Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 18 de junio de 2012

AQUELLOS TRASLADOS DEL DÍA DEL CORPUS...

Antes de que termine este mes eucarístico les dejaré con una añeja estampa de lo mismo que en este junio del Señor de 2012 les viene recibiendo al entrar en Simplemente Capillita.
El mismo es uno de los momentos del traslado de vuelta del Señor de la Sagrada Cena de Sevilla desde el altar del Palacio Arzobispal de este mismo año. Me comentaba el amigo Martín Quiles que como son estos sevillanos, montar una procesión en toda su pompa para llevar la imagen al altar, cuando en muchos otros sitios lo llevarían en un vehículo, ya sean por empeño de sus cofrades o de la curia. Y es que esta es la grandeza que le da Sevilla a sus cofradías y por ende a Dios, porque la imagen no es un simple mueble y siempre tiene que ir lo más digno y sublime posible, mas si es la representación escultórica de la institución de lo que se celebra en el segundo jueves que reluce más que el sol, el Corpus Christi.
En nuestro pueblo suele ser común que varias imágenes salgan sobre el mismo paso, algo que en Sevilla no ocurre, casi siempre todos los titulares de cada hermandad tienen su paso propio. Pero la hermandad de la Cena tiene uno donde sale sus dos titulares Cristíferos. Y es que para el traslado del día del Corpus normalmente suelen utilizar el segundo de sus pasos de la estación de penitencia del Domingo de Ramos, el paso sobre el que procesiona y volvió hacerlo en 1973 el Cristo de la Humildad y Paciencia, lógicamente por que es un paso por proporciones más indicado para la imagen sola, ya que no suele hacerlo en su paso de misterio como pudimos verlo el año pasado.
Por esta razón les dejo con la primera fotografía, seguramente realizada en el año 1985 para que contemplen los diversos cambios estéticos experimentados hasta nuestros días. Vemos el canasto que tallase el eterno maestro de las gubias, el trianero Manuel Guzmán Bejarano que crease una conjunción de tallas, planos y apliques de orfebrería junto a unos curiosos elementos luminarios, faroles con brazos con guardabrisas. El canasto es de 1973 y los faroles eran obra de Julio Jiménez. En 1992 se completó con unos nuevos candelabros tallados en madera y guardabrisas en orfebrería estando coronados por un farolito. La talla es de Juan Mayorga y la orfebrería de Manuel de los Ríos creando uno de los candelabros más singulares de la ciudad de Sevilla. En 1992 se añadió un sobre-canasto y un monte de poliéster imitando las rocas del calvario para el Cristo que esta ideado el paso, del que habría que añadir que se trata de un paso de líneas sobrias, ya que el Señor de la Humildad y Paciencia procesiona en silencio y un corte más luctuoso que el misterio eucarístico. En 1993 se añadirían los respiraderos, trabajos todos de Mayorga bajo diseño de Dubé de Luque. En la fotografía del Corpus y esta de la salida del Señor “pensativo” de aquellos años podemos observar las carencias que aun tenia estas andas como en la del día del corpus dibujándose el portentoso Cristo de Sebastian Santos sobre un montecito de clavel rosa sobre el friso blanco que le da el matiz glorioso a esta salida. Por ultimo les dejo con algunas imágenes de este pasado día del Corpus de cómo Sevilla una vez más extendió a Andalucía la costumbre de llevar con todos los honores al Señor en la institución de la primera Eucaristía a los altares que honran el paso del Dios Verdadero…



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...