Buscar en el blog

Dijo un tal Jesús de Nazaret...“Quien se ensalza, será humillado, quien se humilla, será ensalzado…” (Mt 23,12)

viernes, 16 de agosto de 2019

LA PAELLA DEL 36...


Tal día como hoy, con el sofocante calor del verano, la iglesia bailenense vivió la seguramente peor página de su historia. Sofocante y estremecedor tuvo que ser el calor desprendido por las hogueras que consumieron el patrimonio religioso en aquel 16 de agosto de 1936. Como ya sabrán los lectores que hayan leído el profundo trabajo de investigación sobre los acontecimientos iconoclastas del 36 en Bailén en la revista Locuber V.2, hoy fue sin duda uno de los días más señalados de la contienda en la localidad. No sabemos que lo motivó, pero la ira se llevó por delante lo material y lo humano, porque por hoy también le dieron el paseíllo a los primeros cinco vecinos del pueblo.
Hoy se perdió el retablo de Sebastián de Solís, los dieciochescos y un sinfín de imaginería que seguramente hoy sería motivo de orgullo tenerla. Suponemos que hoy también aconteció el sacrílego festín de la paella que se cocinaron con la madera de la Virgen de Zocueca y que al parecer les sentó mal. Eso siempre se ha contado, pero por lo menos yo aun no he podido documentarlo más allá de un testimonio tomado del “rumor público” que decía que el alcalde asistió a una cena en la iglesia celebrada esta misma noche de hace 83 años. ¡Dios mío, hace casi cien años y aun es complicado de hablar de esto!
Es curioso, que esta anécdota no se limitó a Bailén. La utilización de esculturas y retablos de madera como leña fue habitual en toda España, por la sencilla razón de que esa fue la única utilidad que los milicianos, con su exacerbado ateísmo y voluntad antisacramental, podían encontrar en aquellos “trozos de madera”. Por los mismos motivos de utilidad práctica, la furia iconoclasta respetó siempre los bancos de las iglesias o los muebles de las sacristías, que solían aprovecharse para su reutilización por los vecinos o según las necesidades de la guerra (hospitales, escuelas, albergues para refugiados). Muchas imágenes de mérito fueron utilizadas como leña para la lumbre, por ejemplo, el antiquísimo Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Salvador de Cuellar (s. XVI) de la iglesia de San Ildefonso de Jaén, del que se cuenta que lo subieron hasta el castillo de Santa Catalina para quemarlo y cocinar una paella. Es curioso, que entre la documentación que consultamos de los juicios a los encausados nos encontramos un testimonio donde se acusó a una bailenense de acometer el procedimiento, es decir guisar con la madera de una imagen religiosa. Este caso fue protagonizado en Quesada por una oriunda de Bailén, Ramona Muñoz Guirado -“la Curiana”-. Esta bailenense fue denunciada al finalizar la guerra por participar en el saqueo de la ermita de San Sebastián de Quesada, y acusada de utilizar la imagen del santo titular para “condimentar una comida y vanagloriándose del buen gusto que echaban las comidas con esta clase de leña”.


lunes, 12 de agosto de 2019

DIMAS PALACIOS "EL CHOCOLATERO".


Tenía en cartera esta nueva historia hasta que San Dimas “El Chocolatero” se le antojase que la publicara. Hoy el amigo y gran fotógrafo Joaquín Charriel nos ha regalado por sus redes sociales esta maravillosa instantánea de nuestra legendaria imagen de San Dimas glorioso, el buen ladrón. Que suerte tuvimos Bailén cuando el Duque de Osuna decidió que la tal vez mejor obra del escultor toledano Juan Pascual de Mena acabase bajo las naves del templo de la Encarnación. Nuestro particular “Laconte” que hasta los milicianos en aquel aciago 16 de agosto de 1936 sopesaron que este portento no había que tocarlo. Desde entonces se vino diciendo que lo salvaron por “afinidades del oficio” o porque estaba tan tostado por la pátina del tiempo, que parecía uno de los rudos obreros de la vida, mas si estaba sosteniendo algo muy parecido a un martillo…
Lo llamaba al principio “chocolatero”. Si, es verdad, el acervo popular de Bailén le puso ese apodo. A veces nos hemos preguntado ¿por qué “chocolatero?... que si la pátina que desapareció en la restauración de José Luis Ojeda Navío (Y NO, no es uno nuevo ni lo han cambiado) o ¿es que en verdad hubo un tal Dimas que tenía una chocolatería? Dicen que toda leyenda tiene su base de realidad, y buscando en los papeles viejos parece que hemos encontrado a aquel chocolatero. Primero busqué en el padrón del Archivo Municipal de Bailén realizado entre los años 1880-85, donde me encontré que en una calle llamada Sixto Cámara vivía un señor llamado Dimas Palacios. Vivía en el nº 43, tenía cuando lo inscribieron 44 años, estaba casado y era natural de Almagro (Ciudad Real). De oficio: propietario. En su mismo domicilio viene censado un señor llamado Juan José Gómez, de 42 años, también casado y natural nuevamente de Almagro y de oficio: CHOCOLATERO.
Por los vecinos de la calle, donde están Pedro Soriano Marañón y su madre Mariana Marañón Nueros, deduzco que estamos en la calle Isabel la Católica (calle Real). Luego descubrí que en 1868 la calle Real, el tramo que hoy llamamos Isabel la católica pasó a llamarse calle de Sixto Cámara, cosas de la política. Es curioso, que hubiese un propietario llamado Dimas y otro inquilino que fuese chocolatero. Probablemente en aquel domicilio habría una chocolatería que regentaría Dimas Palacios (donde solo lo nombran como cabeza de familia, obviando esposa e hijos) y tuviese como trabajador a Juan José Gómez, que siendo ambos de Almagro, no descarto fuesen familia política (¿cuñados? Viviendo ambas familias). Ya ven, una posibilidad de que hubo una chocolatería regentada por un Dimas en Bailén… la teoría puede ir tomando forma con la investigación en los archivos.
Y continuamos en ellos, y en protocolos notariales, en el Archivo Histórico Provincial de Jaén me encontré una curiosa escritura de compra-venta de una casa. El hacendado D. Pedro Soriano Marañón vendía la casa que estaba más abajo de la suya (actual colegio Sagrado corazón) a un tal Dimas Palacios y Garrido, del que citan su oficio: fabricante de chocolates. Esta casa, donde en la actualidad se levanta una nueva edificación con una tienda de juguetes, fue una chocolatería hasta hace pocas décadas. En esta escritura documentamos cuando comenzó a funcionar esa chocolatería, en 1870. La escritura se otorgó el 26 de abril y curiosamente se cita que Dimas Palacios tenia 40 años, por lo que las fechas del Padrón son así de fiables… pagó 12.000 reales por una casa que don Pedro Soriano adquirió en 1865 a los descendientes de otro bailenense ilustre. Esta fue la casa familiar de D. Lázaro Antonio de Medina, el que le dio nombre (hasta santificado) a la famosa huerta y noria que abasteció de agua al ejercito español en la Batalla de Bailén, del 19 de julio de 1808, en la salida de Bailén por el camino real rumbo hasta Sevilla. Lázaro de Medina, fue tío de Pedro Soriano, ya que estuvo casado con Teodora Soriano Aguilar, hermana del padre de Pedro Soriano, Bartolomé Soriano Aguilar.
Sobre Dimas Palacios puedo decir que era común encontrarlo en multitud de escrituras clasificadas como “protesto por falta de pago de una letra girada por…”. Probablemente perteneció al selecto grupo de vecinos más acaudalados, pero parece ser que su hija murió sin descendencia y hoy no quedan herederos directos de un señor que probablemente fuese el único que se llamase Dimas en Bailén. Conociendo la sorna de este pueblo no me extrañaría nada que rápidamente comenzaran a emparentar al santo arrepentido en el calvario con el chocolatero de la calle Real.
Esta es la historia que me ha traído la fotografía de Joaquín Charriel, del que por cierto, en los papeles viejos también uno se encuentra con que sus antepasados provenían de Francia… pero eso ya es otra historia.

miércoles, 31 de julio de 2019

LA VIRGEN DE LAS NIEVES DE SEVILLA, OBRA DE LEONCIO BAGLIETTO


La prensa una vez más documenta lo que se tenía por anónimo. La bella Virgen de las Nieves de Sevilla de la iglesia de Santa María La Blanca dejará de atribuirse a la tradicional atribución a Juan de Astorga para adjudicarse a la mano del escultor Leoncio Baglietto (1820 - 1891). Publica el último número del Boletín de las Cofradías de Sevilla esta noticia, y como nos dejan las fuentes, a ellas recurrimos. Según una pequeña noticia que salió publicada en el diario Sevillano “La Andalucía”, en su edición nº 2050 del martes 9 de agosto de 1864, se confirma la hechura al que fuese profesor de modelado y vaciado de adorno en la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla.
En la noticia (que adjuntamos) se hacen eco de la solemnidad de los cultos celebrados en el día 5 de agosto, día de su onomástica y del estreno de la virgen. Hasta hoy todos los historiadores coincidían en pensar que la imagen era de Astorga, aunque el ya hubiese fallecido para aquel 5 de agosto de 1864. La fecha del estreno si estaba publicada por Alonso Morgado en su obra “Sevilla Mariana” publicada en 1882, pero aun con este dato se seguía dudando de que aquel día se estrenase una nueva imagen. Las costumbres de los antiguos cronistas de olvidar el nombre del autor, menos mal, que el reportero de “La Andalucía” si nos dejó el apellido del artista que la realizó, y que sin duda lo elevará al olimpo de los grandes creadores de imaginería en Sevilla en el siglo XIX.
Esta es la noticia:
Han llamado la atención del público las funciones religiosas que se han celebrado en la iglesia parroquial de Santa María de la Nieves (vulgo la Blanca). El orden, aseo y buen gusto con que se halla decorado el templo, la solemnidad con que se celebran sus ceremonias, unido al estreno de su preciosa Titular, obra del señor Baglietto, han atraído gran concurrencia de fieles. Sabemos que los gastos ocasionados por la compra de la nueva efigie y arreglo de los altares no dejan de ser considerables, contándose solo para ellos con la piedad de algunos devotos, y el celo de su digno párroco, que a costa de no pocos esfuerzos, ha logrado dar mayor ostentación a estas funciones”.


Leoncio Baglietto era hijo del escultor italiano Santiago Baglietto. Nació el día 12 de septiembre de 1820 en la ciudad de Murcia, siendo bautizado el día 14 en la Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol.
Fue discípulo de su padre en el taller, asistió a las clases de la Sociedad Económica de Amigos del País y se matriculó posteriormente en la Academia de San Fernando donde cursó estudios. En la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, fue primero ayudante y más tarde profesor de modelado y vaciado de adorno. Obtuvo la Medalla de Plata en la Exposición Sevillana de 1858 por un busto colosal de Murillo, obra que también presentó en la Exposición Nacional de 1860.
En el año 1854, comienza su primera obra para Cádiz, la estatua en bronce del obispo Fray Domingo de Silos Moreno, trabajo muy elogiado en esta tierra. Por esas fechas, retocó la mascarilla de la sevillana Virgen de la Victoria y rehízo una Inmaculada del XVI para Ayamonte.
Durante los años 1866 y 1867 trabaja en Murcia, donde realiza los cuatro Evangelistas y los dos relieves de San Pedro y San Pablo para el primer cuerpo del nuevo Retablo del Altar Mayor de la Catedral, obra en la que no estuvo afortunado, siendo sustituido posteriormente por el artista yeclano Antonio José Palao, que ejecutó las restantes figuras de la pieza. En el año 1882, regresa definitivamente a Murcia permaneciendo en esta ciudad hasta su muerte en 1891, en estos nueve años realiza una serie de obras para nuestra ciudad y pueblos cercanos. A finales de enero de 1882 acaba dos tallas, una Inmaculada Concepción y una imagen de San José. Durante el año 1886 restaura el paso de La Oración en el Huerto, de Salzillo.
Probablemente, la comisión de Cultura del Ayuntamiento fue la que le encargó la ejecución de siete medallones para decorar la fachada principal del Teatro Romea. En el escaparate de la imprenta del periódico El Diario de Murcia, expone a finales de abril de 1889, una bellísima escultura de la Virgen del Amor Hermoso. Para las procesiones de la Semana Santa de Sucina (Murcia) termina un Yacente a finales de febrero de 1887. A últimos de diciembre del mismo año, acaba una talla de tamaño natural, esculpida en madera policromada, que representa a Nuestra Señora de la Aurora. Otra obra maravillosa es la Virgen del Carmen con el Niño, que hace con destino al convento de las Madres Agustinas, de Murcia. A finales de febrero de 1891 marcha a Cartagena para retocar algunos pasos de la procesión de la Cofradía de los Californios.[1]



[1] http://www.lahornacina.com/semblanzasbaglietto.htm

martes, 16 de julio de 2019

LA VIRGEN DEL CARMEN DE BAILÉN EN 1700


Hoy por ser el día de la Virgen del Carmen les contaré una nueva paginita de la historia. Ya conocemos por algunas señas que he dejado en algunos artículos que la actual capilla de la iglesia de la Encarnación de Bailén, donde actualmente se venera a la Virgen de la Cabeza, llegó hasta 1936 con la titularidad de la Virgen del Carmen. Una capilla, que parece que nació en los albores del siglo XVI, como sepultura de una señora hacendada, Dª. Mariana de Nájera y obviamente para sus sucesores. Después la hemos encontrado llamada como de “los Najeras”, de Santa Ana (donde había una imagen), así como un San Antonio de Padua y San Francisco de Asís. Curioso que se haya perdido esta devoción al santo de Asís en la parroquia con el peso que tuvo en el pasado, contando hasta con su orden tercera que la veneraba.
En nuestra investigación todo me hacía pensar que la Virgen del Carmen la trajeron los “Sorianos”, como sin duda fueron llamados durante un siglo en Bailén hasta que el apellido Corchado sustituyó el Soriano con el Aguilar, Marañón e incluso el Arellano. Sabemos cuándo D. Bartolomé Soriano y Aguilar se hizo con el patronato de la capilla y que le dedicó cultos, le hizo hasta un gallardete y la sacaron en procesión… pero ¿Cómo sería aquella imagen de la Virgen del Carmen? ¿Cuándo llegó? Hasta la fecha he podido encontrar una manda suelta, y digo suelta, porque he leído muuuchiisiimos testamentos, y pocos o nadie se acordaron de la posible imagen de la Virgen del Carmen en la iglesia de la Encamación.
Pero una mujer piadosa nos dejó para la posteridad que para 1700 había una imagen de la Santísima Virgen del Monte Carmelo en la parroquia de la villa de Bailén. Curiosamente de apellido Soriano [a día de hoy desconozco si es un antepasado], Dª. Ana Soriano, esposa de Bernardino Docio e hija del matrimonio conformado por Pedro Soriano y Leonor Pérez otorgó su testamento el día 4 de junio de 1700. Esta señora que vivió en la calle de La Plaza [actual Héroes de Bailén] le dejó de donativo 30 reales, probablemente para el culto de la imagen (dudo que fuese un cuadro), en el dato hasta la fecha más antiguo que nos habla de una imagen de la Virgen del Carmen en la villa de Bailén.
Ytten (y también) mando a Nuestra Sra. del Carmen que está en la iglesia parroquial de esta villa treinta reales de vellón por una vez”.
AHPJ, legajo 6006, fol. 146r- 150v.

jueves, 4 de julio de 2019

ESTUDIO HISTÓRICO-DOCUMENTAL SOBRE LA VENERACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN EN LINARES (1742-1936) [REVISTA SIETE ESQUINAS 2009]



En un nuevo trabajo publicado, fruto de mi investigación nos detendremos nuevamente en la ciudad de Linares (Jaén). Y también lo haremos con la veneración gloriosa a la Santísima Virgen, en esta ocasión, en la advocación de la Virgen del Carmen.
El artículo ha sido publicado en la revista Siete Esquinas de Linares, publicación científica que edita el Centro de Estudios Linarenses. En el último número, el que se publica en formato miscelánea, he desarrollado una apuesta de mayores dimensiones al adentrarme en un relato histórico-documental de la veneración a la Virgen del Carmen en Linares, y por consiguiente, en la historia de su vieja cofradía, que como muchos sabrán se está intentando recuperar. Este proyecto nació de la casualidad. De encontrar un pleito de la cofradía del siglo XIX y comunicárselo al gran investigador de Linares, Andrés Padilla Cerón, a que este me instara a que realizara este trabajo. Desde aquí le doy las gracias por todo lo que me ha ayudado para elaborar este trabajo.
Creo que casi dos años de trabajo se ha llevado y en el que se aportan datos históricos de la religiosidad popular de Linares y como aporte a la historia del arte giennense, la documentación de un nuevo artista hasta ahora desconocido como autor de una de las imágenes antiguas. Una auténtica joya con un magnífico acabado y presentación. Un honor que mi nombre pase a formar parte del elenco de grandes historiadores que la han venido haciendo posible. Para terminar, ya que este blog es de temática religiosa, les recomiendo la lectura de otro de los trabajos publicados. Un magnífico artículo del profesor D. Miguel Ruiz Calvente sobre el santuario de la Virgen de Linarejos, desvelando nuevos datos gracias al indispensable trabajo en los archivos.
Para descargar el articulo pinchen aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...