Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

domingo, 1 de julio de 2012

EL MISTERIO QUE SE LE NEGABA A SEVILLA...

¿Se imaginan que en la tarde-noche del Miércoles Santo hispalense un paso como el que abre la fotografía, donde queda representada las Negaciones de San Pedro atravesase el centro de Sevilla? Muchos dirán que locura digo, si esto ya ocurre cuando desde el barrio de la Feria Jesús nos muestra una de las grandes lacras del hombre… la traición de un amigo. Y es que nuevamente les muestro hoy día, con la festividad de San Pedro apóstol aun reciente el misterio de Orihuela que saltó a la fama capillita el pasado año en las JMJ de Madrid. Y es que es este sin duda uno de los misterios en los que el primer Papa toma protagonismo, en uno de los pasajes evangélicos donde intervino su figura.
Y es que este parecía que era un paso que se le negaba, nunca mejor dicho, a la ciudad de Sevilla y su Semana Santa aunque en tiempos remotos, en los siglos de “la oscuridad” existiese una hermandad que le rindiese culto en la parroquia de San Miguel, siendo conocida como la de los “Estudiantes”.







Los avatares del tiempo depararían que la siguiente hermandad de penitencia que le rindiera culto fuese la que hoy en día está establecida canónicamente en la parroquia del que invitó a ser "pescador de hombres", la iglesia de San Pedro. La hermandad del Cristo de Burgos seria la misma incorporando al título el de “Negaciones y Lágrimas de San Pedro”. La misma intentó como ya reflejé en la entrada correspondiente al misterio de Orihuela incorporar la representación plástica de las tres negaciones, modelando un boceto el artista marchenero Lorenzo Coullaut Valera. La repentina muerte del mismo en 1932 hizo que se desechase aquel proyecto, que sin duda hubiese incorporado a la Semana Santa Hispalense una muestra imaginera de la escuela escultórica contemporánea, echándole el pulso a la inmortal y aferradísima escuela barroca tan apreciada por el pueblo sevillano. Quizás aquel misterio no hubiese gustado y hoy estuviese comiendo polvo en San Pedro o como otras tantas cosas procesionando en otras ciudades. Lo que me resulta curioso, contemplando el misterio de Orihuela, tallado por el hijo del referido artista marchenero, Federico Coullaut-Valera Mendigutia basándose en el boceto que ideó su padre, es que como hubiese sido hoy la Semana Santa con este paso, sin pensar en los avatares que se podrían haber producido y siguiendo la línea del tiempo cofradiero que se originó, pasar del “trianerismo” y neobarroquismo de Ómnium Sanctorum a la sobriedad de la hermandad del Cristo de Burgos, incluso si esas imágenes como otras tantas realizadas en torno aquellos años hubiesen sido remodeladas para poder ser revestidas.


Aquello no prosperó y tras la Guerra Civil surgió una nueva iniciativa de incorporar a la Semana Santa de Sevilla el pasaje de las Negaciones y Lágrimas de San Pedro. Unos jóvenes querían fundar una hermandad en San Idelfonso teniendo por titular a la devotísima imagen del Cautivo que recibe culto en dicha iglesia sevillana. Aquello no llegó a nada y decidieron asentarse en una parroquia nueva, de un barrio nuevo apegado a la mítica Triana. Aquellos jóvenes fundarían la que es hoy día la hermandad de San Gonzalo, con la intención de darle culto público a un misterio donde el Señor del Soberano Poder proclamara al Sanedrín que Él era el Hijo de Dios. Pero pensaron en un misterio donde se escenificaran dos pasajes a la vez. 

El encargado de realizar el proyecto y las imágenes seria el imaginero hispano portugués José Luis Pires Azcárraga, aunque algunas fuentes indican un enorme error en su segundo apellido pues apuntan que era Gutiérrez. Este singular artista que figura en la nómina de los artistas elegidos para dejar su obra en la Semana Santa de Sevilla con el Cristo de las Almas –el San Juan Bosco de Triana también pertenece a su gubia- diseñó un curiosísimo misterio donde en la parte delantera se escenificaba la poderosa contestación del “Yo Soy” de un Cristo de una marcada planta divina y arrogante antes las preguntas del sumo pontífice. Aquel proyecto tenia la inclusión de algo que hoy día hubiese sido sin duda una de las características más curiosas de la semana grande de la ciudad de la Giralda, como era una estructura arquitectónica, aludiendo a un muro de la casa del sumo pontífice. Tras el mismo seria donde se escenificaría la escena de las Negaciones de San Pedro, donde un muro que sería más bien como la puerta de acceso, en torno a una pequeña hoguera y la presencia del gallo, el que iría con Él hasta la muerte, negó ser su amigo.
Este proyecto deparó en un pleito entre la hermandad del Cristo de Burgos y la nueva de San Gonzalo para que se respetase la antigüedad de la hermandad de advocación burgalesa y solo tuviese la misma el privilegio de escenificar dicho misterio. La autoridad eclesiástica les daría la razón, la cual solo permitió que se escenificara un solo pasaje de la pasión y que no se introdujese el muro portón que serviría de dosel a ambas escenas. Pires acató aquel decreto y solo realizó el misterio de Jesús ante Caifás como muchos sabrán, siendo el primer misterio con el que contó la hermandad. Después llegó el misterio de Lastrucci y los definitivos titulares de Ortega Bru en tiempos de Antonio Garduño como hermano mayor. ¿Como seria hoy día el Lunes Santo en el Tardón si aquel misterio de talla completa, sobre el paso de la balconada subiese en la tarde la calle San Jacinto con el izquierdo por delante, cuando la multitud que lo sigue en lugar de contemplar el trono vacío de Caifás contemplase un muro de piedra con el titulo latino de “HÍSPALIS” y San Pedro negando al mejor de todos los amigos?



Definitivamente la hermandad que hoy día abre el Miércoles Santo, el Carmen Doloroso incorporaría este pasaje a la “Pasión según Sevilla”, sin estridencias ni apuestas arriesgadas o según se mire, porque son muchos los que muestran su descontento con la obra de Francisco José Reyes Villadiego, que siguió los postulados neobarrocos sevillanos y toda la idiosincrasia cofradiera de la ciudad, pero quizás no con el acabado que muchos desearían. Curiosamente, aunque dudo que hubiese sido en el Sábado Santo, la ultima hermandad en incorporarse a la nómina de los días grandes, la de Nuestra Señora del Sol llevó a cabildo la propuesta de cual sería la iconografia del titular Cristífero al que rendirían culto hoy día en el Plantinar. Además del Varón de Dolores también se incluyó el del Ecce Homo y Barrabas y las Negaciones de San Pedro, pero una circunstancia, quizás divina hizo que los cofrades de ruan verde se fijasen en la alegoría del Varón de Dolores cuando el mismo día del cabildo por la mañana al autor del Santo Cristo Varón de Dolores de la Misericordia, José Manuel Bonilla Cornejo estando en su casa ordenando unos libros, se le cayó uno de la colección “Ars Hispanis” al suelo quedándose abierto por una pagina donde figuraba una fotografía del Varón de Dolores de Serradilla (Cáceres), aquello le hizo llevarlo al cabildo, viajaron hasta la ciudad extremeña a conocer la imagen y hasta hoy… también se le negó el misterio a este hermandad aunque hoy, allí por la calle de la Feria la hermandad carmelita sigue mostrando perfectamente al pueblo que la contempla como a veces, los que pensamos son nuestros amigos y van a estar ahí siempre, a la primera de cambio te niegan. Aquellos que a veces ocupan en tu corazón un puesto tan privilegiado como para sustituir a los de tu misma sangre. Por eso tras Él camina su Madre revestida de sol, esa representación de la madre que seguro nunca se va a avergonzar de nosotros y si nos acompañarían hasta el fin del mundo, aunque si va acompañada por esos amigos fieles de verdad, de los que no abundan; el joven Juan y la arrepentida Magdalena. Los doce lo abandonaron, uno lo negó y otro lo traicionó, pero Él siguió amándolos y se entregó para que en el mundo comenzase a expandirse aquello que nos muestra la advocación del Señor de Ómnium Sanctórum…la Paz.

1 comentario:

R. Ríos dijo...

No está nada claro que la actual imagen del Cristo de Burgos fuese la titular de la primitiva Hermandad de los Estudiantes de Sevilla, la cual existió en el s. XVI. Incluso algunos eruditos hasta dudan que su Crucificado fuese realizado por Juan Bautista Vázquez El Viejo, pues no se corresponden las cronologías con la de la propia obra.

El pleito de la Hermandad del Cristo de Burgos con San Gonzalo se resolvió solicitando a la Hermandad del Cristo de Burgos que redactase unas reglas, pues llevaba más de 40 años procesionando sin estatutos. Su historia reciente está íntimamente ligada a la de la Hermandad del Buen Fin, pues fueron cofrades de esta última corporación los que empezaron a rendir culto a la imagen del Cristo de Burgos. Es por ello que la Dolorosa del Cristo de Burgos tiene una advocación muy parecida a la del Buen Fin, Madre de Dios de la Palma.

Estuve en Madrid en las JMJ y ví "in situ" el misterio de Coullaut Valera de las Negaciones. No dudo de la valía de Lorenzo como escultor, pero Federico deja bastante que desear. En ese misterio hay figuras cuya estética está más cercana a las Fallas que a la imaginería, por no hablar de la carroza procesional, un auténtico esperpento.

Sobre las puertas y murallas en los misterios, te comento que existieron, aunque a finales del s. XIX desaparecieron. La Borriquita, sin ir más lejos, lució algo parecido en su paso, rememorando la entrada triunfal en la ciudad de Jerusalen.

Lo que si comparto plenamente contigo es en lo poco acertado que es el misterio de las Negaciones que procesiona la Hermandad del Carmen Doloroso. Si te digo que creo que en el futuro ese misterio será cambiado por uno de nueva factura, con la excepción del Cristo, porque no termina de encajar. Le falta algo y le sobran izquierdos....

Un saludo

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...