Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 9 de diciembre de 2011

"ANTOÑITO" Y LAS COFRADIAS...

En la jornada de ayer, día de la Inmaculada Concepción me acerqué un rato al barrio de San José Obrero para visitar la procesión que con Fe organiza desde hace unos años esta querida parroquia para el día de la Limpia y Pura. No sabía si iba a poder asistir a la misma porque tenía previsto algunos asuntos laborales que al final se pospusieron a ultima hora y así, con la compañía de mi amigo Félix nos acercamos a contemplar a la bella Inmaculada que sacase de la madera el imaginero Guillermo Martínez Salazar y rendir pleitesía a un grupo humano, con don José Antonio y Sebastian a la cabeza, que siempre me ha recibido con una sonrisa.
Poco más que añadir al evento, ya lo expliqué el pasado año aunque si ocurrió algo que despertó mi sonrisa y de mis acompañantes “capillitas”. Allí en el popular emplazamiento de la conocida Cruz de Baños, nos encontramos con un pequeño capillita que las cosas de su edad, dos o tres años me sorprendieron. “Nono” o “Antoñito” es el sobrino de mi compadre Félix Gómez, hijo pequeño de su hermana Luisa que tal como he dicho, por cosas de la edad es un niño inquieto y lleno de ilusión por jugar y jugar hasta que las fuerzas le venzan.
Pero allí se encontraba Antoñito de la mano de su hermana mayor, Laurita bajo la atenta mirada de su padre, el buen amigo Antonio y su hermano y tío del niño, el amigo Martín; capillita y devoto de este mundo, y visitante de esta casa. Aunque Antonio no es que le vuelva loco todo aquello que huele a procesiones, más si hay que esperar, no duda un segundo en llevar a su hijo que ya desde su temprana edad este mundo lo envuelve y le apasiona.

Así de la mano de su hermanita, iba súper tranquilo recreándose con el andar de las pequeñas andas que portaban algunas anderas de la hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno, guiadas como no por sus capataces al compás de la agrupación musical de San Juan Evangelista de Bailén. Su tío Martín, lo lleva con gusto, andero de la hermandad de la Santa Vera Cruz y de Ntro. Padre Jesús –vamos unos de los pocos ejemplares únicos de “vuerca pasos” bailenense, aunque para él es por tan solo devoción, menos por afición- y seguidor tal como me confiesa de la suntuosidad que rodea a la Semana Santa sevillana, aunque la siga sintiendo como algo muy inalcanzable. De Félix que les voy a contar, seguramente sea mi doble en esta tierra de alfareros, que aún poco nos comprende aunque eso a él sí que ni le va ni le viene. Se ríe orgulloso contándome como casi desde que comenzó hablar su Antoñito, al entrar a su casa lo primero que le pedía era: “¡Santa, Santa, Santa!”, en referencia a que le pusiera videos de ese paso que un Jueves Santo desde su silleta lo encandiló… el del Soberano de Linares.
Y es que mi amigo y su hermana no conocieron otra Semana Santa que la de Linares, ya que sus padres, mi buen “colchonero” Félix y Carmina nacieron de la entrañas de la ciudad minera y aunque llevan más de media vida residiendo en Bailén por su famoso negocio de gaseosas, esta es la Semana Santa que les enseñaron a sus hijos como para dejarlos salir de nazarenos los dos hermanos en la Oración en el Huerto durante muchos años ya que fue la primera donde encontraron túnicas disponibles. Así para Luisa el Jueves Santo en Linares es sagrado, mas desde que su hermano se encaramó a las trabajaderas del “Dios del izquierdo por delante” por antonomasia en la ciudad. Así cuando nació Antoñito, lo primero que hizo fue llevarlo para que viera a su tito portando al Cristo de su alma… y vaya si le gustó que cuando paso el barco del largo caminar por Julio Burell ante su atónita contemplación, Antoñito quería más y más y si por él hubiese podido ser, se hubiera metido tras el paso durante todo el camino.
Por eso ayer con gracia le decía a su padre: “Mira Antonio como las cofradías son buenas, como amansan a las fieras…” mientras la Inmaculada se perdía entre las callejas del barrio “Caminando por tientos… en la Madrugá” como nos evocaba la banda que la acompañaba y entre las risas de sus titos, los cuales les gustan ver las maneras que apunta su sobrinito ya que ellos son como esta casa indica… Simplemente Capillitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...