Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 24 de septiembre de 2012

EN MOLVIEDRO SIEMPRE MIRANDO AL CIELO....


En estos días y en este año en concreto está destacando en la primera plana de la actualidad cofradiera de Sevilla una de las dolorosas que bajo mi punto de vista pues pasan más inadvertidas por los motivos que sean. Decir que la hermandad de Jesús Despojado es de las más humildes de Sevilla no se correspondería si viésemos lo que llevan haciendo en los últimos años, como por ejemplo completar primorosamente “de primavera” su paso de palio, pero aun así es de las hermandades más pequeñas y menos “populosa” de la Semana Santa sevillana. Aun así se siente sumergida entre las masas que hoy día abrazan a cualquier corporación de la pasión hispalense, cuantas hermandades de fuera quisieran su “humildad”... Este año cumple cincuenta años la singular titular mariana de la hermandad del Arenal, la que se asienta en la coqueta capilla del antiguo barrio de la Laguna, en su añejo compás que pasaría a llamarse “de Molviedro” en honor del reformador del barrio, Manuel Prudencio de Molviedro.


Pareciese que la Virgen de los Dolores y Misericordia cumpliese la edad que a muchos siempre nos ha parecido que debería tener. La obra de Antonio Eslava tiene una seña de identidad reconocible para el mundo cofradiero, y es que muchos la valorábamos como una mujer madura, más afín a la apariencia que tuvo que tener la Madre de Dios cuando su hijo con 33 años murió para redimir al mundo con su Resurrección. Unos rasgos marcados que se apartaban de los más comunes en las dolorosas andaluzas y sobre todo sevillanas que quizás si se seguían en las escuelas de fuera de Andalucía. Aunque al parecer con la ultima restauración a la que fue sometida y la magnifica limpieza de cincuenta años de patina, ha hecho cambiar la visión sobre ella, de que puede que no sea tan madura.
La actual imagen pasa por ser la tercera titular mariana con la que cuenta la hermandad del Despojado en su historia, fue realizada por el mencionado artista Antonio Eslava Rubio (Carmona 1909-1983) en 1962 por encargo de uno de los refundadores de la hermandad con vistas a que cuando tal encomienda se cumpliera pasase a ser la nueva Madre del Despojado, algo que no ocurrió hasta  1978. El donante de la imagen fue un cofrade reconocidísimo de la ciudad precisamente por su labor profesional como fotógrafo, el cual realizo por entonces fotografías que hoy día son emblemas de la historia de esas imágenes, me refiero a Antonio Fernández, conocido por el sobrenombre de Fernad.
Fernad junto a su Virgen el dia de su bendición en San Julián. 
Esta imagen supuso un punto de inflexión en la obra de Eslava que luego repetiría en varias imágenes, una de ellas la Virgen de los Dolores de la hermandad de Santa Cruz, al parecer en aras a que en el ambiente se mascaba que Dolores y Misericordia no llegaría nunca a salir, porque poco se apostaba por la refundación de su hermandad y así no se perdiera una imagen de esa calidad y tampoco se “repetiría” en la ciudad… al final se quedaron las dos. Aunque perece ser que el modelo de estas singulares dolorosas partiera de una Santa María Magdalena que el de Carmona realizó anteriormente para Jerez de la Frontera y su hermandad del Amor en concreto.
Magdalena de Jeréz de la Frontera.


Dolorosa de Jesús de Murcia.
Aunque también se apunta que “Fernad” le propuso a Eslava Rubio que tomase un modelo escultórico que en pocas ocasiones ha tenido influencia en la escuela que gusta el sevillano, el murciano, y decir Murcia, sin generalizar es hablar de Salzillo. Aunque el fotógrafo controlaría esa influencia que proponía es palpable que Eslava Rubio reinterpretó magistralmente dentro de su escuela a la famosa “Dolorosa de Jesús” de Murcia, tallada por Salzillo en 1755 sin que pareciese una copia del icono murciano pero tomando conceptos iconográficos de aquella inmortal escuela. Aunque a mi, yo que me gusta releer y conocer la historia cofradiera e imaginera de cualquier lugar, creo que también se podría añadir un detalle a todos los acontecimientos que pudieron pasar ante los ojos de Eslava para  la ejecución de la imagen. Eslava tuvo una formación académica gracias a que el ayuntamiento de su pueblo le concedió una beca para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla. Allí recibió las enseñanzas de profesores como Manuel Echegoyán, José Lafita y Juan Luis Vasallo Parodi. Ahí comenzó a formar una impecable hoja de servicios formativos con los que se presentó para trabajar como empleado en el ingente taller de Antonio Castillo Lastrucci. Algunos apuntan que fue su maestro y otros que el imaginero de la calle San Vicente no tuvo ninguna influencia sobre la impronta de Eslava Rubio. Aunque yo pienso que la influencia en el estilo de concebir imaginería procesional de Lastrucci tuvo que tener mucho más peso que el estilo que destilaban sus profesores, vamos creo que es palpable la diferencias entre imágenes como las de Juan Luis Vasallo a las de Lastrucci para lo que después crearía Eslava Rubio, las cuales consiguió insuflar un modelo propio y reconocible.

Virgen de Gracia de Málaga el día de su bendición.

La Virgen de Gracia con su apariencia actual.
Curiosamente, al parecer por diferencias en 1956 Eslava Rubio abandonó el taller donde trabajó en sus primeros años para comenzar su periplo como artista independiente. Seguramente una de sus últimas colaboraciones en aquel año, seria en la ejecución de la Virgen de Gracia para la malagueña hermandad del Rescate, donde Lastrucci es el autor de toda la imaginería. Aquella imagen bendecida el 8 de diciembre de 1956 la realizaría Castillo Lastrucci –y por ende con la ayuda de todos sus empleados- siguiendo unos parámetros similares a los que años después en Sevilla “Fernad” indicaría a Antonio Eslava Rubio, es decir, la hermandad malagueña pidió a Lastrucci que realizase a la Virgen de Gracia, apartándose “de lo que ya existe en Málaga” y para ello también le indicaron que mirase hasta Murcia y contemplado la imagen por aquellos días –hoy se encuentra muy remodelada por Álvarez Duarte- es palpable que también se inspiró en la “Dolorosa de Jesús” de Salzillo, la cual incluso seria ataviada a los modos de Murcia, siendo durante mucho tiempo conocida como “la Virgen sin corona”. Entonces, desde mi humilde óptica, creo que Eslava Rubio también se sirviese de aquel trabajo, quizás el ultimo que tuvo entre manos en el taller de Lastrucci para realizar a la dolorosa que cumple cincuenta primaveras allá por el antiguo Compás de la Laguna y para primaveras, como la han revestido sus hermanos como precisamente un malagueño; Antonio Banderas definió primorosamente en su pregón de la Semana Santa de Málaga, “enredando de primavera” el manto de salida de Ntra. Sra. de los Dolores y Misericordia, el cual este fin de semana ha vuelto a lucir para tan insigne ocasión.

2 comentarios:

Maria Dolores Lopez Godoy dijo...

Gracias por el comentario, llevo solo tres semanas con esto del blog pero bueno. Yo te visito mas de una vez y de dos. Saludos.

JUAN PEDRO dijo...

te voy hacer capillita jejej, voy a poner tu blog en mi lista, por si algun visitante le interesa tu trabajo.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...