Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

miércoles, 11 de mayo de 2011

MARTES SANTO...DIA COFRADE SIN COFRADIAS.


Al final sería el Martes Santo el inicio del declive de esta Semana Santa para este que les habla que por varios motivos este año volveríamos a casa en el atardecer de jornada… descanso para el Jueves Santo, fútbol y sobre todo el trabajo de Félix para el miércoles aria que, la que a la postre sería la última gran jornada cofradiera en Sevilla nos la perdiéramos. Así comenzamos el Martes Santo muy parecido al lunes, con malos augurios pero con la esperanza de que pasase al final como el día anterior. Y como era último día y como mandan los cánones había que rendir pleitesía a la Señora que reparte eso que buscábamos todos los cofrades… Esperanza. También sobretodo era para que Óscar pudiese contemplar sobre sus pasos al Señor de la Sentencia y a la Madre de Dios en Sevilla, siempre presidiendo su basílica, esta vez bajo su palio en una de esas recreaciones católicas tan españolas donde la devoción a María casi desplaza sentimentalmente y físicamente a la figura del Redentor. El templo como siempre abarrotado de fieles y curiosos para embobarse del olimpo macareno expectante de tomar vida en la Madrugá que no despertaría del sueño.



Además viví una experiencia que me encantó presenciar, donde pude saborear el arte y sabor del sevillano a la hora de contar, mostrar y explicar los diferentes aspectos de sus cofradías y devociones. Esa magnífica forma que tienen de venderte la moto, que los hace diferentes y que sin duda esconde uno de los secretos del éxito de su Semana Santa y que en otro momento contaré ya que además es otras de las grandes historias de la corporación de San Gil.





Como aparcamos cerca y el final proyectado era la plaza de San Lorenzo, decidimos buscar el centro desde el arrabal de la Macarena bajando la calle San Luis para cruzarnos con Santa Marina y conocer los presentes por primera vez el misterio más importante de toda la celebración y que por desgracia no goza de esa relevancia, el de la Resurrección. Encantados con la perfección del triunfante Cristo y él no menos magnifico ángel de Buiza, además de la “dolorosa” de la hermandad, la Virgen de la Aurora y sus pasos tomamos rumbo a San Lorenzo para visitar los pasos de la Bofetá y “La Gracia de Sevilla bajo palio”, la Virgen del Dulce Nombre además de la Soledad. Los magistrales pasos se presentaban imponentes con el Señor de espaldas vistiendo túnica morada lisa, creo que nunca lo he visto con una túnica así el cual tienes que buscarlo por la trasera del paso para poder verle el rostro debido a la genialidad tan propia y única en la actualidad que ideara Antonio Castillo Lastrucci. Al marcharnos atravesamos la larga cola que esperaba impaciente el beso en la bendita mano al Hijo de Dios en Sevilla, el Gran Poder que se dibujaba en el interior de su basílica.






La jornada ya se había comenzado a torcer cuando la primera cofradía del día hacia como la del día anterior, suspender su estación de penitencia... el Cerro se quedaba en casa. Comenzaba la jornada al igual que la anterior para marcharnos a comer, degustando por ultimo día la rica cerveza de Cruzcampo mientras Óscar nos sorprendía con sus dotes lingüísticas mientras les explicaba a una pareja francesa el menú del día dialogando en el idioma de los “gabachos”. Mientras comíamos creo que comenzó a llover, las primeras horas podrían truncarse para emprender el camino hasta el barrio de la Calzada –previa parada a comer torrijas en la campana- para presenciar la salida de la hermandad de San Benito desde el balcón de un amigo del pueblo – cosas del Tuenti…- que vive a pocos metros de la iglesia que da nombre al reforzadísimo barrio junto a los Caños de Carmona.


Llegando a Luis Montoto y tras cruzarnos por tercer año consecutivo con el periodista Carlos Herrera comenzó la primera gran lluvia de la tarde que empapaba a dos nazarenos que buscaban el rectorado de la universidad desde el cual tendría que salir la hermandad de los Estudiantes. Así en el piso del amigo Javi, al cual le doy las gracias por invitarnos a su casa, con un amigo suyo sevillano, macareno y aspirante a armao nos apostamos a escuchar el Llamador para conocer las novedades. Como ya sabrán muchos se sumó a la lista emprendida por el Cerro del Águila las hermandades de San Estaban –la cual visitamos antes de marcharnos-, la curiosa circunstancia de amago de salida de los Javieres mientras el inicio de la cofradía veía diluviar a las puertas de Ómnium Sanctórum, Estudiantes, San Benito y tras marcharnos del piso La Candelaria y Santa Cruz. Quedaba la esperanza de la Bofetá, pero la cosa seguía igual lo que nos hizo estrenar las famosas setas de la Encarnación para refugiarnos de un nuevo chaparrón. Vista las circunstancias, con el día más decepcionante que he vivido en Sevilla en Semana Santa decidimos volver para Bailén y sin saberlo terminar la Semana Santa en Sevilla para nosotros ya que el viernes no volvimos por culpa del gran protagonista de esta semana Santa, la lluvia.

De vuelta al pasar por Córdoba, nos enteramos por la radio que habían salido tres hermandades en la capital de los califas en la cual llegamos a entrar para presenciarlas pero un ligero chispear nos hizo desistir y darnos la vuelta para volver definitivamente a Bailén en el cual no llovía y como es lógica aquí, mientras no caiga nada del cielo las cofradías salen, y así quien me lo iba a decir acabé viendo a mi hermandad de cuna, a mi Cristo de Medinaceli y la Virgen de los Siete Cuchillos que paradójicamente lo hicimos desde un balcón, como horas antes intentamos hacer con el misterio del Pilatos sevillano, al cual nos invitó el amigo Alejandro el cual nos recibió con unos aperitivos –ni en Campana- , el cual me sorprendió diciéndome que había encontrado esta humilde casa y que le había encantado siendo a partir de entonces él y su padre visitantes a esta vuestra casa, Simplemente Capillita. Por cierto el día acabó en un bar con nombre de dolorosa, seguramente el único en el pueblo… La Piedad… día cofrade con pocas cofradías.

Fotos: Óscar Ortega y un servidor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buenas entradas estas hecho un artista, me tienes enganchao, jeje ya eres como el marca o el as, jeje fijo cada vez que me meto en internet.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...