Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

jueves, 14 de enero de 2010

DOLORES DE SAN JUAN...EL SILENCIO MALAGUEÑO

Dentro de la idiosincrasia de la Semana Santa malagueña existe una cofradía única en su especie. El Viernes Santo procesiona desde la iglesia de San Juan en la capital de la Costa del Sol el mayor ejemplo de hermandad seria y de silencio, la Archicofradía de los Dolores de San Juan.
Es evidente para aquel que conozca un poco la idiosincrasia de la Semana Santa malagueña y sevillana, que esta hermandad apuesta por un corte muy próximo al de las hermandades de negro de la vieja Híspalis. Sus nazarenos de negro ruan, insignias de sabor a antiguo, el silencio y rigor del cortejo. Sus pasos o tronos en completo silencio sin el típico tambor destemplado que acompaña a otros tronos donde sus hermandades llevan también aires mas sobrios o fúnebres. La única hermandad que procesiona con “Música de Capilla”, poseyendo un gran repertorio para este tipo de materia musical.
Yo destacaría de esta hermandad la elegancia. Han conseguido beber de otros sitios y adaptarlos a sus costumbres con buen gusto y sin caer en el chabacanismo, la ordinariez y la horterada.

Buen ejemplo de ello es el andar de sus hombres de trono, como intentan dar este toque serio en un caminar algo mas ligero, casi intentando comer calle sin desviarse de su forma característica de portar pasos o tronos en la costumbre de la ciudad.
Al salir esta cofradía desde una iglesia (en lugar de enormes casas de hermandad o tinglados) sus tronos no están amoldados a los descomunales tamaños de otros tronos de la ciudad y gracias a ello son una de las pocas cofradías que realizan estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral.
Una antigua hermandad de culto expreso a los Dolores de María que se ve revitalizada a finales del siglo XX gracias entre otras cosas a la incorporación de el portentoso crucificado de la Redención.

La opera prima del por entonces novel Juan Manuel Miñarro López que se consagraría con esta obra dentro del difícil mundo de la imaginería religiosa, siendo hoy este sevillano (discípulo de Francisco Buiza) uno de los mas solicitados en el campo de la creación escultórica y en el de la restauración de obras de Arte.
El cristo procesiona sobre un sencillo trono, estando ya la hermandad enrolada en la creación de unas nuevas andas que serán realizadas por el tallista malagueño Manuel Toledano (autor del paso de Pasión y Muerte de Triana, Sevilla), los modelos en barro del joven imaginero malagueño José María Ruiz Montes y el orfebre cordobés Manuel Valera. Un trono que mostrara un equilibrio entre la grandiosidad y el mensaje, junto a una ejecución admirable. En esta línea hay que situar el futuro trono del Cristo de la Redención. En el proyecto todo se supedita a la visión de Cristo triunfante sobre el leño del oprobio y del suplicio. El trono con diseño del malagueño Fernando Prini Betes, de lineas mas renacentistas que barrocas sera iluminado por cuatro hachones y ira terminado en barnizado y bronce.
En una cenefa perimetral aparecerán los primeros versículos del Apocalipsis, el libro mistérico que ha atraído a Fernando Prini y Pedro Merino (un hermano de la corporación) a la hora de establecer la simbología del trono. En las cuatro esquinas se representaran los cuatro Jinetes del Apocalipsis -muerte, peste, hambre y guerra- de tan larga tradición literaria.
La luz de los hachones, luz de la fe, triunfa sobre estos cuatro símbolos del mal. La oposición entre el bien y el mal es el eje que articula los símbolos, Cristo vence desde el sacrificio. Entre otras tantas características que completaran esta obra de arte cargada de motivos Bíblicos.
Cierra el cortejo con la misma sobriedad la bella Virgen de los Dolores, una obra catalogada o atribuida en fechas recientes por el historiador malacitano Juan Antonio Sánchez López a la producción de una saga de artistas hasta la fecha desconocida, los Asensio de la Cerda. En concreto esta imagen a Antonio Asensio de la Cerda(Málaga, 1760-1771), unos
imagineros de procedencia murciana afincados en Málaga. Nacería esta obra como tantas otras en Málaga para el culto privado, siendo en sus orígenes una imagen de busto, sin candelero y las manos entrelazadas guardadas en urnas de cristal. En 1940 se le añadiría el candelero para poder procesionar y en 1985 el profesor Suso de Marcos realizaría las actuales manos separadas y extendidas, que serian repolicromadas por el profesor Miñarro..

Procesiona sobre un trono bajo palio de cajón liso con crestería diseñado por el sevillano Dubé de Luque que recuerda mucho el estilo del palio que creara el sevillano Juan Carrero para su hermandad de las Penas de San Vicente en Sevilla. Siendo el conjunto obra de varios artistas como los talleres de Villareal de Sevilla.
En resumidas cuentas una gran puesta en escena de esta cofradía, con un único estilo que la convierte en unas de las corporaciones con mas encanto de Málaga, que incluso recibe los canticos de las hermanas de la Cruz.
Fotos: L.M. Gómez Pozo ( http://www.azulyplata.net/ )
















2 comentarios:

Jaime Galán dijo...

El comentarista en los videos de la C.O es Antonio Banderas el actor? jajjajajaja madre mia..

JUAN PEDRO dijo...

pues nose, pero no me extraña, el tio es cofrade pero de los q entiende eh, hombre en lo q es malaga. el tio le he leido y conoce este mundo. ademas cuando no era nadie lucho mucho por el nuevo cristo de la exaltacion (fusionadas, su hermandad) de buiza.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...