Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

miércoles, 15 de febrero de 2012

UN MUÑIDOR HACE CALLAR A LAS CALLES DE LA MANCHA...

Ciertamente creo que no me equivocaría mucho si calificara a la Semana Santa de Ciudad Real como la mejor embajadora del estilo cofradiero andaluz por antonomasia, el sevillano, fuera de las fronteras de Despeñaperros.
Aun me resulta impactante conocer ciudades de fuera de la comunidad andaluza que hayan bebido tan magníficamente la esencia de la Semana Santa de Sevilla. Aunque tampoco debería de sorprenderme, cuando en Andalucía y algunos pueblos de fuera de la misma, en todo el territorio español, su mejor maestro es el youtube o el DVD. En plena era de las tecnologías, cualquiera se baja un video he intenta copiar lo que solamente ve en el mismo, y en el mismo solo se podría ver lo que algunos fueran de Andalucía llaman “folclórico andaluz”, casi con la sorna con la que nos tienen etiquetados fuera de nuestra comunidad.

Pero ignorantes aparte, si los hay, que quizás un comentario, una historia de un viajero, una vieja cinta de VHS o un video en el youtube les despiertan la chispa dentro como para bajar a Sevilla o alguna ciudad que se ha impregnado de la misma y conocer este desde su mas profunda esencia. Y luego se lo llevan a su tierra y las evidencias vuelven a caer por su contundencia, hacen que su Semana Santa cambie y se eleve a otra dimensión jamás antes vista. Porque Sevilla no solo son obras de arte de imaginería, ni rimbombantes canastos barroquizantes sobredorados ni suntuosos mantos y palios bordados, que parecen que se hubiesen realizado en el mismo cielo. Toda esa magnificencia se basa en el sentimiento y en el como el sevillano ha considerado y actuado con sus cofradías. Un motor indispensable para que luego con facilidad lleguen los lujos materiales, las insuperables bandas y las sobradas cuadrillas de costaleros, de técnica y de gente… vamos sigo pensando que es el modelo perfecto, no flaquea –comparándolo con otras poblaciones- ni en lo aun más mejorable del mundo de la Semana Santa, la eclesialidad y la caridad. Todo como no, para mayor gloria de Dios, la Virgen María y los Santos.
Por eso hoy me paro en la capital de esta provincia manchega, como ya lo hice en otras ocasiones con el Prendimiento o la Flagelación, dos hermandades del corte netamente sevillano, de su variante de “barrio” con grandes misterios al compas de la “alegría” que levanta el andar trianero.
En noviembre, en aquella charla en la que asistí en Andújar sobre costalería, un veterano costalero y capataz iliturgitano, se preguntaba por qué pasos trianeros se llenaban de costaleros, y se creaban hermandades con estos parámetros mientras el otro gran estilo de la capital hispalense pasaba con menos pena y gloria, ante esa globalización de la esencia sevillana fuera de los confines de Sevilla… incluso en su provincia. Ese estilo, es ciertamente el de siempre, porque lo otro apenas cuanta con 100 años por no decir 30, el de la pura penitencia, nazarenos de ruan, sin la mas “folclórica” capa, austeridad y sobriedad en el casi marcial comportamiento de los integrantes de los cortejos, amparadas en el casco antiguo… vamos lo que era la ciudad entonces y que ha acabado encorsetándose en el llamado “hermandad de centro”.
Asimismo un día conocí a la hermandad ciudadrealeña protagonista de esta entrada por una revista de Semana Santa que me trajo mi amigo Félix, y la busque por la red de redes. Un Cristo Nazareno, ayudado por Simón de Cirene caminaba sobre un humildísimo paso entre el sobrecogimiento de la esencia Sevilla por esta ciudad manchega. La llamada hermandad de “Las Penas”, por que el Señor tiene esta advocación, Ntro. Padre Jesús de las Penas, seguía fielmente el estereotipo de hermandad de silencio sevillana. Pero como dije no cayendo en una chabacana copia, si no siguiendo un estilo pero adaptándose a sus necesidades. Rebuscando un poco su historia para realizar esta entrada (porque nadie se piense que todo lo tengo en la cabeza), me encontré con una sorpresa, bueno a mi modo de ver este mundo a mi me lo pareció. Hermandad jovencísima, fundada en 1992, no nació con los fines que viven hoy en día. La asistencia de unos cofrades al III Encuentro de Hermandades y Cofradías de Penitencia de Valladolid hizo que surgiera la idea de crear una hermandad del corte sobrio que se destila en aquellas ciudades castellanos-leonesas, la que muchos se piensan que es la única Semana Santa sobria de España, en el llamado estilo castellano… parece que de Andalucía o Sevilla solo se vende el estereotipo de hermandad de barrio… Macarena o Triana… pero el estilo sevillano es mas rico de lo que se piensan, aunque bueno por allí arriba hay muchísimo “folclore”, incluso rozando el esperpento pagano, como el tal “Genarín”… que mejor ni les cuento, la cadena televisiva La Sexta, ya se encarga de hacerlo incluso con mas respeto que la verdadera Semana Santa de los católicos.

Así nació la Hermandad de Nazarenos de la Humillación de Ntro. Padre Jesús de las Penas de Ciudad Real, queriendo seguir el estilo austero de penitencia de la Semana Santa castellana, que también es impresionante que quede claro. Y la imaginería que debería traer al titular de la Hermandad miraría en aquellas direcciones y así llegaría el Nazareno de las Penas, obra de un escultor toledano afincado en Madrid, de la escuela que se forjó en los ambientes madrileños en el siglo XX… es decir alejado de los cánones neobarrocos andaluces, bueno casi españoles… Basta con ver estas fotografías de sus primeras salidas, la diferencia que hay hoy, como por ejemplo ese antinatural movimiento del brazo derecho del Señor o la estética seguida en la túnica, siguiendo a día de hoy el estilo de túnica corta lisa sevillana… ¿puede haber algo mas austero? Víctor González Gil tallaría la imagen en los años cuarenta para una hermandad que se estaba formando en Madrid y que no llegaría a buen puerto. Así la obra quedó en el taller del artista al que le sobrevino la muerte y no la acabaría. Esto lo realizaría el madrileño Faustino Sanz Herranz, que la policromaría llegando la imagen a Ciudad Real en septiembre de 1992. En la actualidad luce un juego de manos realizadas por el “cordobés” –por que nació en Stuttgart (Alemania)- Miguel Ángel González Jurado.

Para procesionar al Señor aquella hermandad encargó un sobrio paso, de líneas rectas y sin apenas talla, con cuatro relieves de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor y ocho faroles – cuatro de mayor tamaño en lo alto del canasto y otros cuatro mas pequeños en la mesa de los respiraderos- todo ellos acabado en la sobriedad de las capas de barniz… una sobriedad que como les conté hace poco, nació del paso del Calvario de Sevilla, aunque las miras castellanas en la fundación de esta hermandad puede que la tomaran allí, aunque no si allí se utilizaba este color antes de 1909.

Unas andas realizadas por el taller de carpintería local de Miraflores de Piedrabuena para ser portados por varales exteriores, como solemos identificar con las maneras malagueñas. Pero sigo leyendo, que aquello le costaba cuajar, pasando periodos de crisis hasta que un llamador retumbo en la ciudad. La simple decisión de adaptar aquel humilde paso a costal hizo que la hermandad se afianzara, aunque es evidente que llegaron mas cosas, vasta contemplar la seriedad de sus nazarenos, que aunque no sea de cola prácticamente siguen el estereotipo de túnica sevillana, con cirio alto ceñido a la cintura como las hermandades de negro y siguiendo el rigor que identifican a estas hermandades. El trio de capilla, la esquila del muñidor el cual va vestido de época y el silente caminar del Nazareno, que evidentemente se adaptó al modelo sevillano, entre nubes de incienso que hace que se recree una envidiable cofradía por las calles del Martes Santo ciudadrealeño. Y al Nazareno le acompañó en su triste y lúgubre caminar la figura de Simón Cirineo, ya habían cambiado el sentir inicial de la hermandad, el cual no despegaba, y las miras ya estaban puestas en Andalucía. González Jurado les talló en 2006 la imagen del piadoso cirineo y la estética se reconvirtió en la netamente sevillana convirtiéndose en una de las hermandades mas admiradas de la ciudad. Dejaron su salida del quizá menos estético “Guardapasos” y buscaron un templo que le diera mas sabor a la sobrecogedora cofradía y lo encontraron en la Comunidad de Reverendas Madres Carmelitas Descalzas, lo cual hizo quela hermandad creciera un peldaño mas. Curiosa la salida desde este enclave, por la poca altura de la puerta lo que hace introducir las dos imágenes en el interior del paso, algo mas común en las imágenes de crucificados, y no en las de Cristos Nazarenos o Cauticos, mas con la inclusión de otra imagen que tiene que ir unida a la otra por la cruz. Su monte de corchos imitando el terreno de Jerusalén, se introduce con un mecanismo que despertó mi sorpresa mientras un escueto friso de lirios circunda el perímetro por donde caminan las Penas de Dios.

Curiosamente la estación de penitencia, es a su vez un vía crucis, o eso me parece en los videos con la lectura y pequeñas homilías de un sacerdote. En fin, que vemos que querer es poder, y en Ciudad Real también caminan al compas sevillano de las cofradías “mustias”, entre el “ensordecedor silencio” roto por la música de capilla, es mas mientras escribo esta entrada la escucho como música ambiente de su pagina web. Un ejemplo mas, de lo bueno que da “copiar” a Sevilla, algo que por lo menos en Andalucía llevamos durante siglos y como su actual esencia perfeccionista a invadido las regiones de España, siendo sin duda Ciudad Real el mejor escaparate donde pueden verse otros lugares para alcanzar sus sueños… incluso muchas de Andalucía.









6 comentarios:

Paco Turrillo dijo...

Muchas gracias por realizar esta interesante entrada de nuestra Cofradía. Es de agradecer ver lo bien que se ha documentado para la realización del artículo.
Mucha gente de Ciudad Real nos dice que somos la hermandad más castellana de la ciudad y yo respnondo y así lo dejo claro en las entrevistas que en Cuaresma me hacen, que somos una Cofradía claramente inspirada en las hermandades de negro, de silencio de Sevilla. Usted lo ha sabido captar a la percepción. De nuevo mil gracias.

Un fuerte abrazo.

Francisco José Turrillo Moraga
Hermano Mayor de la Cofradía de las Penas de Ciudad Real, La Mancha.

JUAN PEDRO dijo...

gracias a usted francisco jose, y enhorabuena por esa hermandad.

Siempre al cielo con El dijo...

como hermano de la cofradía me llena de orgullo ver una entrada así.

Muy bien documentada.

un saludo!

Jesús Laguna Serrano

PEPE LASALA dijo...

Me parece impresionante, no la conocía. Gracias Juan, me ha gustado muchísimo y he aprendido algo más. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Felix Ruiz dijo...

Me sumo a la enhorabuena de mi amigo Paco Turrillo por el buen y documentado trato que han dado en su blog a nuestra querida Cofradía de Las Penas.
Muchas gracias por hacerse eco del trabajo que realizamos en esta tierra manchega y si lo desea, invitado queda el próximo Martes Santo a las 21:30 para ver nuestro departir desde las puertas del Cielo Carmelo.

Félix Ruiz, Fiscal y Diputado Mayor de Gobierno de Las Penas de Ciudad Real.

Jose Antonio Delgado y Oviedo dijo...

Desde aquí, Ciudad Real te agradezco mucho el reportaje amplio y variado que has hecho de mi Cofradía a la que quiero mucho. Soy hermano desde hace ya un tiempo y no me arrepiento de haber podido entrar a formar parte de ella. Se despide un hermano de Las Penas y a la vez hijo directo de padres de Linares, mi segunda patria chica.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...