Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

sábado, 17 de noviembre de 2012

¿HAS VISTO CAMINAR A DIOS...AL DE LOS JAVIERES?


El pasado domingo en Sevilla, presenciando las dos salidas letíficas pude cruzarme en varias ocasiones con el futuro pregonero de la Semana Santa de 2013, si Dios así lo ve conveniente. Aunque esto son asuntos que a mi no me suelen llamar nada la atención, si pude comprobar o “comprender”  ese “run run” que hay en la Sevilla cofradiera ante la edad de referido pregonero, Francisco Javier Segura Márquez, que pese a su juventud tiene también buena critica por los que conocen sus cualidades, habiendo ya sido pregonero de las Glorias, ciertamente parece ser que es más cofrade letífico que  de penitencia. Bueno demasiado estoy hablando de esto, pero lo aprovecho porque también ha sido noticia por la designación de la marcha del pregonero, esa marcha que la municipal interpreta antes de que comience la exaltación juntamente a “Amarguras” de los Font de Anta, como marcha “oficial” de la Semana Santa de Sevilla.
La misma se trata de la marcha “Cristo de las Almas” de Ignacio Otero Nieto, una marcha no muy conocida pero que a mi personalmente me gusta bastante, llena de ese aura mística y sobria que rodea a la hermandad a la cual está dedicada, hermandad como es lógico del pregonero y en la cual desempeña un cargo de junta. Por esta actualidad que mejor que hablarles hoy de la hermandad pero sobre todo de algunas de las historias o la personalidad de su paso de Cristo, el del crucificado de las Almas el cual durante algunos años, aunque camina en silencio salía de su sede canónica sonando esta marcha e interpretada por la banda que acompaña al palio.


Quizás no se lo creen pero llevo meses, dejando aparcada la intención de dedicarle una entrada a esta hermandad y a su paso de Cristo. Una hermandad conocida con el curioso nombre de los “Javieres”. El motivo es muy sencillo, la hermandad surge a mediados del siglo pasado de una asociación religiosa con sede en la iglesia del Corazón de Jesús  regentada por la Compañía de Jesús, llamada “Congregación de María Inmaculada y San Francisco Javier”, la cual se transformaría en hermandad de penitencia y seria conocida con este vulgo de “Los Javieres”. Cuando la hermandad consiguió procesionar por primera en vez en Semana Santa, eligieron la jornada de Martes Santo porque precisamente en esta jornada de la Semana de Pasión pero del año 1506 vio la luz del mundo San Francisco Javier. Así cada Martes Santo, una hilera de nazarenos de negro ruan, custodian al que es el Dios de los Javieres de Ómnium Sanctórum, una imagen realizada por el imaginero José Luis Pires Azcárraga aunque hay quien apunta que su verdadero segundo apellido era Gutiérrez, que durante algunos años lo acompáñese en el paso la dolorosa titular de la hermandad, Gracia y Amparo. Paso que si no me equivoco  fue la primera gran obra realizada íntegramente por el genio de Manuel Guzmán Bejarano para su ciudad.

Uno de los crucificados contemporáneos más personales de la Semana Santa de Sevilla, que aunque sigue la esencia neobarroca si lleva imprimido unas características y esencias que lo hacen diferente al resto por el cual pasó alguna que otra penalidad a la hora de los cobros por lo que introdujo en su interior algunos documentos sarcásticos referentes a esta situación. En un bote de un medicamento estomacal de grandes dimensiones introdujo una “perra chica” y un documento que decía lo siguiente:

“Este trabajo de arte fue ejecutado en el año del Señor 1947 por encargo del Reverendo Señor Don José Luís Díez Gutiérrez Onil, director de los Javieres de Sevilla por la importancia de 26.000 reales, calderilla. 
El contrato fue con el famoso escultor hispano-portugüés, Sr. Pires, en unas condiciones que huelga el comentarlas, sufriendo una suspensión de un lapsus de tiempo de cerca de 365 más 366 días. 


Tomaron parte en ese trabajo el también famoso artista, campeón del rentoy de Santa Catalina – Singapur y sus inmediaciones, que vive en la calle Santiago 31, último final del trayecto. 



Otro sí tomó parte. El tallista de Triana Pepito Amadeu de Gaula, que vive en Rodrigo de Triana, en su número. 



Como aprendiz, un tal Manolito que toca el pito. 


Fdo. Pires”


Y sobre su no menos genial paso levanta el asombro del Martes Santo, de aquellos que saben saborear “el pata negra” de las cofradías aunque sea esta una de las menos populares de la ciudad. A mi personalmente me parece una delicia sus formas y maneras, sobre todo con la esencia que le a da a su andar la cuadrilla de costaleros que comenda la saga de los Palacios. Como  muchos sabrán, los que leen asiduamente este blog, creo que no me suele cebar siempre en unas mismas personas y cofradías. Creo que en el mundo de los capataces me paro en los mediáticos y en los menos mediáticos y creo que he dejado claro la admiración que siento por los pasos que mandan la familia Palacios, ciertamente me sorprendo como pudo haber gente que desde el anonimato señalase en el momento de su despedida de los martillos de Rafael Díaz Palacios que fue un mal capataz… y lo digo por que todo lo que ha mandado y le ha dejado a su hijo y nieto, ha conseguido convertirlo en cuadrillas si no punteras, de las admiradas de Sevilla.



Hace años, los amigos almerienses, no se si Agustín o su hermano Kiski me incentivaron a observar este paso caminando por Sevilla. Según ellos era de las mejores de Sevilla, opinión que desde entonces comparto cuando en los Martes Santo le hacen un guiño al simpar y único caminar de la cuadrilla del Gran Poder, con esa zancada abierta y inconfundible que creara los Ariza y sea hoy seguida por los Villanueva, además en el paso de Santa Marta habiéndose convertido en un caminar propio de hermandad de silencio en Sevilla y fuera de ella. Una manera de andar que le confiere al Señor de Sevilla esa percepción al ojo humano que parece que la imagen camina de verdad, de ahí aquel lema ¿has visto caminar a Dios?. En cuaresma mi segundo en el Prendimiento de Linares, Antonio Acuña me comentó que la había conocido y que igualmente le había sorprendido gratamente. La ultima vez que el tiempo nos dejó embobarnos bajo su Alma crucificada, consiguió también enganchar a mi amigo Félix, el cual desde entonces también la tiene como una hermandad “sagrada” en los Martes Santo y de sus favoritas  y es que se conjuga un perfecto coctel de arte y buen hacer, que aunque no sea una de las de más rancio abolengo si deja mudo a todo el que se para a contemplar como camina Dios… el de los Javieres.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...