Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

jueves, 30 de junio de 2011

EL PRIMER "NOVIO DE LA MUERTE"... (XI estación).

Todo el que me conozca o siga el blog sabrá sobradamente cuales son mis gustos estéticos y procesionales, ya sean en cofradías de penitencia o de gloria. La Semana Santa de Málaga, la admiro en muchas facetas aunque no voy a negar que aunque esa idiosincrasia de enormes tronos pueda llamar poderosamente la atención, como un paso de maneras sevillanas no hay nada para mí. Pero si hay una cofradía malacitana y una idiosincrasia que me guste y que algún día me gustaría contemplar es la de la corporación que asistirá a Madrid dentro de poco menos de dos meses para el famoso Vía Crucis de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Por eso hoy les hablaré desde mi perspectiva de la cofradía de la Buena Muerte, la de los legionarios aquella que como pocas son conocidas por el autor histórico de su titular… la Congregación de Mena.
Cada Jueves Santo, seguramente el día grande de la Semana de Pasión de la capital de la costa del sol, la ciudad se convierte en un enorme cuartel militar, la semana grande malagueña toma protagonismo junto a la Madrugá sevillana en todos los rincones del mundo. Los históricos lazos políticos o más bien militares se hacen patentes en la procesión en la que es conocida por el multitudinario acompañamiento de la Legión tras el trono del crucificado que reside en Santo Domingo. Creo que aún está lejos el Jueves Santo que lo dedique exclusivamente a visitar al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y su particular idiosincrasia, mi hermandad y Sevilla por el momento tienen preferencia o quizás no, porque la vida me ha enseñado a no jurar antes de tiempo.
Un estilo único, que para nada calza con mi filosofía de cofradía y de estación de penitencia, creo que nunca intentaría seguir este modelo pero paradójicamente lo defiendo y lo defenderé ante cualquier ataque o idea de eliminación que padezca. Un estilo, no nos engañemos que arrastra a tantos “fieles” por el espectáculo que montan en todo el recorrido de la congregación los soldados legionarios que con banda de música entonan una y otra vez su popular cantico “El Novio de la Muerte”… que mejor manera de definir a Nuestro Señor y su misión. Ellos sin lugar a dudas tienen que desplazar mucho al protagonista de todo, el Cristo de la Buena Muerte el cual es su patrón desde 1921, poco después de que fuera fundado el cuerpo por el fuera su primer comandante, el teniente coronel de infantería José Millán-Astray Terreros.

La imagen es una conseguidísima obra del malagueño Francisco Palma Burgos en 1942 que se limitó a seguir los postulados del desgraciadamente desaparecido en los primeros compases de la II República Española a causa de la sinrazón anticlerical de aquellas fechas y que saliera de las prodigiosas manos del granadino afincado en Málaga, el eterno Pedro de Mena y Medrano. La categoría artística de aquella imagen y el enorme valor de su perdida es comparable, como si hubiesen perecido imágenes de la valía artística como el Gran Poder o el Cachorro sevillano. Que magnitud tendría la obra en la ciudad como para ser renombrada con el apellido de su autor, como “el Cristo de Mena”. La escultura, que costó 30.000 de las antiguas pesetas y sufragadas por un grupo de congregantes, es una reinterpretación del original, como si el escultor Pedro de Mena hubiera guiado las manos de Palma desde el cielo. Es lo que algunos han llamado la recreación admirable de lo único, la recreación del Cristo de Mena, aunque no es una copia exacta. Las diferencias entre ambos Cristos son obvias: el de Palma presenta unas proporciones un poco más grandes, la pierna izquierda descansa sobre la derecha -en el de Mena es al contrario-, tiene los cabellos de forma distinta y el anudado del paño de pureza lo tiene en el lado derecho, mientras que Mena lo talló en la parte izquierda. Pero en líneas generales coinciden la plástica de la escultura y el tamaño de los brazos, que son más cortos con respecto al resto de la imagen. A pesar de todo ello, el Cristo continúa llamándose de Mena recordando al que desapareció, y que dio y da nombre y se le conoce popularmente, desde sus orígenes, a esta cofradía. En 2008 fue restaurado por Maite Real Palma, que realizó los trabajos de limpieza y recuperación del mismo. A sus pies procesiona la imagen de Santa María Magdalena, obra igualmente del autor del actual busto del San Juan Evangelista o el crucificado de la parroquia de la Encarnación de mi pueblo, Palma Burgos. El mismo procesiona por Málaga y procesionará (D.M) por Madrid sobre las portentosas andas que le tallase igualmente Paco Palma Burgos en 1943 con una estructura tronco piramidal y un frente dotado de un cornisamiento curvado, con cuatro hachones en sus esquinas de madera tallada, dorada y policromada en estilo neobarroco. De esta forma, se establece un conjunto armónico perfecto que realza la imagen. Hay que destacar los iconos que aparecen en los laterales: los bustos de Santo Domingo de la Calzada y la Dolorosa. Del mismo modo que el escudo de la Congregación en el frontal y el de La Legión en la parte trasera. En 2001 el trono fue restaurado por Rafael Ruiz Liébana, con la consolidación, reposición y dorado de sus partes.


Un conjunto artístico que unido a todo el montante militar –el desembarco por la mañana es otro de los grandes atractivos de la jornada- hace las delicias de los malagueños y visitantes de todo el mundo que buscan esta peculiar forma de realizar estación de penitencia, una procesión que le encantaría ver alguna vez a mi padre en persona y que por desgracia, debido a su debilitada salud quizás no pueda contemplar nunca, porque cada año es sagrado para el ver salir a la Macarena y ver “la legión” –por que verdaderamente se queja cuando salen planos del Cristo- por la televisión en la noche del jueves al viernes santo.


Así que el próximo mes de agosto, el Paseo de la Castellana se convertirá en la Alameda o la calle Larios para inundar la capital de España con los ecos del “Novio de la Muerte”, del esplendor y algarabía de una de las cofradías más peculiares de Málaga y en si del mundo.





1 comentario:

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado la entrada, y he aprendido mucho, pues aunque lo he visto muchas veces en videos y he leído sobre Él, no lo conocía con tanto detalle. Enhorabuena y un fuerte abrazo desde la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...