla y flamenco, así como especiales dedicados a los acontecimientos que se celebren en los pueblos que conforman esta comarca sevillana.

Durante esta Cuaresma, la programación estará basada en la actualidad sobre la Semana Santa en nuestros pueblos, con programas en directo, tertulias, entrevistas, y la emisión de actos cofrades y pregones.
Bajo la dirección de Francisco José Pavón, un equipo de colaboradores llevarán a través de la red toda la información desde el Aljarafe a todos los rincones del mundo, con el objetivo de difundir y divulgar la gran riqueza cultural, tradicional y patrimonial que tienen nuestros pueblos.

Algunos de los programas previstos, con emisiones en directo, son:
• 10:00 a 12:00 horas: “Pasión por Sevillanas” (Fco. José Pavón)
• 18:00 a 19:00 horas: “Aljarafe Cofrade”
• 18:00 a 19:00 horas Viernes: “¡Venga de frente!” (Fernando Rodríguez)
• 20:00 a 20:30 horas: “Pasión de Rocío”
• Sábado 12:00 a 14:00 horas: “Superandalucía” (Fco. José Pavón)

Francisco José Pavón
www.pasiondealjarafe.es
pasiondealjarafe@movistar.es

lunes, 20 de febrero de 2012

LO QUE FUE LA ORACION...

Estamos ya a las puertas de la penitencial y gloriosa cuaresma, la cuenta atrás más deseada por los amantes de la Semana Santa. Cuarenta días y cuarenta noches, tal como dijo Antonio Burgos donde Andalucía se sumergirá en un apabullante periodo donde las imágenes de Pasión ocuparan el protagonismo de la sociedad ya sea en sus cultos internos como los quinarios, triduos, besapiés o externos como pueden ser los vía crucis. El Miércoles de Ceniza, mientras el alarido de las viudas en el entierro de la sardina aun resuenen en las calles y la nueva globalización carnavalera de la chirigota siga su curso hasta en los días de cuaresma (con el Carnaval pasa como la Semana Santa, la esencia gaditana se está convirtiendo en el estilo andaluz), se celebrarán multitud de vía crucis para recibir al tiempo morado. Parroquias, cofradías y sobre todo los llamados vía crucis de las cofradías de “X”… vía crucis organizados por el consejo, agrupación, unión, federación, etc… de cada lugar, presidido por una imagen titular designada cada año para recibir la cuaresma en nombre de todos los cofrades de su tierra.
Un acto o idea que nuevamente naciera a las orillas de la ciudad de la Torre del Oro. Una nueva idea que fue seguida por multitud de poblaciones como puede ser el caso de Linares. Pero en la vieja ciudad minera, parece que caló poco la idea, porque a los pocos años de su creación allá por los últimos compases de la década de los noventa de la centuria pasada, la agrupación de cofradías tuvo que recurrir a la utilización de un impactante crucificado que curiosamente tienen como titular, aunque no sean una cofradía, el Santísimo Cristo de la Penitencia de Víctor de los Ríos… por cierto, esta imagen como enlace con la entrada anterior, nació con la idea de formar un misterio de la Sagrada Lanzada para una hipotética cofradía que nunca llegó a constituirse.
La verdad que no sabría explicarles el porqué de esta situación, en una Semana Santa que debería gozar de mas asentamiento de unas ideas que se comenzaron a implantar hace 32 años… esta visto que Roma no se hizo en dos días. Pero bueno por lo menos queda claro que hermandades si han apostado por ello, cuando es un acto más que estable en el colectivo cofradiero de la ciudad.
Al final la primigenia idea de cada año un titular cristífero diferente ha aparecido a cuenta gotas, sobre todo cuando las hermandades han querido celebrar alguna efeméride como es el caso de este año.
Si no recuerdo mal, este año será la primera vez que lo presida la venerada y popular imagen de Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto de su cofradía homónima… bueno en Linares siempre se ha nombrado y llamado a sus cofradías por el Cristo titular… la Virgen parece que llegó a las hermandades en los años ochenta cuando mi hermandad comenzó a revalorizar la figura de la Santísima Virgen Dolorosa y sus pasos se convirtieron, como diría el amigo David de los Ríos (no tiene que ver nada con el imaginero de Santoña)… en catedrales andantes.

Unos tiempos de renovación que lo cambiaron todo, aunque como he dicho aun se sigan asimilando conceptos. Y por este motivo les muestro estas dos fotografías, cuando la Semana Santa de Linares era mas humilde, bueno muy humilde. Las mismas pertenecen a la cofradía protagonista del vía crucis, en su discurrir por las famosas “Ocho Puertas” si no me falla la apreciación (o bajando Corredera de San Marcos), como si estuviesen saliendo en dirección a la calle de los Riscos de la actual carrera oficial… en aquellos años sesenta evidentemente no había tribuna, ni siquiera se sabia en que consistiría aquello.
Pasos humildes y cofradías muy humildes, no se si debido a la herencia cofradiera de esta tierra con los postulados castellanos manchegos como se podría considerar hoy, con su lógica evolución de la Semana Santa de Úbeda. En aquel entonces hasta la “Hermandad del Pueblo”, es decir el Nazareno era muy humilde. Pequeños pasos empujados por ruedas, de elaboración sencilla, de cualquier carpintería de la ciudad… la calidad del mismo por entonces seria lo más secundario para sus cofrades.
Hermandad centenaria fundada en los últimos coletazos del siglo XIX, que procesionaria lógicamente un misterio de la Agónica Oración del Jesús en el Huerto de los Olivos. No conozco fotografía alguna de cómo seria aquel paso de la cofradia que se fundó en el Santuario de la Virgen de Linarejos aunque nunca procesionó desde el templo de la patrona.
Dicen, he leído, me han contado que el granadino Eduardo Espinosa Cuadros se inspiraría en aquella imagen, destruida en la Guerra Civil para realizar el actual cristo, que no es lo mismo que el actual conjunto. Si Espinosa se inspiró en un antiguo modelo, no me extrañaría que fuese el que comercializó hasta la saciedad las casas de imaginería seriada de Olot como el que a procesionado en mi pueblo hasta hace pocos años. Ya en aquellos tiempos de la fundación comenzó la producción de estas fabricas y el enlace con estos “focos artísticos” en la provincia era patente… la sobriedad de los bolsillos ya era manifiesto en las intenciones de las cofradías.
Así contemplamos al Señor en el génesis de su concepción, frente a frente con el ángel Egudiel y el singular conjunto que crearía Espinosa Cuadros y que hoy en día sustituye un nuevo ángel, una obra de Dubé de Luque, reinterpretando por completo la idea original. Misterio complicado de ver para el pueblo en una procesión. Por delante la espalda del ángel y por detrás la del Señor, así que haber como lo ponías en el paso porque siempre ha sido un paso para verlos por los costeros...como la Bofetá de Sevilla… y como Montesión en el pasado. Quizá esta fue la gran esencia para remodelar el misterio…

Montesión.
Y tras Él como hoy día, Nuestra Señora de Gracia, aquella Magdalena que acompañó unos cuantos años a Nuestra Madre del Rosario en su etapa “Sentenciera”. En unos tiempos en que muchos no sabría siquiera la bendita Gracia de su nombre. Hoy en día esta hermandad es otra, con pasos que son el orgullo de sus hermanos y una de las grandes cartas de presentación de la Semana Santa de Linares… y todos estos cambios los trajo las “manidas sevillanias”… le dedico esta entrada a dos amigos, que aun sienten el calor que desprende el Señor de la Oración y el cual llevan en el corazón. Mi segundo capataz Antonio Acuña, descendiente de una estirpe de cofrades de la corporación del Lunes Santo y mi buen amigo Félix Gómez, al que acompañó muchos años con su cirio bajo el antifaz de la túnica, ya que Él fue el primero que le dio el don de ser cofrade y capillita, como no. Los dos “prendidos” hoy día del mismo Dios, en el mismo Huerto de Getsemaní bajo el mismo olivo, pero erguido y cautivo.

domingo, 19 de febrero de 2012

AQUELLA IGLESIA ME SONABA...

Fue un día extraño, ultimo del mes de octubre, preludio del día de Todos los Santos del año del Señor de 2004. Bien temprano, Vicente y un servidor arribamos anclas junto al rio, en esa estación de Armas en unos tiempos en los que ir a Sevilla tenia que ser en autobús, por que aun no tenia el carnet de conducir. No estoy muy seguro pero creo que era mi segunda vez, un nuevo frente a frente con un paso sevillano. En la calle Feria, y más en concreto, en la plaza de los Carros era un día grande e histórico. La Señorita del Rosario se coronaba canónicamente y mi buen amigo y yo quisimos ir a empaparnos de la maravillosa experiencia que se recrea cuando Dios o su Madre Bendita se echan a la calle.

Esta estampa fue el culmen de aquel dia.
Un día que amaneció reluciente y que se fue apagando poco a poco, como para posponer la procesión al día siguiente aunque si nos regaló un trocito de gloria antes de que le lloviera por el andén del ayuntamiento.
Pero ese día lo recuerdo por muchas mas cosas. Fue un día muy cofrade en el cual asistimos a un certamen de bandas en la Plaza del Pan, y como no, la visita de multitud de capillas. Por entonces poco sabíamos andar por allí, como he dicho creo que era la segunda vez que pisaba la ciudad en plan capillita, pero esta vez solos y sin cicerones mas cualificados. A veces me pregunto que habrá sido de aquel mapa que compró Vicente en la misma estación, el típico de turistas con las que recorrimos un sinfín de calles, guiándome por lo que hasta entonces sabia, sobre todo el nombre de las iglesias donde había hermandades. No destrozamos los pies, creo que es imposible ir a tanta capilla en unas pocas horas de la mañana y aun hoy cuando paso por la Cuesta del Bacalao me quedo mirando a un establecimiento, que por entonces era un restaurante y en el que hechos polvo comimos.
Tomamos un rumbo perdido, adentrándonos por laberínticas callejuelas, sin saber siquiera donde nos encontrábamos y donde estaba el norte o el sur. Al llegar a Santa Catalina –la única vez que he visto a los titulares de la hermandad de la Exaltación- nos adentramos por esas calles de tanto sabor, algunas iglesias ignorándolas por que a veces resulta increíble como pueden estar tan recónditas. Otras como la capilla de Montesión casi nos la encontramos de casualidad mientras Vicente continuaba su camino absorto en el preciado mapa, que supongo aun lo tendrá guardado. Y así tuve mi primer encuentro, inesperado con una plaza y un Cristo al que cosas de la vida años después tendría un enlace afectivo con Él. Ciertamente mi participación en el boletín de la Lanzada me ha hecho acordarme de aquel primer encuentro, en que me puse frente a frente en su capilla. Por esas callejas que abrazan la iglesia de San Martín, nos adentramos en su embrujadora plaza. ¿Cuál es esta Juampe? Me preguntó Vicente… “joe no caigo, pero me suena muchísimo” le contesté. Entramos a la misma, porque me daba en la nariz que aquella iglesia la había visto en algún sitio o video, y que obviamente tendría alguna cofradía. Así fue, aun recuerdo a Longinos sobre su caballo en una capillita mientras observábamos a los titulares de la hermandad de la Lanzada en otra. Quizá fue una de las hermandades que no se te pasaba por la cabeza ver y me fui con el recuerdo de su serena muerte crucificada, por que por ahí Vicente lo que iba buscando era al Señor de Sevilla.

Unos cuantos años después, puede pisar suelo hispalense en un Miércoles Santo, y busqué aquel rencuentro. Y casi necesito aquel ilustrativo mapa de mi amigo Vicente cuando nos costó nuevamente dar con su casa. Aquello hizo que no pudiéramos embriagarnos como mandan los cánones de los pasos de esta cofradía y nos apostamos en un rincón algo alejado por donde el barco neogótico florido entornaba los ojos de los que contemplaban su poderoso caminar y el bello y sereno rostro de su madre del Buen Fin. No fue la mejor experiencia, a veces o por lo menos a mi me pasa, no puedes ver a todas las hermandades en momentos y ángulos de plena belleza. Pero el año siguiente quiso Dios que volviésemos al mejor miércoles del año y esta vez si iba preparado, y con antelación nos apostamos en la sombrita, frente a las puertas de su casa y revivir un encuentro que nos quedó marcado con tan sublimidad imposible de explicar. Aquella tarde asistimos impotentes a la lanzada de Longinos, Sevilla no la pudo evitar y aquella cofradía se clavo, como la lanza del romano santo en nuestro corazón.
Solo le pido que este año me de nuevamente el privilegio de presenciar su figura por las calles de Sevilla… de una de las cofradías con mas tronío y sabor de la ciudad, y muy desconocida por muchos.

viernes, 17 de febrero de 2012

AQUEL ENCUENTRO EN EL ARENAL...

Es para mi una de las grandes desconocidas de Sevilla, cuando cada Lunes Santo atraviesa media Sevilla al compás de una de las mejores cuadrillas de palio, claro bajo mi inexperta opinión costalera. Dicen que por lo visto las cuadrillas de palio de los Villanueva no son tan buenas como la de los Cristos, pero creo que eso será por que sus Cristos suelen andar como la gloria bendita, y hoy en día esta más de moda el que suele ser el primero de los pasos de cualquier cofradía.
Soy de los que piensan que la ultima restauración, por muy bueno y acreditado que sea el señor Carrasquilla, le ha quitado encanto, de ese moreno de pátina que resplandecía bajo el intenso sol de los Lunes Santos soñados y el que se “amarillenteaba” cuando pisaba su barrio del Tiro de Línea cuando va de recogía, algo cansada la Señora a luz de la candelería… que no se entera “mamá Bardem” y la “otra” Sevilla que Ella hace mucho mas de lo que se piensan para que una de sus calles tenga su nombre… Mercedes.
La conocí una tarde de lunes, casi por sorpresa cuando me introducía atravesando el Arenal buscando el corazón de Sevilla. Venia de mi encuentro con el Soberano y del suyo con la Estrella, no sabia siquiera quien era la cofradía cuando pronto apareció su inconfundible palio, de aires y perfiles implantados por San Gil… por eso va a la Esperanza a sus pies. Puerta del Arenal y una bellísima chicotá no buscada y que se quedó guardada en el corazón que hizo hasta sublime la idolatrada por el pueblo fiel y mas llano “Caridad del Guadalquivir” enlazada en un bis y que descompuso por milésimas de segundos el perfecto vaivén de su caminar con los ecos corneteros del final en su sublime caminar.
Este video no es de aquel día, pertenece al Lunes Santo de 2009 y también me encontraba allí, pero esta vez buscado porque a veces solemos volver a la misma cita, como aquella historia pasional de amor pasada. No hubo chicotá eterna ni doble revirá, como muestra el video pero si pudimos achicharrarnos de sol, el que quiero para esta próxima Semana Santa y vivir un momento tan mágico mientras Salteras nos enmarañaba a los sentidos los ecos de “Alma de la Trinidad” y “Azul y Plata” para Nuestra Señora de las Mercedes Coronada.



miércoles, 15 de febrero de 2012

UN MUÑIDOR HACE CALLAR A LAS CALLES DE LA MANCHA...

Ciertamente creo que no me equivocaría mucho si calificara a la Semana Santa de Ciudad Real como la mejor embajadora del estilo cofradiero andaluz por antonomasia, el sevillano, fuera de las fronteras de Despeñaperros.
Aun me resulta impactante conocer ciudades de fuera de la comunidad andaluza que hayan bebido tan magníficamente la esencia de la Semana Santa de Sevilla. Aunque tampoco debería de sorprenderme, cuando en Andalucía y algunos pueblos de fuera de la misma, en todo el territorio español, su mejor maestro es el youtube o el DVD. En plena era de las tecnologías, cualquiera se baja un video he intenta copiar lo que solamente ve en el mismo, y en el mismo solo se podría ver lo que algunos fueran de Andalucía llaman “folclórico andaluz”, casi con la sorna con la que nos tienen etiquetados fuera de nuestra comunidad.

Pero ignorantes aparte, si los hay, que quizás un comentario, una historia de un viajero, una vieja cinta de VHS o un video en el youtube les despiertan la chispa dentro como para bajar a Sevilla o alguna ciudad que se ha impregnado de la misma y conocer este desde su mas profunda esencia. Y luego se lo llevan a su tierra y las evidencias vuelven a caer por su contundencia, hacen que su Semana Santa cambie y se eleve a otra dimensión jamás antes vista. Porque Sevilla no solo son obras de arte de imaginería, ni rimbombantes canastos barroquizantes sobredorados ni suntuosos mantos y palios bordados, que parecen que se hubiesen realizado en el mismo cielo. Toda esa magnificencia se basa en el sentimiento y en el como el sevillano ha considerado y actuado con sus cofradías. Un motor indispensable para que luego con facilidad lleguen los lujos materiales, las insuperables bandas y las sobradas cuadrillas de costaleros, de técnica y de gente… vamos sigo pensando que es el modelo perfecto, no flaquea –comparándolo con otras poblaciones- ni en lo aun más mejorable del mundo de la Semana Santa, la eclesialidad y la caridad. Todo como no, para mayor gloria de Dios, la Virgen María y los Santos.
Por eso hoy me paro en la capital de esta provincia manchega, como ya lo hice en otras ocasiones con el Prendimiento o la Flagelación, dos hermandades del corte netamente sevillano, de su variante de “barrio” con grandes misterios al compas de la “alegría” que levanta el andar trianero.
En noviembre, en aquella charla en la que asistí en Andújar sobre costalería, un veterano costalero y capataz iliturgitano, se preguntaba por qué pasos trianeros se llenaban de costaleros, y se creaban hermandades con estos parámetros mientras el otro gran estilo de la capital hispalense pasaba con menos pena y gloria, ante esa globalización de la esencia sevillana fuera de los confines de Sevilla… incluso en su provincia. Ese estilo, es ciertamente el de siempre, porque lo otro apenas cuanta con 100 años por no decir 30, el de la pura penitencia, nazarenos de ruan, sin la mas “folclórica” capa, austeridad y sobriedad en el casi marcial comportamiento de los integrantes de los cortejos, amparadas en el casco antiguo… vamos lo que era la ciudad entonces y que ha acabado encorsetándose en el llamado “hermandad de centro”.
Asimismo un día conocí a la hermandad ciudadrealeña protagonista de esta entrada por una revista de Semana Santa que me trajo mi amigo Félix, y la busque por la red de redes. Un Cristo Nazareno, ayudado por Simón de Cirene caminaba sobre un humildísimo paso entre el sobrecogimiento de la esencia Sevilla por esta ciudad manchega. La llamada hermandad de “Las Penas”, por que el Señor tiene esta advocación, Ntro. Padre Jesús de las Penas, seguía fielmente el estereotipo de hermandad de silencio sevillana. Pero como dije no cayendo en una chabacana copia, si no siguiendo un estilo pero adaptándose a sus necesidades. Rebuscando un poco su historia para realizar esta entrada (porque nadie se piense que todo lo tengo en la cabeza), me encontré con una sorpresa, bueno a mi modo de ver este mundo a mi me lo pareció. Hermandad jovencísima, fundada en 1992, no nació con los fines que viven hoy en día. La asistencia de unos cofrades al III Encuentro de Hermandades y Cofradías de Penitencia de Valladolid hizo que surgiera la idea de crear una hermandad del corte sobrio que se destila en aquellas ciudades castellanos-leonesas, la que muchos se piensan que es la única Semana Santa sobria de España, en el llamado estilo castellano… parece que de Andalucía o Sevilla solo se vende el estereotipo de hermandad de barrio… Macarena o Triana… pero el estilo sevillano es mas rico de lo que se piensan, aunque bueno por allí arriba hay muchísimo “folclore”, incluso rozando el esperpento pagano, como el tal “Genarín”… que mejor ni les cuento, la cadena televisiva La Sexta, ya se encarga de hacerlo incluso con mas respeto que la verdadera Semana Santa de los católicos.

Así nació la Hermandad de Nazarenos de la Humillación de Ntro. Padre Jesús de las Penas de Ciudad Real, queriendo seguir el estilo austero de penitencia de la Semana Santa castellana, que también es impresionante que quede claro. Y la imaginería que debería traer al titular de la Hermandad miraría en aquellas direcciones y así llegaría el Nazareno de las Penas, obra de un escultor toledano afincado en Madrid, de la escuela que se forjó en los ambientes madrileños en el siglo XX… es decir alejado de los cánones neobarrocos andaluces, bueno casi españoles… Basta con ver estas fotografías de sus primeras salidas, la diferencia que hay hoy, como por ejemplo ese antinatural movimiento del brazo derecho del Señor o la estética seguida en la túnica, siguiendo a día de hoy el estilo de túnica corta lisa sevillana… ¿puede haber algo mas austero? Víctor González Gil tallaría la imagen en los años cuarenta para una hermandad que se estaba formando en Madrid y que no llegaría a buen puerto. Así la obra quedó en el taller del artista al que le sobrevino la muerte y no la acabaría. Esto lo realizaría el madrileño Faustino Sanz Herranz, que la policromaría llegando la imagen a Ciudad Real en septiembre de 1992. En la actualidad luce un juego de manos realizadas por el “cordobés” –por que nació en Stuttgart (Alemania)- Miguel Ángel González Jurado.

Para procesionar al Señor aquella hermandad encargó un sobrio paso, de líneas rectas y sin apenas talla, con cuatro relieves de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor y ocho faroles – cuatro de mayor tamaño en lo alto del canasto y otros cuatro mas pequeños en la mesa de los respiraderos- todo ellos acabado en la sobriedad de las capas de barniz… una sobriedad que como les conté hace poco, nació del paso del Calvario de Sevilla, aunque las miras castellanas en la fundación de esta hermandad puede que la tomaran allí, aunque no si allí se utilizaba este color antes de 1909.

Unas andas realizadas por el taller de carpintería local de Miraflores de Piedrabuena para ser portados por varales exteriores, como solemos identificar con las maneras malagueñas. Pero sigo leyendo, que aquello le costaba cuajar, pasando periodos de crisis hasta que un llamador retumbo en la ciudad. La simple decisión de adaptar aquel humilde paso a costal hizo que la hermandad se afianzara, aunque es evidente que llegaron mas cosas, vasta contemplar la seriedad de sus nazarenos, que aunque no sea de cola prácticamente siguen el estereotipo de túnica sevillana, con cirio alto ceñido a la cintura como las hermandades de negro y siguiendo el rigor que identifican a estas hermandades. El trio de capilla, la esquila del muñidor el cual va vestido de época y el silente caminar del Nazareno, que evidentemente se adaptó al modelo sevillano, entre nubes de incienso que hace que se recree una envidiable cofradía por las calles del Martes Santo ciudadrealeño. Y al Nazareno le acompañó en su triste y lúgubre caminar la figura de Simón Cirineo, ya habían cambiado el sentir inicial de la hermandad, el cual no despegaba, y las miras ya estaban puestas en Andalucía. González Jurado les talló en 2006 la imagen del piadoso cirineo y la estética se reconvirtió en la netamente sevillana convirtiéndose en una de las hermandades mas admiradas de la ciudad. Dejaron su salida del quizá menos estético “Guardapasos” y buscaron un templo que le diera mas sabor a la sobrecogedora cofradía y lo encontraron en la Comunidad de Reverendas Madres Carmelitas Descalzas, lo cual hizo quela hermandad creciera un peldaño mas. Curiosa la salida desde este enclave, por la poca altura de la puerta lo que hace introducir las dos imágenes en el interior del paso, algo mas común en las imágenes de crucificados, y no en las de Cristos Nazarenos o Cauticos, mas con la inclusión de otra imagen que tiene que ir unida a la otra por la cruz. Su monte de corchos imitando el terreno de Jerusalén, se introduce con un mecanismo que despertó mi sorpresa mientras un escueto friso de lirios circunda el perímetro por donde caminan las Penas de Dios.

Curiosamente la estación de penitencia, es a su vez un vía crucis, o eso me parece en los videos con la lectura y pequeñas homilías de un sacerdote. En fin, que vemos que querer es poder, y en Ciudad Real también caminan al compas sevillano de las cofradías “mustias”, entre el “ensordecedor silencio” roto por la música de capilla, es mas mientras escribo esta entrada la escucho como música ambiente de su pagina web. Un ejemplo mas, de lo bueno que da “copiar” a Sevilla, algo que por lo menos en Andalucía llevamos durante siglos y como su actual esencia perfeccionista a invadido las regiones de España, siendo sin duda Ciudad Real el mejor escaparate donde pueden verse otros lugares para alcanzar sus sueños… incluso muchas de Andalucía.









LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...