Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

martes, 12 de enero de 2010

CONSUELO DE MI MAYOR DOLOR...



El 29 de octubre de 2006 marcaría un hito en la historia de la Semana Santa Bailenense. Aquel día se bendeciría la primera imagen la Virgen Santísima para la antigua cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Con la advocación de María Stma. Del Mayor Dolor y Consuelo esta bellísima representación de la Virgen vino a llenar un hueco que desde hace muchos años anhelaban sus cofrades gracias a las gubias y el genio del maestro cordobés Francisco Romero Zafra. Simplemente hay que buscar en Foros, entrevistas a imagineros, opiniones de expertos y historiadores del Arte para comprobar que se trata de uno de los mejores imagineros del momento, de los mas cotizados y que tras dejar atrás el siglo XX, prácticamente él y su amigo Antonio Bernal Redondo pasarán a la historia como los imagineros que abrieron el siglo XXI, por su calidad y sobre todo por su innovación, siendo uno de esos imagineros que aportan algo nuevo, los que al fin y al cabo pasan a la posteridad. No exento de polémica -también la tuvo en su época otros como Ortega Bru- ha creado un nuevo prototipo de imaginería, nuevamente se le da una vuelta de tuerca más al antiguo Barroco con estupendos modelados y policromías que están empezando a usar otros muchos imagineros que poco tienen que ver con él y que ya llaman "La Escuela Cordobesa".

Bajo mi opinión y partiendo de todo esto creo que la imagen de la Virgen del Mayor Dolor y Consuelo - que ya comienzan a llamar la "Nazarena"- a tenor de la imaginería procesional de las cofradías de penitencia bailenenses se le puede considerar como la mejor creación artística que existen en la ciudad desde los tiempos de la reconstrucción artístico-devocional tras los sucesos de la Guerra Civil (1936-39).
Una Semana Santa que se levantó debido a la escasez de medios y la precariedad de la época con los trabajos de los talleres seriados como los de Olot (Gerona), los imagineros valencianos y la voluntad de artesanos locales. Tendría que llegar la ultima década del siglo XX para que las hermandades empezasen a acudir a imagineros y dejar de una vez el lastre de las obras seriadas -aunque no fueran sustituidas en su momento-.
La adquisición de la Dolorosa estuvo envuelta en una bella historia que el mismo presidente de la cofradía me comentó. Me narró que estando trabajando en su casa de campo recibió una llamada al móvil de un desconocido que quería entrevistarse con él. Pues bien, quedaron citados el Presidente y Vice-presidente -aquí en Bailén es el término utilizado para el Hermano Mayor- y este hombre les indicó que quería realizar una donación a la hermandad. En un primer momento los altos cargos de la hermandad pensaron en algún pequeño detalle o en alguna cantidad económica. Pero cual fue su sorpresa que se refería a una imagen de la Virgen Santísima. Este hombre les indicó quien realizaría la talla y que ellos tendrían libertad absoluta de decidir si les gustaba o no....haber quien le dice que no a Romero Zafra -menos mal que el donante tiene buen gusto-. La cofradía en cuanto vieron algunos ejemplos de la obra de Zafra no lo dudaron y aceptaron la donación.

Después vino la parte “romántica” de la historia, este hombre les contó el motivo de la donación. Este hombre no es de Bailén, ni siquiera Andaluz pero estaba casado con una mujer del pueblo. Cada año visitaban Bailén en Navidad, en las Fiestas de Julio o en Semana Santa. Hasta hace pocos años en Bailén se venía organizando para el Santo Entierro una “Procesión General” donde participaban varios pasos de las cofradías Bailenenses. Una procesión que tras el paso del Cristo Yacente, era seguido del paso de San Juan Evangelista y de la Virgen de los Dolores. Con los años se fue reduciendo el numero de pasos por motivos que no vienen al caso, hasta que esta procesión se redujo al único paso del Señor en el Santo Sepulcro,que procesiona la hermandad del Nazareno.

Por lo visto esta señora como tantos Bailenenses disfrutaba de esta procesión hasta que un año se encuentra que el Santo Entierro de Nuestro Señor procesionaba solo, sin el acompañamiento de su Madre, motivo que la llenaba de tristeza.
Años después esta señora cayó enferma hasta que el Soberano Eterno la llamó a su presencia. Ella murió sin poder haber visto nuevamente al Santo Entierro seguido por los pasos de su Madre y por esta razón su marido decidió donar la imagen a la corporación de la “Cuesta de Jesús”.
Un servidor junto a la imagen y Romero Zafra el día de su bendición.

Curiosamente los años que lleva procesionando la imagen, suele llevar una rosa amarilla en su mano ya que esta señora siempre le lanzaba desde un balcón una igual al Cristo Yacente.
El día de la bendición me acerqué a conocer a Romero Zafra y charlar un rato con el genial artista. Me resultó curioso que me contara que de vez en cuando se metía en Internet y leía la variedad de opiniones sobre su trabajo. Así que al decirle mi nick rápidamente dijo que me leía y sabia de mis opiniones que claro está, al ser favorables surgió una conversación distendida.
Me resultó curioso algunas cosas que me contó, como que al enterarse de la raigambre

cerámica Bailenense, debido a nuestra situación arcillosa del terreno donde se asienta la ciudad, pidió que se le enviara barro de nuestras canteras para realizar el modelo previo de la imagen, antes de pasarla por la técnica de sacado por puntos a la madera.
Él se le “llenaba la boca” hablando del donante, al parecer tenían una gran amistad antes incluso del encargo, lo que hizo que aligerara su lista de espera -según el imaginero tiene obras contratadas hasta 2018- y al que regaló el boceto hecho con barro Bailenense, algo que nunca hace quedándose él los bocetos. El también me contó algo que el deseaba que quedase en secreto pero que los mismos cofrades han difundido o comentado por el pueblo, que casi todos conocen... por lo tanto ya se podrá contar. Me comentó que para imágenes secundarias toma modelos del natural pero que para el Señor o la Virgen no, las idealiza en su cabeza. Pero este trabajo era diferente y aceptó tomar rasgos de la difunta esposa del donante. Así es frecuente estar en su Capilla y como la gente más mayor que conocian a la esposa del donante comentan que “tienen la misma cara”. Aunque en realidad la obra tiene grandes similitudes con otras creaciones del cordobés.

Para aquella ocasión fue vestida por su amigo, el bordador y vestidor Antonio Villar, cordobés al igual que el.
La vistió con una saya realizada y diseñada por el mismo en la técnica de aplicación sobre terciopelo negro donada por el mismo donante de la imagen. La cubrió con un manto de terciopelo morado con bordados antiguos de autoría anónima reconstruido por el perteneciente a su colección particular y que suele cederle al imaginero para estas ceremonias, si la cofradía no posee un mejor y rico patrimonio. Así imágenes con la Virgen de las Penas de Úbeda entre otras vistieron este mismo manto el día de su bendición.

Aquel día fue presentada en el portal www.lahornacina.com y fue definida “Como una obra que apartaba de sus postulados mas dramáticos y expresionistas para adentrarse en un terreno mas intimista y sosegado. Romero Zafra a modelado minuciosamente una larga cabellera castaña que, en este caso, se aparta del estilo Salzillesco para caer en onduladas guedejas sobre los hombros, apuntándose mas por el izquierdo. El idealizado rostro de la Virgen se corresponde con los cánones actuales de belleza femenina. Mostrando angulosos perfiles y carnosos labios completamente cerrados. Su aflicción se manifiesta únicamente en la agitación de los músculos del cuello y la abertura de las aletas nasales, como consecuencia del llanto, así como en las dos lágrimas que surgen de unos ojos que poseen el iris policromado en tonos celestes. La obra es de candelero para ser vestida y presenta las manos extendidas, con los dedos suavemente flexionados para sujetar los atributos del pañuelo y el Rosario”.




Fue bautizada con la advocación de Mayor Dolor y Consuelo a petición o sugerencia del donante, quizás por que hoy Élla será el Consuelo de su Mayor Dolor...

Fotos: Francisco Romero Zafra, Vicente de Vera Álvarez y Antonio Cobo Almazán. http://www.nazareno.es/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...