Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 31 de agosto de 2012

GRANADA NO LO DEJA SOLO Y ABANDONADO...

Cuando el otro día les estuve hablando de las cofradías “asevillanizadas” de la ciudad malagueña de Ronda, me acordé por diversos motivos de esta entrada que comienza ahora, la cual también responde a una petición como lo fue aquella. Algunos aspectos del misterio de la Oración en el Huerto de la ciudad rondeña hizo acordarme que allí en ese lugar donde “en la edad de piedra ya se ligaba” – este es un lema que aun persiste en una bar de Bailén, una costumbre de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo en mi pueblo, de llamar la atención a modo de eslogan, de la clientela con estos lemas. Aquel lema acaba: “en casa Saavedra”, para todos los bailenenses “el cojo Saavedra”, “Café Bar Mi Casa” en las oficialidades-, donde a veces me habla del blog y de Semana Santa el amigo Juan Pepe Villar Sánchez, curiosamente hay otro Juan Pepe, que ya sea en “el cojo” –viendo a nuestro Real Madrid- o en otro lugar, siempre suele comentarme todo lo que va apareciendo en esta bitácora, todo aquello según pasen por mi mente. Ya conocerán a ese otro amigo llamado “Juan Pepe”, en este caso Galey del Reino, y cuando su nombre surge entre estas páginas es que hay que mirar nuevamente hasta la eterna ciudad de Granada.
La vida le ha hecho estar vinculado a la misma, por lo que conoce su Semana Santa, que como ya tantas veces les he comentado, lo tiene enamorado. Siempre se lo digo, como le dije al otro Juan Pepe, el que esta en Ronda, que tanta magnificencia del lujo y el sentimiento vienen de la ciudad de Sevilla, entremezclada con la mejor esencia del lugar. Mi hermano en Cristo, Manolo Olmedo, por razones similares también me suele inducir para que me detenga a disfrutar la Semana Santa granadina y a la vez se lo muestre a todo aquel que se deja su valioso tiempo en esta casa, lo que mis ojos ve, los que mi alma siente. Así, si el otro día les hablaba de la influencia salcillesca en la Oración en el Huerto de Ronda, en el día de hoy tendré que seguir una línea similar para mostrarles unos de los misterios de la Agonía de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de Getsemaní más interesantes de Andalucía.
Es uno de los pasos que le gusta buscar al amigo “Pepón” en los Lunes Santos a la sombra de la Alhambra, a la penumbra de las callejas del Realejo. Desde este barrio tan cofradiero nos llega la conocida hermandad del “Huerto” de Granada, mostrando orgullosos su Cruz de Santiago, ya que vienen rompiendo de encanto las callejuelas desde el Convento de las Comendadoras de Santiago. No me extraña nada que el bueno de Juan Pepe se le abran los ojos cuando les llega el misterio que da nombre a la corporación del Lunes Santo. Un gran barco, refulgente del áureo metal portan al misterio. Desde hace recientes fechas, esta hermandad se embarcó en apostar definitivamente por el nuevo modelo que siguió la Semana Santa local: Sevilla. Era esta una de las hermandades forjadas en los años de la postguerra afín al movimiento que trajo el “nacional-catolicismo”, aunque en siglos pasados ya existiese una hermandad que rindiera culto a esta advocación de la Oración en el Huerto –aun se conserva el primitivo titular-, con una estética prácticamente genuina y creada por los artistas locales en aquellas décadas antes de que el estilo sevillano se implantara en la ciudad. Su paso, que aun rezuma a recién estrenado es una magistral obra de arte, sin duda de los mejores trabajos de talla de la ciudad, nos es para menos cuando se descubre su autor… Antonio Martín Fernández. El genio sevillano hizo muchos pasos para Andalucía, pero quizás otros tuvieron más producción, pero lo que está claro que todo paso que hay del tallista recientemente fallecido, esta a la altura de los mejores pasos de Andalucía, pareciese que nunca escatimó en presupuestos, trabajó para quien quiso pagarle lo que su ser le pedía tallar. Es este uno de sus trabajos póstumos que sigue mostrando la grandeza de su gubia y su genialidad para crear pasos de misterio. La imaginería tampoco se queda atrás, realizada por José Antonio Navarro Arteaga.




Genuina obra de arte sevillana, del neobarroco, sobre el que descansan otras obras neobarrocas, pero un neobarroco menos conocido. El siglo XX como tantas veces he comentado será la época de explosión de este estilo, que prácticamente se limita a reproducir y seguir los modelos barrocos. El sevillano es el más extendido, pero en Granada al igual que pasó en el mismo barroco, existieron diversas diferencias, que le dieron su sello genuino que lo diferenciaban de las demás escuelas barrocas de España y europeas.
Desde Granada, en los años posteriores a la Guerra Civil se hizo patente el trabajo del escultor e imaginero Domingo Cecilio Sánchez Mesa (1903-1989). Un artista que ciertamente trabajó el neobarroco granadino, basándose en las grandes muestras que se crearon en la ciudad que baña el Darro en los siglos de oro y su impronta personal. Él fue el encargado de realizar el misterio de la Oración en el Huerto en el año 1944, el que embelesa a mi buen amigo con su caminar, de trianeras maneras por la ciudad, otro hecho que indiscutiblemente le hace levantar su entusiasmo perdiéndose en la Semana Santa de Granada, en fin en una extensión de la de Sevilla, pero con su particularidades, y en este caso tenemos un gran ejemplo, talla sevillana para una singular imaginería que obviamente no existe en Sevilla, aunque muchos no lleguen a palpar estas diferencias.
Primitiva imagen de la antigua cofradía.

Boceto desechado de Sánchez Mesa.

Lienzo de Alonso Cano en el que se Inspiro para el anterior boceto.


Antes que Sánchez Mesa recibiera el encargo, la hermandad también pidió boceto y presupuesto al otro gran artista granadino de la época, Eduardo Espinosa Cuadros y también a Antonio Martínez Olalla. Para mis visitantes linarenses, puede que les interesara saber que quizás la Oración en el Huerto linarense, obra de Espinosa Cuadros podría ser hoy la granadina o una similar, aunque para la realización de la de Linares, parece ser que se basó en la desaparecida en la Guerra Civil, pero de eso puede que hable en otra ocasión… aunque el proyecto de Espinosa Cuadros era el más elevado, la hermandad lo aceptó hasta que la llegada de un asesor artístico a la junta de la hermandad desmanteló esta idea apostando por el trabajo de Sánchez Mesa. Curiosamente Sánchez Mesa presentó un novedoso y genuino boceto inspirado en los trabajos de uno de los más eternos granadinos, Alonso Cano de Almansa que la hermandad rechazaría, desaprovechando una oportunidad de contar con un trabajo más que genuino, porque el que al final realizó al que rinden culto en la actualidad, que no es tan genuino del todo y elegido al parecer por indicación del cardenal Parrado.
Recordando nuevamente la entrada de Ronda, he aquí la analogía con ambos misterios de la Oración en el Huerto, cuando los coetáneos granadinos en el tiempo Daniel Gutiérrez y Domingo Sánchez Mesa se basaron para realizar sus misterios de la Oración en el Huerto, en uno de los iconos de esta representación plástica más reconocida de España, obviamente me refiero al trabajo del murciano Francisco Salzillo para la ciudad de Murcia. Aunque Sánchez Mesa no se limitó a copiar, tan solo se inspiró en las disposición iconografía de las imágenes, tallándolas todas de talla completa vestiduras incluidas, disponiendo a los tres apóstoles dormidos en la parte delantera del paso, ante el conjunto de Jesús arrodillado y el ángel Egudiel, imagen que más recuerda a la imagen murciana y la que sin duda ha sido más motivo de inspiración para otros tantos artistas como Castillo Lastrucci con el mismo ángel para la ciudad de Málaga. Creó un gran conjunto, admirado por expertos y profesores, los cuales destacan la genialidad desplegada en un brazo de la imagen de San Pedro. El legado de Sánchez Mesa llegó mas allá de las gubias, como para dejar en el mundo uno de los grandes historiadores de España, el profesor de la Universidad de Granada, su hijo Domingo Sánchez-Mesa Martín, del cual mi amigo Pedro Soriano destacaba el gran manejo y dominio sobre conocimientos del más estricto trabajo de los imagineros, del funcionamiento de la talla, la gubia y demás técnicas y herramientas del campo en el que los elegidos por Dios tienen la dicha de plasmar en la madera el icono que recibirá las oraciones del pueblo devoto para que lleguen a los mismísimos oídos del Padre Eterno. Sin duda se palpaba en sus clases que había tenido un gran maestro que le insufló la pasión por el arte…


Oración en el Huerto de Murcia.

Murcia.

Granada entera se pierde cada Lunes Santo mirando al cielo como lo hace Jesús, porque la conseguida composición con el ángel confortador hace que el pueblo se integre en la escena y busque aquello que señala el súbdito de Dios en la inmensidad de los cielos. Sánchez Mesa completó su obra con el paso donde procesionaria, una escueta obra a comparación con los modos actuales, donde la parte trasera se elevaba en una especia de peana para realzar y destacar más el dúo entre el Hijo de Hombre y el ángel, mientras delante como ocurre en Murcia los apóstoles no podían velar por su Maestro ante sus horas más tristes. Un escueto paso que durante mucho tiempo, ya andando con costaleros le marcaba el compás una banda de música, la del Cuerpo Superior de Policía de Madrid que bajaba hasta Granada por ser éste cuerpo hermano mayor honorifico de la hermandad del Realejo. Pero la renovación de la hermandad o quizás otros motivos, no los se la verdad… trajeron la esencia actual sevillana, siguiendo sus leyes no escritas en ningún postulado ni regla tal como dije en la entrada anterior donde un paso de misterio= agrupación musical o cornetas y tambores. Esta ultima fue la opción, siendo la ya veterana banda de Jesús Despojado de la ciudad la que aun siguen marcando el caminar de este portentoso y genuino paso, mezcla de las esencias granadinas, murcianas y sevillanas que con la ejecución del nuevo paso, se cambió la disposición original de Sánchez Mesa, pasando entonces los durmientes apóstoles a la parte posterior del conjunto, figurando tan solo en la delantera Jesús y el ángel confortador, siguiendo la más común y repetida iconografía del misterio donde Jesús, tal como dice el capataz en la levantá en la plaza de las Pasiegas del video que les dejo, “se quedó solo y abandonado” por sus amigos, como aun hoy por desgracia, dos mil años después sigue ocurriendo. Tan solo les dejaré este video, donde se muestra la magnificencia de este misterio, llenando de aroma y sabor la inmortal plaza granadina. La música se hace cigarrera para el Dios de la Oración y una vez más el fuerte amor y filiación de pueblo granadino con Dios Sacramento se hace patente. La genialidad compositiva de las Cigarreras con la adaptación del “Cantemos al Amor de los Amores” se eleva por la fachada de Alonso Cano, marco incomparable que nos retrate a la mañana del día del Corpus y una de las salidas del Santísimo más populares. Tras Él llega la Amargura, bella dolorosa granadina querida por su pueblo, el cual la coronará canónicamente en 2015, pero de Élla puede que les hable en otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...