Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

domingo, 10 de abril de 2011

EL SALUDO DE DIOS A MARIA...


Ayer fiel a mis costumbres, a los tiempos que marcan mi año cofrade, la cuaresma…asistí a un “acto” que siempre me ha marcado la llegada de la gran semana –como una especie de vísperas-, esa que marca el pulso de mis sensaciones y hace de psicóloga haciendo olvidarme de los problemas y despertándome la sonrisa cuando la pena dibuja mi cara. Recuerdo como mi abuela Isabel me llevaba de la mano en una tarde de sábado –mientras jugaba con una banqueta como no, a las procesiones- que parecía uno más a la plaza del “Reloj” para presenciar “El Saludo” entre “Jesús” y la Virgen de los Dolores.


Curiosa costumbre que anuncia en Bailén sin lugar a dudas la inminente Semana Santa y que hunde quizás sus raíces en la noche de los tiempos cuando ambas cofradías trasladaban sus titulares hasta la parroquia de la Encarnación para realizarle sus cultos, existiendo datos que hablan de novenas que hoy en día se ha quedado en septenario. Poco datos puedo aportar sobre este evento pero ya en la postguerra, sobre unas sencillas andas como queda reflejado en una foto de los primeros años cuarenta se realizaba en su entorno histórico el encuentro, quizás el primero entre las recientes por entonces estrenadas imágenes del Nazareno – que llamamos “el viejo”- y la talla que realizara en Valencia José Romero Tena de la querida Virgen de los Dolores.





Al parecer este acto desapareció con los años hasta que a mediados de los años ochenta volviese a ser impulsado por una incipiente por entonces cofradía de la Virgen de los Dolores que revolucionó por aquellas fechas la Semana Santa incorporando la sabia juvenil a las anquilosadas cofradías con la primera cuadrilla de anderos de la ciudad y la incorporación de tronos de mayor tamaño olvidando las viejas andas pequeñas o los pasos de ruedas. Un tiempo que daría de sí que hoy en día se haya desbordado ante la popularidad que ha tomado entre los bailenenses, que llenan cada año los lugares donde se celebra. Digo esto porque en 2008 y 2009 se celebró en la plaza del General Castaños por las obras del parking que se ejecutaban por entonces en la plaza de la Constitución. Una circunstancia que bajo mi punto de vista hace perder el verdadero origen y fundamento del acto, que siempre deber ser el de un traslado a la iglesia de ambas imágenes, por el camino más directo y no buscar un emplazamiento más alejado por el simple hecho de obtener mayor espacio para el público, dándole más importancia al encuentro que igualmente en los últimos años se ha sobrecargado de movimientos y coreografías que se alejan de la original reverencia de ambas imágenes.



Ahora que la plaza está terminada se ha aprovechado lo espaciosa que ha quedado celebrándose en su interior aunque sigo pensando que su lugar es en la confluencia de la calle de la Iglesia, junto al Banco Banesto porque es donde verdaderamente se recrea un cruce de caminos de ambos pasos y en el que sin duda sigue siendo para mí el lugar con más sabor.
Por la particularidad de contar con dos imágenes diferentes de Nuestro Señor Jesucristo con la cruz al hombro, ayer lo protagonizó la imagen que popularmente se conoce como “El nuevo” –aunque cuente con más de cincuenta años de historia- al ir alternándose cada año con el Saludo y así “El viejo” procesionará en la Madrugá. Una imagen de autor desconocido realizada para poder ser revestida, algo que no se podía hacer con la que se adquirió años antes en un taller de imágenes seriadas. Ese fue el gran motivo para la realización de esta imagen, para poder vestir la túnica de cola que se reconstruyó tras la guerra civil, dotada la imagen de la melena dieciochesca para intentar recrear el Cristo que fue destruido y profanado en el mes de agosto de 1936.

Años noventa.
Cada año me inundan recuerdos de este día, cuando empezaba a escuchar las primeras marchas que interpretaban las diferentes bandas que han acompañado a los pasos como la desaparecida banda de las Penas de Linares que introdujo por entonces nuevos aspectos del mundo de las bandas en la ciudad. Hoy en día mi filosofía sobre cómo debe ser una cofradía y una hermandad me han hecho verlo desde una perspectiva muy diferente pero me es inevitable perdérmelo porque sigue siendo el día en el que la Pasión comienza a presentar su carta de presentación y el pájaro morado da sus últimos bandazos para posarse sobre Andalucía y llenarla de la gracia de la Semana Santa… además ayer mi sobrinito, que el martes cumplirá un año con nosotros vio por primera vez caminar a ese hombre que poseyendo el universo en sus manos, arrastro con un pesado madero para sufrir los mayores tormentos y la muerte más cruel por amor a los hombres, aquel al que le pido que cuide mucho de él.

A mis amigos Pedro y "Chufly" disfrutando de su "Jefe".





1 comentario:

Anónimo dijo...

Chuflis grande

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...