Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 26 de agosto de 2011

LOS TOREROS DEL SOBERANO...

Ya está aquí la feria de Linares, la feria de San Agustín aquel que guarda la parroquia donde vive mi soberano y su Madre Bendita del Rosario. Feria conocida y popular en la provincia por su gran ambiente y continua fiesta en su recinto ferial el cual llena de vida las múltiples casetas, sobre todo las de las cofradías que con su trabajo desinteresado engrandecieron sobremanera esta feria y que se convierte en la gran fuente de ingresos para la manutención y realización de nuevos proyectos de las cofradías linarenses.
Pero la feria de Linares si es conocida mundialmente es por sus corridas de toros, no es que sean las más prestigiosas del mundo aunque mucha gente de la comarca las tengan como las que se permiten disfrutar de una tarde de toros. El coso de Santa Margarita toma el gran protagonismo del año, no es para menos cuando en el sufrió una cogida mortal el que según dicen los entendidos o muchos de ellos, fuese el más grande del mundo del albero, Manuel Laureano Rodríguez Sánchez… “Manolete”.
Pero esta entrada lógicamente no va ni de ferias ni de toros, ya saben que aquí se habla de cofradías y me acuerdo por estas fechas de esta magnífica fotografía que abre la entrada. Ensayo cuaresmal de domingo por la mañana, la galera del Soberano ya viene de vuelta en busca del almacén donde nos esperaba una jornada de convivencia regada de una sabrosa paella. Tanto el año pasado como este si no recuerdo mal siempre volvimos cerca del coso de Santa Margarita, este año siempre bordeándolo donde los compañeros más taurinos que van debajo sacan su orgullo torero, y es que como decía Caparros, el costalero tiene o debería de tener mucho del torero, sentirlo como una forma de vida… el toro del monumento embiste y la cuadrilla lo acompaña con un izquierdo o comiéndose la calle con la fuerza de un Victorino. Mágica levantá se vivió en aquel momento, cuando un viejo guerrero de los años difíciles de verdad se encaramó a la trabajadera de su Dios y fue llamado por Antonio, aficionado a los toros y a los pasos hasta la trancas…. “esta va por treinta años de trabajo para ver este paso lleno…”. Crujió la madera, y subió la emoción fuerte pa’ arriba y a volar. Algo de embrujo, de magia y duende nos trasmitió aquel entorno desde el mismo albero para realizar las levantás que más me gustan, las que no pesan por que suben impulsadas por el corazón. Cuentan los viejos que antaño, aquellas míticas cuadrillas completamente rendidas paseaban al Soberano y al Rosario dibujando unas inolvidables estampas, que algunos añoran y sueñan con revivir y por eso hoy, que esta la feria de Linares a la vuelta de la esquina me acuerdo de los toreros del Soberano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...