Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

lunes, 10 de enero de 2011

PURA PASION ENTRE SEVILLA, BAILÉN Y OVIEDO...

Hace tiempo que le debo esta entrada a un amigo especial, a mi paisano, el para mi primer gran mentor en toda esta locura cofradiera Alfonso Piñero Moreno. Cuando era prácticamente un niño lo conocí en el seno de mi hermandad –la sigo considerando así aunque oficialmente una cuota me separe de esa realidad- de la Santa Vera Cruz, “La Cruz” como siempre la hemos conocido mientras el convivía entre sus estudios, si no recuerdo mal entre Córdoba y Sevilla, y su pueblo, el nuestro … Bailén.

Mientras yo era un simple nazareno –penitente como solo se le llama aquí-, el colaboraba en lo que podía en la hermandad hasta incluso llegar a tomar la riendas de la banda de cornetas y tambores de la hermandad –de corte militar, no tenía nada que ver con el estilo que crearan los Bomberos de Málaga- para convertirla en una mezcla de todo, condicionado por las circunstancias del momento. Aún recuerdo nuestras conversaciones en la Ermita del Santo Cristo, entre los tronos o pasos, como me hablaba de algo que a mí me despertaba una enorme ilusión y que ya entonces veía tan imposible a través de unas por entonces cintas de video del Correo de Andalucía. Él había vivido la Semana Santa sevillana, incluso acompañado de “cicerones capillitas” de la capital hispalense e igualmente me hablaba de aquel mundo tan diferente y apasionante que veía tan lejos de mi alcance. El fue el primero que me enseñó la importancia de tantas y tantas cosas que en Sevilla eran esenciales – o en cualquier ciudad que seguía sus pautas- y que en nuestro entorno ni siquiera se conocían. Incluso mi pasión por la lectura cofradiera creo que nació a partir de que me prestara una antigua revista “La Saeta” de Málaga del año 1989.

La vida continúo y marchó hacia las tierras del norte, a la tierra de la sidra, Fernando Alonso y David Villa…. Como ya ven términos cofrades no se le conocen a las tierras asturianas y en concreto a la ciudad de Oviedo. Allí por sus estudios de Musicología comienza una nueva vida y las cosas de la vida comienzan la gestación de una agrupación musical del corte sevillano en un lugar donde la tradición cofrade dista mucho de las andaluzas, incluso de las de Bailén.

Allí con las lógicas carencias creó una banda de amigos, de la cual siempre me hablaba maravillas… quizás no serían los mejores músicos del mundo pero le demostraban un compromiso que quizás aquí en la tierra del salero y la gracia no abunda. Tampoco quiso exigir más de la cuenta, de hecho tomó en muchas ocasiones de modelo lo que por aquí abajo en Bailén se hacía pero que allí asombraba a cada paso dado. Siempre me resultó curioso la idiosincrasia de aquellas tierras cuando me contaba la que quizás sea la referencia “capillita” en aquel lado de España… la ciudad de León y sobre todo sus bandas eran para los norteños como la Triana o los Reyes por aquí abajo en sus respectivos estilos.

A mí me sorprendía –aún no han dejado de hacerlo- todas las aspiraciones que tenían sus amigos ovetenses, quizás el sin quererlo fue para ellos como conmigo, el enlace a la magnitud cofradiera de la capital de Andalucía. Por entonces yo ya estaba en el Rosario de Linares, ya comencé a vivir aquellos sueños de los que hablábamos entre el canasto del “trono de la niñas” y los “laterales” –respiraderos- del paso palio de la Virgen de los Siete Cuchillos. Ya comencé a conocer a otra gente, a otra cultura y entre esas cosas me dio en aquel entonces por e el coleccionismo de partituras, o más bien de archivos para el “Encore” de marchas procesionales. Una frenética afición cibernauta en las que unos cuantos recopilábamos creo que miles de marchas y que en una de sus visitas de entonces le regalé gustosamente una copia en un cd que al parecer cayo por allí arriba como agua de mayo. Increíble fue la deferencia que tuvieron conmigo al enviarme como regalo de gratitud el libro “El Santo Sudario de la Catedral de Oviedo” de Javier Briansó Augé y de la que aun guardo la carta que me envió su presidente Miguel Ángel Ramos Sánchez a las puertas de la Semana Santa de 2003.


Aquellos soñadores asturianos soñaban con crear una hermandad y Alfonso les indicó que yo les podía ayudar…qué barbaridad!! Aunque cuando me llamaron les indiqué lo que yo podría saber y que el camino correcto siempre debe empezar por tocar a las puertas de una iglesia y un director espiritual. A partir de ahí prácticamente perdí mucho contacto hasta que el año pasado me cruce con el amigo Piñero a las puertas del negocio de su familia. Me contó muchas cosas sobre el ritmo de vida cofrade que había experimentado su periplo ovetense, incluso se sorprendió cuando le comuniqué que yo era el único creador de este blog, el cual ya conocía y en el que colaboró cediéndome una copia de la fotografía del Cirineo que poseyó el Nazareno de Bailén y que mostrase entonces en estas páginas.








Además como no, me contó que de la agrupación musical San Salvador nació La Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia, Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, María Santísima de la Esperanza y San Francisco Javier, “Los Estudiantes” un día de la Esperanza de 2009 con una pretensión clara, que la hermandad trabajase y se hiciera cofradía a las maneras sevillanas, algo que por allí arriba escasea. Una de las pretensiones era sacar los pasos a la usanza sevillana, es decir a costal y para ello no cejó su empeño en cruzarse media España para asistir a ensayos, charlas, congresos, etc... En la ciudad de Sevilla, sobre todo siguiendo la labor del capataz Antonio Santiago y su equipo de capataces. Incluso uno de ellos ha logrado ser igualado en el paso de misterio de la hermandad de Vísperas del barrio de Heliópolis, la del Santísimo Cristo de la Misión la cual comanda el hijo del mítico poeta del martillo, D. Manolo Santiago.

Los vínculos con Bailén seguirían siendo patentes encargando sus insignias a la bordadora local Antoñita López o la talla a un artista vinculado a Bailén como es el toxiriano José Miguel Tirao Carpio, encargado de realizar el paso y el misterio que acompañara al Cristo que les ha realizado, el Señor de la Sentencia que procesionó en la primera “Madrugá” de la historia de Oviedo.

Podría contar más datos de todo el trabajo que realizan pero solo me quedaré en lo que siempre me ha trasmitido mi amigo Alfonso sobre el humilde y a la vez ilusionante trabajo de unos asturianos de llenar del arte y la grandeza de la Semana Santa andaluza y sobre todo la sevillana a su tierra.

Para más información pueden visitar www.hermandadestudiantes.es/





2 comentarios:

Juanjo dijo...

Si quereis ver más fotos de Jesús de la Sentencia están en esta galería:
http://www.flickr.com/photos/juanjocastro/sets/72157623638914805/
Gracias por mirar

Juanjo dijo...

Si queréis ver más fotos de Jesús de la Sentancia , podéis hacerlo aquí:
http://www.flickr.com/photos/juanjocastro/sets/72157623638914805/
Gracias por mirar y un saludo

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...