Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 30 de julio de 2012

LAS TRES CRUCES SOBRE EL "MONTE SERRADO" SEVILLANO...

Porque ha veces las cosas surgen por que si, me encontraba viendo una entrada del blog del amigo Agustín, sobre un ensayo de la cuadrilla de un paso que a mi personalmente me gusta a rabiar. Ello me hizo despertarme el pellizco y buscar un video para deleitarme con su caminar por Sevilla y busqué la Campana de este pasada Semana Santa, y lo que vi, lo que les muestro me levantó el alma y del asiento, el ansia de pasión, ahora en plenos calores de verano y la rabia de que a esas horas del Viernes Santo estaba de copas… ¡¡¡que hacia yo en Semana Santa de copas!!!
Como ya sabrán muchos la hermandad y el paso protagonista es la corporación de Montserrat, la hermandad catalana que solo tiene de los “pantumaca” la advocación de su bella dolorosa y el origen de la del Señor… el que hoy les muestro, el impresionante crucificado de la Conversión de Buen Ladrón. Enorme fama tiene toda la obra sevillana del irrepetible cordobés Juan de Mesa y Velasco, él tuvo la dicha de ponerle cara al Hijo de Dios según Sevilla, un crucificado allá por la universidad levanta el asombro de los ven como el arte es la voz del alma del que intenta expresar sus sentimientos. Pero este o por lo menos a mi me lo parece, creo que esta siempre menos “publicitado”. Si es así, espero aportar algo para que ustedes se deleiten con todo el “arte” que se dibuja en el video. Se hace la noche y la corporación de la capilla vecina de la iglesia de la Magdalena se presenta en Campana, dicen que es una de las hermandades con menos nazarenos de la Semana Santa, la verdad, no sé que tiene que hacer más la hermandad para aumentar sus filas, porque a mi su estilo me tiene enamorado.
Pero solo hablaré del misterio, el de las tres cruces o uno de los dos que se pasean en la jornada. Dios vive sus últimos momentos humanos; crucificado entre dos ladrones y la de Magdala llora a sus pies. Gestas tenia el alma oscura y reniega del nazareno, ¿como el Hijo de Dios pude morir como un vil ser humano? El no encontraba la verdad en esa penetrante mirada que le imprimió el maese Gabriel de Astorga en 1851, pero Dimas, el “chocolatero” como diríamos en Bailén –algún día tengo que hablarles de nuestro San Dimas-, si la vio, él era el ladrón bueno, que robaba para ayudar al desvalido, aun sabiendo de que pecaba. Pero ante Dios, sentado en su trono de la cruz solo le valía el perdón y el arrepentimiento.
Impresionante escorzo el del Señor, tallado en 1619, el que llaman el “Gran Poder crucificado”, pero si el Gran Poder fue realizado un año después debería ser el “Señor de la Conversión con la cruz al hombro” ¿no?, tras Él camina los mismos músicos que en la Madrugá se dejaron el alma tras su Cristo del compás. Por la tarde se reconvierten como en el Domingo de Ramos y sacan su lado más sobrio y rancio para el caminar de este paso, según mi punto de vista, lo más acertado ante una iconografía como esta, aquí un “Ahí Queó” no pinta ná… Jesús , algo desproporcionado en tamaño ante los ladrones habla con Dimas… mientras los ecos clásicos de la Málaga de maestro Zueco Ramos se elevan a los cielos de Híspalis, la “Soledad de San Pablo” marca el caminar largo, de frente del portentoso misterio, unas enormes andas en todos los sentidos, yo en serio se los digo, me sienta de culo cada vez que lo veo, tanta categoría artística y proporcional, sobre todo ante tanta altura, un lujo para una ciudad que sube los cables lo que haga falta para sus cofradías. Unas impresionantes andas diseñadas por un gran desconocido del arte cofradiero sevillano, el maestro Rafael Lafarque, que hubiese pasado al olimpo de la imaginería sevillana si su Virgen de la Salud de San Gonzalo no se hubiese quemado o desaparecido, bueno esto es otra historia… un canasto de unas hechuras imponentes talladas por Antonio Girón en 1944 mientras la imaginería del mismo pertenece al referido maestro Lafarque, aunque los actuales candelabros son de 2005, salidos de las manos de Francisco Verdugo.
Acorta su caminar, revira ante el palquillo este calvario errante y Dimas asombra al Señor de Mesa. Desgarrado escucha como el ladronzuelo sabe que es Él el Cristo y le pide: “Señor, Acuérdate de mi” cuando entres en tu reino… mientras el capataz, se entromete en la conversación entre el reo y el Divino y también le pide que se acuerde del hijo de un hombre de abajo, de uno de sus pies, en esa forma de pedir que tiene los costaleros subiendo al cielo al Señor o a su Madre Bendita. Y se eleva el barco, seguramente de los más pesados mientras Triana entona esa bella marcha, del corte que pide la hermandad; fúnebre, evocadora de aquello que le pedía el buen ladrón. La elegancia ya se masca a raudales por la calle central de la Campana, los planos de la cámaras se engrandecen ante la categoría escultórica mientras Jesús le contesta que “en verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” al compás de una marcha muy especial. Ya se los conté en la entrada de hace unos días, con la experiencia musical ante mi patrona. Lo mismo suena con la alegría de Triana que marca el compas del Señor de la Conversión… por eso decía al principio que las cosas pasan a veces porque sí, cuando un sueño se dibuja en la fibra de lo sensible, viene las tres cruces de la Magdalena y lo hace realidad cuando la música se hace “Santa Cruz” para marcar el soberbio caminar del misterio de Montserrat… allí en el “monte serrado” catalán, una capilla dedicada a San Dimas tuvo que tener mucho que decir en la representación de este misterio. Para los que no conozcáis la marcha, os insisto, obsérvala mientras los grafismos de este impresionante misterio se dibujan por la Campana o por toda Sevilla, una delicia que me perdí este año por segundo año, y ya van siendo muchos…
Comentan los usuarios en el video en YouTube que en Sevilla se aplaude poco, o según de donde venga el paso, pero es que estas hermandades no se aplauden con las palmas, se aplauden con el alma, con la mirada emocionada y el embrujo que envuelve el caminar de este tipo de cofradías, ese embrujo es el que recordé hace días en la gloriosa procesión de mi patrona y hoy intento describírselo con imágenes. El paso se pierde por Sierpes, siempre de frente, como las hermandades serias, con la ultima marcha, la primera que le dedicara las Tres Caídas, en si, si no me equivoco esta fue la primera hermandad en confiar en la banda trianera para contratarla, que con ese sentir de los primigenios sones hace sonar “Conversión del Buen Ladrón” para marcar las pulsaciones de una plaza, que sin izquierdos por delante se ha enmudecido para escuchar la Conversión de San Dimas con el Hijo de Dios, para seguir llenando de sabor la noche del Viernes Santo de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...