Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 26 de noviembre de 2010

AL SUAVE VAIVÉN DEL GÓTICO....


Que el barroco es el estilo imperante en la ornamentación de los pasos procesionales no es nada nuevo…es el que más éxito ha gozado siempre y de ahí que nuestra querida celebración de la Semana Santa siga tan unida aquel periodo de la humanidad, la cual sigue copiando y lo mejor, reinterpretando aquellos modelos sin que se pueda decir cuando llegaremos al techo.

Pero hoy en día también hay mentes pensantes en este mundo que han querido mirar otros horizontes, algunos incluso tocando estilos que podríamos calificar de muy modernos.

Uno de los estilos antiguos menos reinterpretados en los pasos procesionales es el gótico, aunque hay que decir que en lo que se refiere a pasos de Cristo y orfebrería de pasos de palio tenemos unos cuantos ejemplos en la actualidad. Basta con ver el palio de la Virgen de la Paz de Sevilla con toda su orfebrería realizada en un “neo-gótico” espectacular, no siguiéndole la línea el palio.

Aunque en la ciudad si hay un curioso paso de palio que desde cualquier ángulo respira el estilo con el que se levanta imponente la Santa Iglesia Catedral de Sevilla. El paso palio de la Virgen del Buen Fin de la hermandad de La Lanzada pasa por ser uno de esos pasos únicos con los que cuenta la ciudad y esa particularidad suele ser en estos casos el mayor de sus atractivos.



El único paso palio que cuenta con un “mini” canasto, realizado en orfebrería junto a los respiraderos tallados y acabados en pan de oro –la talla es de Antonio Martín Fernández- siguiendo una línea gótica por todos los elementos del paso, pasando por faroles de entre varal, los mismo varales y sobre todo y lo menos repetido; el techo palio y las bambalinas del mismo.

Un conjunto realizado sobre terciopelo granate con los bordados de las cuatro caras exteriores en un inconfundible aire gótico que diseñara si no me equivoco Luis Jiménez Espinosa y con el trabajo de los talleres de Sobrinos de Caro, Curquejo y Fernández y Enríquez. Unas bambalinas que por su diseño hacen de este palio un de los más extáticos de la Semana Santa sevillana del cual los aficionados al andar de los pasos no saben atribuir si es por lo compacto del bordado de la bambalina o la peculiaridad de la canastilla.

Estilo gótico el de la hermandad de La Lanzada del que también se impregna su portentoso paso de misterio y que otra hermandad en Andalucía también decidió seguir para la ejecución del paso de su dolorosa…bueno más bien para su trono, el de La Virgen de Gracia de la hermandad del Rescate de Málaga.

El pasado Martes Santo la hermandad malacitana estrenó con toda ilusión la finalización del palio que igualmente sigue la línea del todo el conjunto del “cajillo” del trono realizado por Antonio Martín Fernández –curiosamente autor del paso sevillano- , un artista que trabajaría en más de una ocasión el estilo del que trata la entrada, el gótico.


Las bambalinas diseñadas por Fernando Prini han sido bordadas por el taller malagueño de Joaquín Salcedo Canca. Una obra en la que el artista ha tenido que estudiar y documentarse bajo la premisa estética de los parámetros del gótico. Pocos bordados del aquel tiempo hay en la actualidad pero ninguno siguiendo estas trazas, más próximas a la arquitectura.

Destaca igualmente el techo palio con una magnífica gloria bordada en hilos y sedas de colores donde queda representada una escena inspirada en el cuadro que se encuentra en el madrileño Museo del Prado “La Anunciación” de Fra Angélico, de hecho en el techo viene bordada la frase en latín del momento de la Anunciación: "Dios te salve, llena eres de Gracia. El Señor es contigo".


Nueve meses duró los trabajos de la gloria realizada con materiales traídos directamente de Alemania estando toda la obra llena de detalles como las capillas situadas en las bambalinas laterales, donde se han representado escenas de la vida de la Virgen recogidas en los misterios gozosos del rosario: ´La Visitación´, ´La Natividad´, ´La Presentación´ y ´El Niño perdido y hallado en el Templo´, además de ´La Anunciación´. Además, en la bambalina frontal y en la trasera se han incorporado unas capillas con dibujos, también en seda, de ángeles con ropas de distintos colores y tocando instrumentos musicales. Incluso un trébol de cuatro hojas dispuesto en un lugar difícil de encontrar de esta gran y curiosa obra en el que se emplearon doce personas durante dos años para su ejecución y que por desgracia el pasado Martes Santo, la alegría por salir a la calle y este gran estreno se deslució cuando un problema en las barras del palio –los varales- o en las pletinas que unen el techo a estas se rompieron.


Ante el peligro de que el conjunto se viniese abajo, la hermandad decidido suspender la estación de penitencia y volverse, bajando antes a la Virgen y llevándosela en unas pequeñas andas. Esta bella dolorosa de mirada al cielo que creara el genio sevillano Antonio Castillo Lastrucci y que evidencia aun más el conocimiento que tendría el maestro sobre la obra de Salzillo y la Semana Santa murciana creando en un principio esta imagen con una clara inspiración en la “Dolorosa de Jesús” de la capital murciana y que años después Álvarez Duarte “restaurase”, ejecutando sobre ella claras remodelaciones dejando a la dolorosa tal como la conocemos, más próxima al estilo “Duartiano”.

Un triste acontecimiento que deslució sobre manera el trabajo realizado en el taller de Salcedo y que viene a evidenciar aun más lo buenos talleres de bordado que existen en la capital de la Costa del Sol a los que podríamos añadir las labores de Felicitación Gaviero, Salvador Oliver Urdiales o José Miguel Moreno Ruíz. Talleres desconocidos pero que presenta grandes trabajos en el laborioso oficio de la aguja y el dedal capaces de crear trabajos tan complicados como este.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...