Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

domingo, 24 de junio de 2012

DEVENIR HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE NTRA. SRA. DE LOS SIETE CUCHILLOS DE BAILÉN.

Hace un año lanzaba a estas paginas una polémica entrada que versaba sobre asuntos meramente artísticos y materiales que ha veces no tienen por qué tener nada relacionado con el sentimiento. Pero la pasión y el amor afectivo, en este caso con las cosas de Dios y su veneración no pueden hacer quitarse el velo ante estas circunstancias. Hace unos meses comentaba con un compañero de trabajo similares ideas ante la apariencia que presentaba la Reina de sus devociones, la Virgen de los Siete Cuchillos de Bailén, de la cual en otra ocasión puede que les hable de su historia y singularidades. Recuerdo que recibí similares impresiones que la de algunos devotos de la imagen sobre la que versó aquella entrada, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno “el nuevo”.
Que la imagen no estaba mal… y es que ante la ignorancia de los temas que se desconocen se suele tirar siempre por el camino más radical, no es que se esté mal pero tampoco es que esté sublime, algo que a veces me hace pensar que si a veces se pusiesen maniquís revestidos de santo también despertarían la oración…
Pero curiosamente, aunque no ha transcendido a la palestra de estrenos del año, la dolorosa titular de la hermandad de la Santa Vera Cruz ha estrenado una remodelación sobre su ser. Este año, aunque pocos lo hayan percibido la Virgen ha lucido policromía nueva, realizada una vez más por el artista de la hermandad, el toxiriano José Miguel Tirao Carpio pocas semanas antes de la Semana Santa, siguiendo como en sus últimos trabajos las revolucionarias policromías “cordobesas” es decir, las policromías que hoy día están siguiendo muchos imagineros y que nacieran de las manos de Romero Zafra y Antonio Bernal, salvando las distancias claro. La imagen si duda ha ganado en plasticidad y en tonalidades cromáticas que sin duda la ha elevado a una mayor prestancia artística. Algo que mi compañero ahora ha tenido que declinar su desconformidad conmigo con un sincero “ha quedado bellísima…” aunque yo hubiese apostado directamente por ir a Córdoba…



Y es que la historia de esta imagen es singular, esta nueva policromía ha venido a reparar una desafortunadísima intervención anterior sobre la misma imagen. Un trabajo realizado en 2007 por un al parecer joven licenciado de bellas artes con un taller titulado como “Alien´s” en la ciudad de Alcaudete (Jaén). Un “artista” que acometió la restauración de la Virgen, el Ecce Homo, el Cristo de Medinaceli y la profunda transformación del Señor Orando en el Huerto. Intervenciones promovidas, sin duda desde el más profundo amor por querer dar a su cofradía lo mejor que podía dar de si mismos los dirigentes de aquel momento, algo que no dudo, pero he aquí una nueva muestra de que lo barato sale a veces carísimo, y lo peor es que aun se sigue tropezando sobre las mismas piedras… el misterio de la Oración en el Huerto si Dios quiere cederá su puesto a las nuevas obras que está ultimando Tirao Carpio, la Virgen ha sido remodelada con esta policromía y la apariencia del Señor de Bailén no agrada como antes -del Ecce Homo ídem de lo mismo-, con este si duda habrá que preparar algún día como dirían en Sevilla “el taco gordo”… el tiempo continua dándome la razón….


1992-2007-2012

Nueva policromia de Tirao Carpio.
Al parecer se le imprimió esa policromía plana, falta de matices y naturalidad para borrar el excesivo brillo que según aquella junta consideraba le había imprimido la efigie el hasta hoy autor anónimo. Con toda esta historia se despertó en mí un nuevo interés en encontrar la mano que sacase con las gubias en la madera a la Reina del Santo Cristo. Siempre se ha proclamado desde la corporación una afirmación que nunca comprendí ni sigo comprendiendo, de que el donante de la misma no quería que se conociese su nombre, algo que veo lógico y tampoco la identidad del artista que talló la imagen, algo que sigo sin ver lógico, porque aunque la imagen sea una icono devocional también formar parte del patrimonio artístico de la cultura bailenense, creo que el pueblo y el mundo artístico tienen derecho a conocer a los maestros encargados de tocarnos la fibra sensible con sus creaciones.
Lo curioso es que muchos son los cofrades que conocen quien fue el donante, esas cosas son imposibles de borrar más con lo reciente que está todo esto, porque la imagen ha cumplido esta Semana Santa veinte años. Una parienta por parte de mi familia materna, íntima amiga de aquel donante me comentaba que no se acordaba para nada del nombre del imaginero y que nunca se ha puntualizado que no se diera a conocer el autor de la imagen, pero que la misma fue realizada en Sevilla, así que la idea de que fuese tallada en la provincia de Málaga se descartaba, tan solo que el donante estaba allí afincado y hasta allí tuvo que ir la hermandad a recogerla, a San Pedro de Alcántara, según fuentes orales del presidente de entonces, el cual también niega que el donante indicase que no se anunciara el nombre del autor de la imagen, aunque al parecer tampoco lo dijo… y es que en Bailén a estas cosas casi nunca se le han dado importancia, simplemente.

Así que intenté buscar un posible autor de la escuela sevillana por la red, pero la labor se contemplaba arto difícil, aunque no olvidaré que contemplando fotografías de su primitiva apariencia, intentando analizar este pobre aficionado al arte religioso alguna impronta reconocible –nada más ver una fotografía de la ultima intervención vislumbré la mano de Tirao Carpio, años de estudio y fuertes dosis de afición nada más…-. Me costaba encontrar similitudes con los imagineros que trabajasen en los primeros años de la década de los noventa de la pasada centuria. Además sin duda, la imagen presentaba unos rasgos estilísticos que apuntaban a una mano aun algo inexperta, es decir se podría tratar de una obra de un aficionado, quizás joven y por ende barato, que pocos más trabajos tuviese y pasase desapercibido en el libro de oro de los imagineros sevillanos, algo que apuntan en la web La Hornacina personas más cualificadas académicamente que este humilde servidor de ustedes, Sergio Cabaco y Jesús Abades que la consideran como “obra de discreta ejecución”.
Dolores del Cerro del Águila.
Sebastian Santos Rojas.
No le daba mucha importancia porque el tema de las atribuciones es muy complejo, pero en la imagen se vislumbraba o a mi se me figuró un ligero matiz con las dolorosas de un eterno, el considerado mejor creador de dolorosas del siglo XX, el onubense Sebastian Santos Rojas. Esa mirada perdida y la anatomía del cuello me retrotraía a dolorosas como la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila, pero como dije, en matices muy confusos, en ligeros esbozos, obviamente seria difícil que la imagen fuese de Santos Rojas, más cuando se afirmaba que la imagen se talló en el 90 o 91, cuando para entonces el imaginero de Higuera de la Sierra (1895) ya había fallecido (Sevilla, 1977).

Virgen del Amor de Santos Calero. Sevilla
Pero ese dato me hizo darle más vueltas a la cabeza, seguir aferrándome a ese clavo ardiente… si no fue Sebastian Santos ¿pudo ser algún discípulo? Y sus aprendices más conocidos eran sus propios hijos, Jesús y Sebastian Santos Calero. Jesús un artista también ya fallecido que nunca alcanzó la maestría ni la fama de su padre aunque si dejase algunos trabajos, sobre todo de restauración en las hermandades sevillanas, Sebastian está inmortalizado hoy día para la eternidad como modelo del monumento a Juan de Mesa, en el papel del cordobés – no se conoce la apariencia de autor del Señor de Sevilla- de la plaza de San Lorenzo de Sevilla que el mismo modeló.
Jesús Santos Calero
Así que por mera curiosidad busqué algunos datos de sus obras y algunas dolorosas para comparar, encontrando más sobre la de Jesús Santos. Su más famosa imagen mariana es la primitiva imagen titular de iconografía dolorosa de la hermandad de la Resurrección de Sevilla, la cual sigue rindiéndole culto bajo la advocación de Nuestra Sra. del Amor, una imagen realizada en 1969. Lo único que encontré de similitud es esa impronta de su padre en la obra aunque también bastante lejos de su calidad, aunque tampoco podría afirmar que la dolorosa bailenense hubiese salido de su mano, quizás en los labios, pero la dolorosa sevillana siendo anterior no podría presentar matices de mayor pericia artística, por ejemplo las manos son enormemente superiores a las de la Virgen de la ermita Santo Cristo. La cosa se quedaba en meras suposiciones, igualmente perdido hasta que en una conversación con el actual presidente de la hermandad, este accedió gustosamente a anunciarme el nombre del autor, que al parecer la firmó en el pecho, cerca del hombro derecho. Le comenté mi hipótesis y sin recordar el nombre de memoria casi me descartaba la opción de la familia Santos, sobre todo la de Jesús. Me prometió que miraría el dato que tenía apuntado en un papel, sin tener que desvestir a la imagen podía comprobarlo, y así que obró…

Aspecto original.
Así que por fin conocía un nombre oficioso dado por el máximo dirigente de la hermandad penitencial más antigua de la ciudad. Me volvió a preguntar por mi hipótesis, por el nombre de mi posible autor pero Jesús Santos Calero no era o casi…
Al parecer la firma no era el nombre completo, si no más bien iniciales y sobretodo el primer apellido: HERRERA. Así que se puso a investigar con esas iniciales y dio con el nombre de un imaginero de Lebrija llamado JUAN HERRERA CALA, del cual pocos datos había encontrado en la red, y del que ni Tirao Carpio le sonaba. Así que mis hipótesis se desmoronaban, jamás había escuchado su nombre aunque por aquello de la incompleta firma me hacia pensar que podría no ser este desconocido imaginero lebrijano.
Así que con el dato me dispuse a buscar por la red algo que me acercara al historial de este imaginero, encontrar alguna obra que pudiese “hablarme” sobre algún dato que confirmara su autoría. Y la verdad encontré poco… lo primero que no es sevillano, es de Trebujena (Cádiz) aunque está afincado y trabaja en Lebrija. No se anuncia mucha obra suya en la red, destacando sobremanera trabajos en su pueblo de adopción con el misterio de la Borriquita –solo las secundarias- y la titular marina de la misma, la Virgen de la Estrella. Con estas obras ya sin comenzaba a encontrar unas improntas más patentes, y una ligera y lógica mejoría en sus trabajos ya que estaban realizados años después que la imagen bailenense. Pero no podía quedarme con la impronta, aunque aquí la dolorosa lebrijana presentaba una mirada y sobre todo una boca muy similares.
En la imagen del niño se encuentran similitudes.


Virgen de la Estrella de Lebrija de Herrara Cala.
Así que accedí a los foros, abrí un tema sobre este desconocido imaginero y coloqué dos fotos de las primeras salidas procesionales de la Virgen de los Siete Cuchillos. Alguien que decía conocerlo muy bien, me indicaba de que si, que él era el autor de la Virgen, que nada más entrar en su taller tiene el modelo de Virgen. Todo parecía más cerca y confirmado, solo bastaba preguntarle al mismísimo Herrera Cala, algo que ha conseguido un amigo vía telefónica, confirmando de que Ntra. Sra. de los Siete Cuchillos de la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Bailén ya no es de autoría anónima, tengo el placer de anunciarles en primicia al mundo cofrade que es obra de Juan Herrera Cala, posiblemente del año 1991 saliendo a las calles de Bailén por primera vez el Lunes Santo de 1992. Siendo posiblemente una obra de juventud, algo que aun tengo que confirmar y seguir investigando. Dado al espacio de lo que es un blog les dejo con este descubrimiento a la espera de nuevos datos.
Por cierto, que mis hipótesis no se desmoronaron por completo, obviamente no acerté pero en la poca biografía existente por la red sobre Juan Herrera Cala, nos indica que fue discípulo de Santos Calero –unos dicen que de Jesús, otros de Sebastian, su hermano-… así que Bailén cuenta con una obra descendiente de la eterna escuela y producción de Sebastian Santos Rojas… veo que casi treinta años apasionado por este mundo están dando sus frutos…
Sebastian Santos Calero.

Desde aquí dar las gracias y destacar el loable interés de José Cisneros por conocer e investigar la historia de la cofradía que preside con pasión y amor, por brindarme el privilegio de completar un trocito más de la historia de las cofradías de Bailén.
Primera salida procesional 1992.

3 comentarios:

R. Ríos dijo...

Discípulo de Jesús Santos, el cual fue profesor de modelado y talla de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Sevilla. Mi tía M.ª Carmen, profesora de Arte y de FOL de dicha escuela y compañera de Jesús dice recordar a Herrera como alumno suyo.

Un pequeño dato más. Si quieres, te miro en el archivo de la Escuela si Herrera fue alumno de la misma y que estudios cursó (si es que los completó).

Un saludo

R. Ríos dijo...

Otro dato: el discípulo más conocido y aventajado de Sebastián Santos padre fue Francisco Buiza.

Sebastián Santos Calero tiene en Sevilla varios monumentos, además del que citas, como son el de Curro Romero, junto a la Maestranza, el de Cayetana de Alba, en los jardines del Cristina, y el Manolo Caracol, en la Alameda de Hércules.

Otro saludo

JUAN PEDRO dijo...

Muchas gracias por tu nueva aportación Rafa, pues claro que si, si no es mucha molestia búscame todo lo que puedas sobre Herrera Cala. En una biografía de Sebastian Santos Calero de "Conocer Sevilla" lo ponen como discípulo del mismo, en los foros lo ponen como de Jesús.
Lo de Buiza, cuando escribí se me quedó una incertidumbre, me daba de que me estaba dejando a un "crack" en el tintero y ante tan buenos visitantes es pegar un patinazo jajaja esta mañana me he acordado de Buiza, lo he comprobado por el móvil pero tu te me has adelantado jeje aunque eso si Buiza creo un estilo bastante diferente al de su maestro, sus hijos siguieron más sus directrices.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...