Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

martes, 30 de agosto de 2011

DINASTIA COFRADE...

Escribía en febrero una entrada donde versaba sobre mis vivencias cofrades en la cofradía donde me crié y aprendí a volverme loco con el mundo de la Semana Santa, la cofradía de la Santa Vera Cruz. En ella mostraba esta fotografía que abre la entrada fechada en marzo de 1963 donde aparece la imagen del Cristo de Medinaceli sobre sus sobrias andas, presidiendo la fotografía cuatro caballeros, seguramente sus directivos o lo que aquí llamamos “hermanos mayores”, una costumbre bailenense de la que algún día puede que les hable. El primero por la derecha es mi abuelo paterno Cristóbal Lendínez Jiménez, alfarero de profesión y seguramente uno de los reorganizadores de la cofradía, aunque en los años bélicos “luchara” en el bando contrario a todo esto e incluso sufriera las penalidades de la cárcel… algunos simplemente les toco lo que les tocó.
Pues bien, esta fotografía la publiqué para que el lector se hiciese una idea desde donde provenían mis raíces cofrades con esta hermandad y sin querer también mostré las raíces de un amigo y compañero en estos menesteres desde hace más de diez años, mi amigo Óscar Ortega… pero tampoco debería obviar a su hermano menor Sergio. Resultó que el señor que esta junto a mi abuelo, es también el suyo, D. Tomas Ortega el cual también estaba muy vinculado a la hermandad motivo por el que conocí a sus nietos. El señor Ortega es fácil visualizarlo en varias fotografías de aquellos tiempos, incluso me agradó saber tal como me comentó su nieto que el mismo era el que realizaba en Bailén los capirotes de los nazarenos y los “cinturones” o ceñidores de esparto de los nazarenos de la Santa Vera Cruz… otra característica de la que puede que hable en el futuro. Quien me iba a decir que el abuelo de un amigo tan apegado a mi idiosincrasia fuera el que me hizo mi primer capirote y mi primer ceñidor, cuando contaría quizás con cuatro años. Allí en su domicilio de la calle Doctor Cabrera Lomas, recibía la visita de los bailenenses que querían salir “acompañando” a alguna cofradía… no miento el “su” porque aquí nunca ha sido necesario ser hermano para salir en penitencia con una cofradía, yo y mis hermanos los primeros. Aquella escena de ir a encargar un capirote, podría ser comparable en el imaginario cofradiero local al que se vive en Sevilla cuando la cuaresma está a punto de eclosionar y un gran cartel recuerda a los sevillanos por la Puerta Carmona que ya está aquí la semana grande… a mí por lo menos cada vez que paso por esta calle del barrio de San José Obrero, revivo aquellos día, aquella sensaciones.

Quien se lo iba a decir aquel día de 1963, cuando el Cristo ya contaba con trece años entre los bailenenses y sin saber por qué decidirían aquellos hombres introducir en Bailén esta devoción de raigambre madrileña, que sus nietos iba a caminar tan de la mano en sus vidas cofrades. A Óscar ya lo conocía de vista de tocar junto a su hermano en aquella vieja banda… ni de cornetas ni agrupación con túnicas por uniforme que dirigiría el amigo Alfonso Piñero y Juan Galindo. El seguiría en la misma y yo pasaría a ser andero de la cofradía hasta que tras la Semana Santa del año 2000 decidí entrar a formar parte de la banda de la hermandad porque la misma ya tomaba un rumbo que yo ansiaba y soñaba, mi estilo de vida, Sevilla. Allí ya entablamos amistad aunque creo que en el instituto ya nos hablamos… recuerdas aquel 21 de mayo de 1998 en la que no soltaste tu bandera del Real Madrid en todo el día… ya comenzamos a saber por qué éramos del Madrid gracias a un tal Mijatovic.
Por entonces ya había conocido igualmente a mi otro gran compadre Vicente de Vera y rápidamente comenzó a escuchar a este “sevillano” y su locuras. Llegó el mes de febrero del año 2001 y en Bailén se celebró el que yo creo habrá sido el mejor concierto de marchas procesionales de las últimas décadas… la banda de música de Bailén se hermanó aquella mañana de domingo con una tal banda filarmónica de Ntra. Sra. del Carmen de Salteras… cosas de la vida, cuentan que los fundadores de ambas bandas fueron compañeros e íntimos amigos en el servicio militar y por aquella razón, en un casi vacío salón de actos de la casa de la cultura –tenemos lo que nos merecemos- me agarré al asiento ante tal locura interpretativa de los músicos sevillanos… solo faltó que apareciese la Señora de San Gil con su solemne caminar. Y allí que asistió Óscar, con un amigo que también conocía de vista del pueblo y que pensé que estaba allí con él por acompañarlo, que pueden esperar que pensara si a estos actos solo acuden gente mayor, allí estaríamos personas jóvenes… pues cuenten con una mano que les sobrarán dedos. Aquel amigo de Óscar, me lo volví a encontrar tiempo después en el lugar más insospechado, saliendo de la parroquia de San Agustín de Linares tras pasear al Soberano con su costal bajo el brazo… basta con leer la entrada anterior para saber hasta dónde llegaría aquella amistad –no te nombro que ya te lo vas creer mucho…-.

Aquel año en la “banda de la cruz” fue bastante intenso, lleno de emociones pero seguía viendo un camino equivocado, que luego el tiempo me daría la razón, pero bueno eso ya es otra historia. Por cierto me resulta curioso que con tan solo un año en aquella banda hay personas que lo recuerdan bien y mira que cosas de la vida que lo hizo en el mismo escenario donde nos encontramos en la fotografía, el atrio de la iglesia de San José Obrero con nuestros uniformes de “camareros”... por cierto otra nueva curiosidad, dijeron de mí que me fui por un traje mas bonito…
Aquella Semana Santa de 2001, tras finalizar la procesión del Jueves Santo me trasladé con mi amigo Carlos Madueño hasta la vecina ciudad de Linares para contemplar la entrada de una hermandad que nos habían recomendado… El Prendimiento. Aun me parece ver como llegaba apresurado desde el aparcamiento por la estación de autobuses y contemplar el enorme barco subiendo muy despacito la rampa, pero con la forma antigua de entrada antes de la construcción del parking. Unos cuarenta jóvenes de gorra de plato blanca y fajín celeste entonaban una desgarrada “Luna de Triana” mientras el Soberano se aproximaba al final de su estación de penitencia. Aquello nos maravilló mientras el barco entraba de rodillas y era colocado en su capilla con la marcha “Macarena”… ahí me enamore de las cornetas y tambores, fue el paso definitivo para realizar algo de lo que me siento muy orgulloso, entrar en aquella hermandad. Por cierto aquella noche, nos quedamos hasta casi cerrar la iglesia contemplando los pasos cuando una persona de altura y corpulencia, de nariz aguileña y traje oscuro nos pidió que saliésemos que iban a cerrar… el primer contacto con el maestro, el Capitán…

Primer concierto en los Cultos del Rosario 2001.

Serian por estas fechas de septiembre, bueno casi cuando Vicente empezó a comentarme la locura de irnos a tocar al Rosario de Linares, que conocía a un tal Jesús, que si tal que si cual… que tenía entonces 19 años y haber como le contaba a mis padres que tendría que estar tirado en carretera para ensayar y actuar con aquella banda. Sorprendentemente mis padres accedieron y gracias a Óscar y la colaboración de aquel costalero que asistió con él al concierto de Salteras contactamos con Joaquín Gómez, director de la banda –que por cierto me alegro por el sí es cierto lo que me han contado que ha vuelto-. Prácticamente va a cumplirse 10 años de aquello y ya rozo los treinta y aún perduran en nuestra memoria momentos emblemáticos y toda la sabiduría de las que nos hemos podido empapar bajo la atenta mirada del Soberano y su Madre Bendita del Rosario. Oscar duró poco, tuvo que marchar al otro extremo de España por motivos de trabajo, para convertirse en el gran cocinero que aspira ser – menos con las paellas… es broma- y nuestra vida cofradiera se distanció bastantes años hasta que aquel costalero que ya peina más de diez años bajo las divinas plantas del Soberano me convenció haces menos de dos años para que me metiera bajo el galeón de oro del Señor del izquierdo por delante por antonomasia en Linares, y cosas de las alturas los dos juntitos en el costero izquierdo de la séptima. Por entonces Óscar ya se había trasladado a trabajar a Alcalá de Henares con lo que las distancias se hacían más cortas para igualmente meterse en la bendita galera del Dios Prendido y así hasta hoy, disfrutando de nuestra pasión una barbaridad y pegándonos siempre los tres la paliza de lo mismo aunque estemos en plena feria de Linares. Es de mérito reconocer el trabajo que le cuesta poder ser costalero del Soberano – por eso comprendía tus lagrimas del pasado Jueves Santo- , ya que su trabajo no entiende de fines de semana haciendo verdaderos encajes de bolillos para poder bajar a ensayar e incluso poder venir el Jueves Santo llegando a bajar por la tarde, ensayar y coger nuevamente rumbo a Madrid en plena madrugada tras el esfuerzo del ensayo. Ten por seguro que Él te lo recompensará y aquí tienes la entrada que te prometí ¡malasombra!!!

4 comentarios:

JUAN PEDRO dijo...

madre mia, a ver quien es el wapo que escribe ahora... como se notan los que tienen estudios!!!

Pit Soriano dijo...

Bonita y emotiva historia de una "soberana amistad". Ancestros unidos por un prendido Medinaceli. Vástagos que el destino ha hecho, sigan caminando juntos bajo un Cautivo de diferente nombre pero mismo corazón...
Os deseo que el Soberano de San Agustín y su Santa Madre os den toda la Salud y la fuerza para poder ser sus pies terrenales durante muchísimos años. Un abrazo a los 4.

Óscar Ortega dijo...

muchas, muchisimas veces te he felicitado por tus entradas. he tenido que quitarme el sombrero, y alagarte a mas no poder por la manera que tienes de escribir y de todos los temas que tratas y todo lo que nos intstruyes.
pero esta vez ha sido distinto. "esta vez me has tocado la patata" jejejejej
ya en el primer parrafo has hecho acopio de tu singular estilo para contar historias de nuestra hermadad y, sobre todo, de mi difunto abuelo. el cual, como bien dices, estaba muy vinculado a este "mundillo". por cierto, muy buena la fotografia del antiguo paso del Medinaceli. incluso se pueden observar las antiguas "horquillas" y a sus "horquilleros" con ellas en la mano; lo que daria paso al estilo que aun conservan hoy en dia.
gracias por hacerme recordar aquellos momentos en los que coincidiamos en la antigua banda de la cruz. en la que yo era un simple y muy aniñado componente.
tu sabes bien lo mal que lo he pasado cuando estando lejos de mi tierra, lejos de la esencia que tanto me gusta sentir, solo he podido sentir un finito hilo que salia del auricular de un telefono movil, en el que mis lagrimas aguantadas se derramaban por su pantalla.... las cosas de la vida
-he de decirte, que ya has probado dos paellas mias que sí que te han gustado.....-
desde que entre en la banda, miraba con asombro esa mole "amarilla" -por aquellos entonces ni se veía la sombra del pan de oro por el paso- y pensaba: ahí tengo que entrar yo.... era cuando mi gran amigo - y no nombrado en la entrada- FELIX GOMEZ me convencia (aunque no hiciera falta insistirme) para perderme un sabado de fiesta en bailen y acompañarle a saborear y empaparme en sus ensayos con el Prendimiento. era cuando empezaba a entablar conversaciones con ese gran hombre, corpulento y de nariz aguileña. yo le decia: "Andres, dejame meterme, que me he traido un costal". me daba una palmada en la espalda y esbozaba una sonrisa. hasta que un dia cumpli mi sueño y pude sentir el roce de la trabajadera en mi cuello con el costal que me prestó he hizo Felix, en una mudá...
y por fin llegó el dia en el que nos enfundamos los tres el costal y completamos media trabajadera (la septima) con aquellos canteranos baileneros (como los ladrillos)
No puedo negar que he leido la entrada no una, ni dos, alguna mas que dedos tengo en la mano... y en todas las veces, no he podido evitar emocionarme. pero emocionarme de verdad. no soy de lagrima facil, aunque el pasado Jueves Santo soltara unas cuantas al ver que nos quedabamos en "casa" y no podiamos cumplir nuestro sueño tanto mi hermano Sergio como yo.
la verdad que no merezco reconocimiento alguno. y menos aun, una entrada en tu archiconocido y admiradisimo blog. por eso te estare eternamente agradecido.
siempre tendras algo con que taparme la boca, cuando saque toda mi "malasombra", jejejjejeje
un abrazo amigo Juan Pedro.
ha sido un placer compartir tantos años de sonrisas y lagrimas contigo, y los que queden por venir

JUAN PEDRO dijo...

un inciso, me he comindo tres paellas y solo una me ha satisfecho jejeje la de burgillos pero aun asi las echare de menos esta proxima zocueca.

valla una capullete estas echo que me as puesto colorao pero no te preocupes puedes seguir con tu malasombra o es que en diez años me enfadado contigo?, pocos abra que te sepan llevar como yo jajajaja
y otra cosa no creo que el blog sea "archiconocido y admiradisimo" jajaja que exageradisimo eres tu. ves como con un simple comentario de la foto surgen una entrada de estas....
un abrazo esqueroso...

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...