Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 15 de octubre de 2012

Y LA ENCARNACIÓN QUE NO FUE QUINTA ANGUSTIA...


Y para terminar les dejo con esta nueva entada que cierra, utilizando lenguaje cinematográfico, la “trilogía” sobre diversas historias que giran en torno a la historia del misterio de la Quinta Angustia de Sevilla y de su hermandad. Si dije que el artículo del amigo Francisco Bravo trajo cierta polémica, lo dije porque además de querer regalar al mundo el derecho del conocimiento, mostrando el origen de la que es su amantísima titular, quiso además ahondar en su historia e intentar darle una hoja de servicios, una vida… a una talla que precisamente no era nueva, partiendo de la base, de que estábamos ante la antigua imagen de la hermandad de la Quinta Angustia, pues hasta ella “caminó” buscando posible información.
Ciertamente, porque creo que él es al igual que yo, un aficionado investigador –término al que ni siquiera me considero que llegue ni de lejos- pues indagó en todo aquello que tuviese más acceso. Pero lo cierto que para presentar algo de calidad, les aseguro que hay que buscar mucho he incluso comparar lo mismo en diferentes lugares. Si acreditados catedráticos no coinciden o se desmienten entre ellos, ¿que aremos los menos doctos? Realizando las anteriores entradas he buceado en revistas, grandes colecciones como “Sevilla Penitente”, “Misterios de Sevilla”… las mejores firmas, y también hay que decirlo, en webs y foros, intentando nunca dejar por sentada una afirmación que quizás carezca de una veracidad rotunda. Con decirles que me tiré una tarde entera intentado buscar el medio donde fue publicado en 1932 por D. Celestino López Martínez el contrato de Pedro Nieto, sin éxito.
A veces las historias para estas webs no la escriben los más acreditados o quizás si, porque todos somos humanos y nos podemos equivocar, mas en la tarea de bucear en la historia. Un ejemplo es este mismo blog en el que he tenido que ir cambiando datos según la actualidad de la investigación me traía, por eso el que quiera buscar un dato en este blog, tendrá que pateárselo de pies a cabeza si no lo lleva hasta a pie de pagina, porque al ser un blog, la entrada donde está el dato erróneo se queda, y en otra nueva se actualiza, esto no es una web inamovible, es como dicen un cuaderno de bitácora y puede quedarse con lo que no es cierto. Es algo que incluso ya tengo programado nuevamente para próximas fechas, el mostrar nuevos datos para corregir los que yo mismo he dado como ciertos.



Así el amigo Fran, se encuentra leyendo la oficialísima web de la hermandad de la Quinta Angustia y encuentra un dato que le hace cerrar todas las posibles nuevas direcciones. En la misma se encuentra algo ya dicho en esta “trilogía”, la actual hermandad de la Quinta Angustia es el resultado de la fusión de dos antiguas cofradías, la del “Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo” (un nuevo apunte a como pudo haber sido aquella hermandad, lo encontramos en la actual hermandad del Descendimiento de Granada, donde no se posee un misterio del Descendimiento, solo una imagen articulada que se desciende o era descendida  y es portada por sus hermanos a modo de Cristo Yacente) y la del Dulce Nombre de Jesús. En el mismo lee esto: “En 1582 es recibido de hermano, a petición propia, el insigne imaginero Juan Martínez Montañés, que donaría por tal circunstancia la imagen de la Virgen, LA ANTERIOR A LA ACTUAL, que curiosamente no había sido aceptada en la de Pasión.” El texto completo y oficial seria este: “Juan Martínez Montañés, escultor, vecino de esta ciudad, en la Collación de San Lorenzo, en la calle de los Tiros, entró por nuestro hermano de luz, juntamente con Ana Villegas, su mujer, en 11 de octubre de 1592. Tiene rematado por toda su vida, por lo que no se la ha de pedir cosa alguna por haber dado graciosamente a la cofradía la imagen de nuestra Señora, de talla, de tristeza”.
Retrato de Martínez Montañés.
Obviamente se deja en el tintero que aquella entrada seria en la hermandad del Dulce Nombre de Jesús (no se me confundan con la Bofetá), ya que la fusión no se daría hasta 1851, es decir cuando el Dulce Nombre de Jesús se fusiona con la del Descendimiento, la hermandad ya debía de tener seguramente por titular a la que hoy, y para mi sin ninguna duda es la actual “Madre de Dios María Santísima de la Salud en su Soledad de Linares. Al leer la rotundidad de “la anterior a la actual” no dudó en afirmar que aquella dolorosa que hoy es la titular de la Vera Cruz linarense pertenecía a la mano del  “dios de la madera” o “Fidias de la madera” Juan Martínez Montañés, incluyendo algunos datos técnicos comparativos para intentar acrecentar la veracidad de su estudio, como las manos de “tijera” de la Virgen, recurso utilizado por Montañés y su escuela. Pero las fechas y caminos divergentes le quitaban casi rotundamente la autoría de la Salud de Linares a Montañés, o quizás no…
Pero lo cierto es que pronto se sacó a la luz cual era y cual es su paradero de la dolorosa que Martínez Montañés donó a la hermandad del Dulce Nombre de Jesús, y que tras la fusión pasó a pertenecer a la actual hermandad de la Quinta  Angustia, más la imágenes ya mencionadas en este “trilogía” del Niño Jesús y el Cristo Resucitado. Aquella dolorosa que a mediados del siglo XVII procesionaba aquella hermandad bajo palio, junto al Niño Jesús igualmente bajo palio (pudo ser una hermandad penitencial parecida a la actual del Dulce Nombre de Marchena) y que posteriormente le realizaría un misterio alegórico Francisco Antonio Ruíz Gijón y según algunos autores, un crucificado que podría tratarse del actual titular de la hermandad de la Siete Palabras, se trata de una dolorosa que en los años setenta de la pasada centuria se reconvirtió en imagen de gloria, eliminándole el candelero y reconvirtiéndola en imagen de culto privado, añadiéndole ropajes de telas encoladas y conservándose actualmente en la casa de hermandad de la corporación del Jueves Santo sevillano, bajo la advocación de “Ntra. Sra. de la Encarnación”, incluso convirtiéndola como vemos en estas fotografías en una “Virgen Lectora”, siguiendo la advocación e iconografía de otra Encarnación del mismo tipo en Sevilla, la que el otro día vimos que procesiona la hermandad de la Sagrada Cena desde la iglesia de los Terceros. La fotografía que abre esta entrada, sacada del boletín de la Quinta Angustia-cuaresma 2012 muestra como era la imagen antes de ser reconvertida.



Último Misterio alegórico donde procesionó.


Resucitado de Miguel Ángel.
Esta es según algunos y la hermandad –la cual, seguramente a raíz del artículo de Francisco Bravo rectificó la expresión que trajo la confusión entre aquellos que quieren conocer la historia en la nueva versión de la web oficial- la Virgen que talló y regaló Martínez Montañés a la hermandad del Dulce Nombre y que aun conserva la actual hermandad de la Quinta Angustia. Algunos apuntan igualmente que también es complicado adjudicar esta imagen a la mano del de Alcalá la Real (ciertamente en algunos estudios se apunta que tradicionalmente se ha pensado que sea esta imagen la de la donación de Montañés, quizás no lo sea-, sobre todo porque tiene toda la pinta de haber sufrido varias remodelaciones durante su vida – algo que también se podría achacar a la imagen del misterio, hoy en Linares- aunque ciertamente dicen que las manos de esta imagen si tiene mas “papeletas” de estar al alcance del genio de Montañés. Otra cuestión que me pregunto, es si esta imagen también fue escondida en la Cripta de la Magdalena durante los problemas sociopolíticos de la España de la II Republica Española. Para terminar les dejo este video de la actual salida del Niño Jesús al que la imagen protagonista de esta entrada pudo acompañar en el pasado en una salida penitencial en la Semana Santa. Poco a poco fueron desapareciendo para quedar relegados al ámbito eucarístico del gran Corpus Christi que organiza esta parroquia y hermandad de la Quinta Angustia. Ahí vemos la imagen bajo su singular templete diseñado por Gonzalo Bilbao 1898 y realizado por Antonio Infantes Reina en 1926, acompañado desde hace décadas por los geniales sones del “Maestro Tejera”.
El Resucitado de Jerónimo Hernández, que podría estar inspirado en el que Miguel Ángel Buonarroti hiciera en mármol para la Iglesia de Santa Maria sopra Minerva de Roma, sigue siendo el gran desconocido allí en la capilla que se podría elevar a la catalogación de “mini” Museo de Bellas Artes, por lo escultórico y pictórico y que fue restaurado recientemente por José María Leal Bernáldez y Esperanza Fernández Cañero. Aquella actualidad trajo consigo unos rumores de que la imagen podría volver a procesionar en la mañana del Domingo de Resurrección, pero parece que el asunto no pasó a más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...