Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 29 de octubre de 2012

"SENTIR" ROSARIO...UNA FORMA DE VIDA.


Ciertamente no me imaginaba que el día de ayer iba a llegar a ser tan especial para mí y como pudieron “sentir” los hermanos del Prendimiento que acudieron a la llamada de Nuestra Madre Bendita del Rosario. Por diversos motivos nunca había podido asistir al ya tradicional Rosario de la Aurora que se celebra con nuestra sagrada titular cada ultimo domingo de octubre… el año pasado tuve que trabajar con el desagradable incentivo de ser mi ultimo día de trabajo del pasado año, este por desgracia ha sido peor, porque ya me echaron en julio, se ve que ni nuestros ruegos pueden con esta maldita crisis, pero por lo menos al fin pude este año estar con la Virgen y volver a reencontrarme con muchos hermanos para revivir la gloria.
La verdad es que no me imaginaba que el sencillo traslado en rosario hasta el santuario llegase a tocarnos tanto la fibra sensible, llegando a Linares a la hora exacta bajo el frío que ayer recibió a María aunque bajo un sol esplendoroso. La misma iba sobre unas andas cedidas por la hermandad patronal, ya que las nuestras no servían para que todo el conjunto entrase por la reducida puerta del santuario de Linarejos. La tranquila mañana se despertó con el santo rezo promulgado por los dominicos para la que es “Rosa Mística”, mientras un nutrido grupo de costaleros, tanto de Ella como de ÉL portaba las andas para el largo camino hasta la casa de la Virgen de Linarejos, dibujándose una bella estampa de la blanca y áurea en este día Virgen del Rosario atravesando todo el paseo de Linarejos, bajo la arbolada de los jardines de la patrona. Cruz Parroquial, Guion Concepcionista y Dominico, varias representaciones de la agrupación y de las hermandades linarenses, el cuerpo de acólitos con dalmática negra dominica precedían al pasito de la Virgen entre el nutrido grupo de hermanos y devotos que acudieron a su llamada mientras el rezo de las estaciones marcaba el compás de los hombres de abajo, hoy hombres de elegancia, como deben de ser en esta hermandad.







Fue un traslado lleno de emociones, de sonrisas con los compañeros, la cara del pobre Sergio que en el día de hoy no llegaba al varal, que por lo menos se conformó con llevar la horquilla de las andas, haciendo este que es habla la función de “patero” escuchó que suena maravillosamente aquello que Juan Raya me mandó... “llámate Lendi”. Momentos de mirar hacia arriba y contemplar su carita muy de cerca y sus manos que parecía que Ella también iba rezando el rosario, momento de pedirle por lo de siempre que no es poco… muestras de respeto en la amplitud del paseo y devoción, el “zapatones”, el mítico músico Andrés Segovia en su figura de bronce bajaba la cabeza ante visita tan ilustre, a su vez un corredor recibía la fría mañana haciendo deporte y se encontraba por sorpresa con tan divina viandante a la que saludó en su marcha con el signo de la cruz… con lo fácil que es el mundo así, con respeto y cada vez el mundo se va más al garete. Entró la Señora, quizás por primera vez en el santuario mientras los frescos del maestro Paco Baños parecían convertir el recinto en un improvisado paraíso mientras Ella entraba triunfalmente al encuentro con la Reina Coronada de Linares… quien sabe si algún día pudiese para volver a tan reseñable casa para ser coronada… un lugar místico seria para ello.


Llegó la santa misa y después la vuelta… una vuelta que tampoco me imaginé que se convirtiera en algo especial, en algo emocionante. La mañana seguía su curso y con ello hacia que el público congregado a los pies de la Virgen del Rosario creciera conforme avanzaba por el emblemático rincón linarense. A partir de ahí recibiría nuevos rezos, los musicales de la banda que pasea su nombre por toda Andalucía y parte de España… en el prestigioso Palau de la Música de Valencia, un día los valencianos escucharon extasiados aquello de “Ntra. Señora del Rosario de Linares...”. Pero lo hacia abriendo el cortejo sin que muchos supiéramos el por qué y porque no lo hacia detrás como es más común o eso creo yo. Rápidamente sus hombres cogían el compás sin quererlo, es que el andar costalero es algo que se graba en la genética, fuesen del misterio como del palio y la Virgen del Rosario comenzó a “comer calle” tal como lo haría su Soberano Hijo,  aunque un entierro a la hora confirmada de la llegada a San Agustín al parecer hizo que la “zancada” se fuese acortando. Llegó el momento de que las mujeres tuviese su trocito de gloria de todos los años y cogieron a su Santa Madre, muchas hermanas devotas de la Virgen, como la amiga Encarni, que nació bajo el seno de su Virgen Bendita, hoy su hija se llama como la “rosa mística”… Rosario, por Ella como no. Y así nos fuimos intercambiando y portando el bendito peso de la Virgen, hasta mi buen amigo Cris, el cual temeroso por sus problemas de espalda pudo cumplir un sueño que es llevar a la Virgen como ya hizo hace años con el Soberano en el ultimo vía crucis de la agrupación que el Soberano presidió. Hasta él se llevo prendido el pellizco de la magia que rodeo al día, que hasta me preguntaba si recibiría consultas privadas el medico que más sabrá de costaleros del mundo, el doctor y maestro de los martillos, Antonio Santiago, haber si él le podría dar alguna esperanza de ser costalero alguna vez.
La luz de la mañana hacia relucir a la Señora como nunca, un hombre de aspecto sudamericano fotografiaba a la Virgen, seguramente sorprendido ante la cultura que visualizaba desde su puesto ambulante en lo alto del paseo, y es que esto no deja indiferente a nadie mientras la banda entonaba, rectificado su puesto acertadamente tras el pasito, una emocionante y desgarrada “Macarena” de Bienvenido Puelles que nos hacia sentir la magia del Jueves Santo. Ahí me salí y quizás la Virgen decidió que no la cogiera más, cedí mi puesto a un gran gladiador de la Señora, a David de los Ríos que junto a un repleto paso o andas dibujaron el quizás momento más emocionante de la jornada, mientras nuestra mítica calle Carolina se encontraba casi a rebosar, a los pies de la casa hermandad -por poco tiempo- y con el recuerdo de la legendaria casa de hermandad en esos inolvidables medios días de paella, por este mismo día de hace años, donde todo era diferente… quizás desde una hipotética casa hermandad celestial, porque aquella casa tenia alma, se asomaron a recibir a la Reina del Santo Rosario aquellos que fueron un día llamados a la presencia por el Soberano eterno.







En esa calle se pudo paladear, casi tocar y sobre todo “Sentir” el sentimiento de los hermanos y público en esta inolvidable jornada. Y la banda nos lo dio con música, curiosamente cuando en esta hermandad no es muy propensa al estilo de Presentación de Dos Hermanas, pero la interpretación de la banda con una de sus nuevas incorporaciones al repertorio hizo enmudecer a la calle mientras la marcha de ese músico que se parece al amigo Cristóbal –al cual le he “robado” algunas fotos de este día del Facebook- lo inundaba todo y levantaba el asombro de los que no la conocían, muchos apretones de mano y palmaditas en la espalda se llevó la banda por este momento. Momento mágico, viviéndolo desde fuera cuando muy despacito la Virgen siguió un solemne compás que hizo vivir un momento que traspasaba más allá de la sencillez de un simple traslado y que Pisaba mucho más las fronteras de lo extraordinario, porque fue extraordinario, siguiendo con un nuevo estreno propio del repertorio, como la marcha del amigo –ya viste que no te lo tomé en cuenta- Ripoll para el nuevo gran crucificado de Linares, el Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de los Estudiantes bajo el titulo “Los Clavos de Cristo”, marcha por otro lado muy “flamenca” para el estilo que ha comenzado a buscar esta hermandad para su Cristo, al cual acompaña la banda desde el pasado año. Y aunque hacia bastante frío  la Virgen pidió aire… “aire para sus penas” para continuar tan larga chicotá mientras el amigo Cris me retrotraía al pasado Domingo de Ramos tras el Dios de las Penas con la marcha “Aire para mis Penas” que la hizo llegar por fin a su casa de San Agustín, regalándonos un nuevo trocito de gloria, de vida, de esperanza… para que todo cambie o más bien para que vaya a mejor, posándose ante su capilla, rodeada de su gente mientras Él desde arriba lo contemplaba todo esperando el día de su marcha para que los médicos de Dios traten sus dolencias.
Todo pasó rápido, floreciendo en nuestro interior más ganas de que llegue su gran día, por lo pronto Ella ya está preparada para recibir un nuevo tiempo y las visitas en su capilla, como mandan los cánones de noviembre revestida completamente de luto por nuestros difuntos, luciendo otra nueva saya de curioso diseño de estrellas con ciertas reminiscencias decimonónicas salidas una vez más de la mano del iliturgitano Pedro Palenciano.
Fotos: Jaime Galán, Cristóbal García Marín, Nieves Ripoll y Alejandro Corrales… si no se me olvida alguno.

2 comentarios:

Arcos dijo...

la salla es de estrellas, el sol y la luna ya vienen representados en el fajin que lleva

saludos

JUAN PEDRO dijo...

gracias por el dato, puse soles porque se parecen a los que fueron muy usuales en el bordado de finales del XIX y principios del XX, los llamados bordados decimononicos, muy utilizados por talleres como los de las hermanas antunez y como ejemplo el manto de la soledad de san lorenzo, conocido coloquialmente como el de los "soles".

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...